Ma­du­ro con­su­ma el au­to­gol­pe en Ve­ne­zue­la

El pre­si­den­te co­lo­ca a una de sus lea­les, Delcy Ro­drí­guez, co­mo pre­si­den­ta de la Cons­ti­tu­yen­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

En me­dio de pro­tes­tas y acu­sa­cio­nes de frau­de, y pro­me­tien­do con­cor­dia en lu­gar de las ame­na­zas pre­vias de en­car­ce­la­mien­to de opo­si­to­res, se ins­ta­ló en Ve­ne­zue­la la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, que al fi­nal, se­gún pa­re­ce, va a es­tar di­ri­gi­da por la fac­ción del chavismo que en­ca­be­za Ni­co­lás Ma­du­ro. Su ex­can­ci­ller y cer­ca­na alia­da Delcy Ro­drí­guez se­rá quien la pre­si­da. Es­te nom­bra­mien­to con­su­ma el éxi­to del au­to­gol­pe pre­si­den­cial. Al me­nos, por el mo­men­to.

Los vi­ce­pre­si­den­tes, co­mo en la Cons­ti­tu­yen­te de 1999, se­rán Aris­tó­bu­lo Is­tú­riz, una fi­gu­ra de con­sen­so den­tro del chavismo, e Isaías Ro­drí­guez, quie­nes to­ma­ron ju­ra­men­to a los 545 cons­ti­tu­yen­tes en un cli­ma de re­cuer­dos de ha­ce 18 años, pe­ro en un am­bien­te muy di­fe­ren­te.

En­ton­ces, el chavismo en­car­na­ba una es­pe­ran­za na­cio­nal aho­ra con­ver­ti­da en re­pu­dio de la ma­yo­ría de la po­bla­ción y de prác­ti­ca­men­te to­da la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, in­clu­yen­do al pa­pa Fran­cis­co, que ayer pi­dió «evi­tar o sus­pen­der» la Cons­ti­tu­yen­te a tra­vés de la Se­cre­ta­ría de Es­ta­do de la San­ta Se­de.

El Va­ti­cano ha­bía me­dia­do en las con­ver­sa­cio­nes en­tre el Go­bierno y la opo­si­ción has­ta di­ciem­bre, cuan­do su can­ci­ller, Pie­tro Pa­ro­lin, de­nun­ció el in­cum­pli­mien­to por par­te del Go­bierno de los acuer­dos al­can­za­dos en oc­tu­bre del año pa­sa­do, y aban­do­nó las con­ver­sa­cio­nes.

Has­ta el mo­men­to, Ma­du­ro no ha res­pon­di­do a la San­ta Se­de co­mo han he­cho con otros paí­ses, co­mo Co­lom­bia, cu­yo pre­si­den­te, Juan Manuel San­tos, la­men­tó, en el mis­mo mo­men­to en que se ins­ta­la­ba la Cons­ti­tu­yen­te, es­tar en pre­sen­cia de la «des­truc­ción de la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la»; y el ar­gen­tino, Mau­ri­cio Ma­cri, anun­cia­ba que hoy Ve­ne- Delcy Ro­drí­guez, de ro­jo en el cen­tro, con los 545 miem­bros de la Cons­ti­tu­yen­te.

zue­la se­ría «sus­pen­di­da de­fi­ni­ti­va­men­te» de Mer­co­sur, de­ci­sión de con­sen­so que aún aguar­da por la po­si­ción uru­gua­ya, cu­yo Go­bierno de iz­quier­das sim­pa­ti­za con el chavismo.

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, pro­pu­so a su país co­mo me­dia­dor en el con­flic­to y de­plo­ró la de­ten­ción de los di­ri­gen­tes opo­si­to­res Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma, el al­cal­de ma­yor de Ca­ra­cas, que ayer fue de­vuel­to a su re­si­den­cia en la ma­dru­ga­da, con las mis­mas ex­pli­ca­cio­nes (nin­gu­na) con las que le sus­ti­tu­ye­ron el arres­to do­mi­ci­lia­rio en el que lle­va dos años y me­dio por pri­sión, con el mis­ma pi­ja­ma con el que se lo lle­va­ron y sin sa­ber dón­de ha­bía es­ta­do, se­gún de­nun­ció el dipu­tado de su par­ti­do Ri­chard Blan­co.

Le­dez­ma ma­ni­fes­tó, a tra­vés de su es­po­sa Mitzy Ca­pri­les, en­con­trar­se en buen es­ta­do de sa­lud, y la­men­tó la suer­te de Ló­pez y de los más de 600 pre­sos po­lí­ti­cos que hay en Ve­ne­zue­la.

La ins­ta­la­ción de la Cons­ti­tu­yen­te es­tu­vo ro­dea­da de abun­dan­te re­tó­ri­ca pseu­do­re­vo­lu­cio­na­ria en un sa­lón del Par­la­men­to cu­ya se­de com­par­ti­rá —por aho­ra— con la Asam­blea Na­cio­nal a la que ha anun­cia­do que ani­qui­la­rá en cuan­to le sea po­si­ble.

«Fue­ra de lu­gar» las sos­pe­chas

La ju­ra de los nue­vos cons­ti­tu­yen­tes se lle­vó a ca­bo tras dos apla­za­mien­tos y ho­ras des­pués de que un tri­bu­nal de­cla­ra­ra «fue­ra de lu­gar» la de­nun­cia de frau­de in­ter­pues­ta por la fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Or­te­ga Díaz, con­tra la pro­cla­ma­ción de sus in­te­gran­tes, que, se­gún la em­pre­sa que pro­vee las má­qui­nas, Smart­ma­tic, es­tu­vo pre­ce­di­da de un frau­de en la par­ti­ci­pa­ción.

Ro­drí­guez afir­mó que ha­bían ven­ci­do a «una mi­no­ría vio­len­ta que quie­re des­truir al pue­blo», y ad­vir­tió que «no per­mi­ti­re­mos in­ter­ven­cio­nis­mo» en Ve­ne­zue­la, en re­la­ción con los más de 50 paí­ses que han des­co­no­ci­do la Cons­ti­tu­yen­te.

En tan­to, Fer­nan­do So­to Ro­jas, un ve­te­rano ex­gue­rri­lle­ro que pre­si­dió la for­ma­ción de la asam­blea, por ser el de ma­yor edad (78 años), afir­mó que el ob­je­ti­vo de la Cons­ti­tu­yen­te es «crear una so­cie­dad de igua­les, una so­cie­dad sin cla­ses, don­de no exis­tan ni opre­so­res ni opri­mi­dos», jus­ti­fi­can­do así el pá­ni­co que en es­tos días se ha desata­do en la ya caó­ti­ca eco­no­mía lo­cal.

La opo­si­ción, mien­tras tan­to, con­vo­có a ma­ni­fes­ta­cio­nes en to­da Ca­ra­cas y ra­ti­fi­có su des­co­no­ci­mien­to al or­ga­nis­mo que im­pul­sa Ma­du­ro, ade­más de ase­gu­rar que no aban­do­na­rá el pa­la­cio le­gis­la­ti­vo, don­de con­ti­núan reunién­do­se los 109 dipu­tados de los par­ti­dos en­fren­ta­dos al pre­si­den­te y has­ta aho­ra tres del chavismo di­si­den­te que anun­cian que re­sis­ti­rán las de­ci­sio­nes del nue­vo «su­pra­po­der», co­mo lo lla­ma Ma­du­ro. Un «su­pra­po­der» que por lo pron­to ten­drá muy cues­ta arri­ba im­po­ner nin­gu­na de­ci­sión an­te el re­cha­zo in­terno y glo­bal.

CAR­LOS G. RAWLINS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.