Un pe­dia­tra ya ha­bía de­nun­cia­do se­ma­nas an­tes que una ni­ña de cua­tro años muer­ta de una pa­li­za era ob­je­to de ma­los tra­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - M. J. P.

So­lo su her­ma­na A. , aho­ra a sal­vo en un cen­tro pro­te­gi­do de la Jun­ta de Cas­ti­lla y León, sa­brá con do­lo­ro­sa cer­te­za cuán­do em­pe­zó el via­cru­cis en la cor­ta vi­da de S., pe­ro el pe­ri­plo de su ex­pe­dien­te por el lim­bo bu­ro­crá­ti­co de tres ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas ha du­ra­do exac­ta­men­te 24 días y ha te­ni­do un desen­la­ce fa­tal.

Cuan­do a D. M. G., ves­ti­da de mi­li­tar al pie de la ca­ma de Ur­gen­cias Pe­diá­tri­cas del Clí­ni­co de Va­lla­do­lid don­de ya­cía su pe­que­ña de cua­tro años ya en si­tua­ción de muer­te ce­re­bral, le co­mu­ni­ca­ban el miér­co­les la re­ti­ra­da de la tu­te­la, ya era de­ma­sia­do tar­de: ha­bían fa­lla­do to­dos los pro­to­co­los de pro­tec­ción. La me­nor fa­lle­cía a la ma­ña­na si­guien­te, víc­ti­ma de la enési­ma pa­li­za re­ci­bi­da en el ho­gar fa­mi­liar de la ba­rria­da va­lli­so­le­ta­na de Ron­di­lla. Po­co des­pués, su ma­dre, de 35 años, ca­bo del Ejér­ci­to de Tie­rra, jun­to a su ac­tual no­vio, eran de­te­ni­dos por la Po­li­cía. Ayer, la pa­re­ja in­gre­só en pri­sión pre­ven­ti­va, co­mu­ni­ca­da y sin fian­za. La or­den ju­di­cial con­tem­pla tam­bién la me­di­da de ale­ja­mien­to de am­bos res­pec­to de la otra ni­ña, de do­ce años.

Los res­pon­sa­bles de los ser­vi­cios so­cia­les del Ayun­ta­mien­to de Va­lla­do­lid y de la Con­se­je­ría de Fa­mi­lia e Igual­dad de Opor­tu­ni­da­des de la Jun­ta de Cas­ti­lla y León in­sis­tie­ron ayer en que en sus fi­che­ros de pro­tec­ción no apa­re­cía la me­nor. Sin em­bar­go, des­de el 11 de ju­lio, la pe­que­ña S. ten­dría que ha­ber de­ja­do de ser una víc­ti­ma in­vi­si­ble. El pe­dia­tra de Ur­gen­cias del hos­pi­tal Cam­po Gran­de dio la voz de alar­ma. La ma­dre lle­vó a la pe­que­ña, co­men­tan­do allí con to­tal na­tu­ra­li­dad que la ni­ña te­nía los la­bios hin­cha­dos y que se en­con­tra­ba mal, que po­día tra­tar­se de una aler­gia. El fa­cul­ta­ti­vo sos­pe­chó de in­me­dia­to de las le­sio­nes que pre­sen­ta­ba la pe­que­ña y del es­ta­do de aban­dono e hi­gie­ne y, jun­to a una com­pa­ñe­ra, le rea­li­za­ron un exa­men ex­haus­ti­vo. De­ci­die­ron lla­mar al 112, don­de les ani­ma­ron a de­nun­ciar el asun­to a la Po­li­cía. Y así lo hi­cie­ron. Pe­ro el ex­pe­dien­te fue dan­do sal­tos por di­ver­sos ser­vi­cios has­ta que el 1 de agos­to, cuan­do lle­ga­ron los téc­ni­cos de la Jun­ta al do­mi­ci­lio de la pa­re­ja y lla­ma­ron a la puer­ta, na­die les con­tes­tó. En­ton­ces fue cuan­do apre­cia­ron obs­truc­ción por par­te de la ma­dre y em­pe­za­ron a so­pe­sar la re­ti­ra­da de la tu­te­la, al tiem­po que tra­ta­ban de lo­ca­li­zar­la. Cuan­do lo con­si­guie­ron, la ni­ña ya es­ta­ba en el hos­pi­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.