An­te una ola de ca­lor au­men­ta el nú­me­ro de lla­ma­das pa­ra evi­tar per­can­ces

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - El Tiempo -

Si hay una aler­ta por una ola de ca­lor, en Cruz Ro­ja las co­sas cam­bian. To­ca apli­car el pro­to­co­lo que hay es­ti­pu­la­do pa­ra es­tos ca­sos. Así, se con­tac­ta te­le­fó­ni­ca­men­te con un to­tal de 639 an­cia­nos de to­da la pro­vin­cia pa­ra dar­les con­se­jos y evi­tar que se ex­pon­gan a re­ci­bir un gol­pe de ca­lor o a des­hi­dra­tar­se.

Cuan­do hay una ola de al­tas tem­pe­ra­tu­ras, los vo­lun­ta­rios lla­man a los ma­yo­res y, en primer lu­gar, les rea­li­zan unas pe­que­ñas en­cues­tas a los usua­rios. Por ejem­plo, les pre­gun­tan có­mo se es­tán ali­men­tan­do y, so­bre to­do, si es­tán be­bien­do a ca­da pa­so. Ayer, Ro­sa, usua­ria del ser­vi­cio, in­di­ca­ba: «Es cier­to que te pre­gun­tan un mon­tón de ve­ces si be­bes agua. Yo re­co­noz­co que be­bo muy po­co, así que cuan­do me lo re­cuer­dan pues sí que in­ten­to be­ber», con­fir­ma­ba.

En es­te ca­so, las vo­lun­ta­rias que tra­ba­jan en la se­de pon­te­ve­dre­sa de Cruz Ro­ja pue­den ha­cer lla­ma­das a ma­yo­res de to­da la pro­vin­cia. Y lo mis­mo su­ce­de en los meses de in­vierno cuan­do hay una aler­ta por frío. En ese ca­so, ló­gi­ca­men­te, lo que se pre­gun­ta es có­mo se es­tán abri­gan­do y si es­tán co­mien­do ali­men­tos ade­cua­dos pa­ra pro­te­ger­se.

Dis­tin­tos ta­lle­res

En general, Cruz Ro­ja cuen­ta con dis­tin­tos pro­gra­mas y me­ca­nis­mos pa­ra acom­pa­ñar la so­le­dad de los ma­yo­res. En­tre ellos es­tá tam­bién, por ejem­plo, el ser­vi­cio de te­le­asis­ten­cia. Se tra­ta de un apa­ra­to que por­ta el ma­yor y que le per­mi­te dar avi­so fá­cil­men­te en ca­so de que su­fra una caí­da o cual­quier in­dis­po­si­ción. Otra op­ción son los ta­lle­res pre­sen­cia­les que ha­ce en su se­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.