No­ven­ta años mi­ran­do a Sil­gar

El due­ño de As Cun­chas re­cu­pe­ró del aban­dono una de las po­cas ca­sas an­ti­guas del fren­te ma­rí­ti­mo lo­cal

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MAR­COS GAGO

Una an­ti­gua ca­sa de pie­dra, con un ori­gi­nal re­ves­ti­mien­to de con­chas en puer­tas y ven­ta­nas rom­pe la mo­no­to­nía de los blo­ques de vi­vien­das del pa­seo de Sil­gar, en el fren­te ma­rí­ti­mo de San­xen­xo. La ca­sa, a sus no­ven­ta años, des­pren­de ca­rác­ter. Es una so­bre­vi­vien­te en un en­torno don­de la pi­que­ta se ha lle­va­do por de­lan­te a la in­men­sa ma­yo­ría de las pe­que­ñas vi­vien­das que en tiem­pos no tan pre­té­ri­tos ador­na­ban es­ta zo­na del cas­co ur­bano.

La vi­vien­da de ayer com­par­te hoy es­ta fun­ción con una tien­da de ar­te­sa­nía y pro­duc­tos va­ria­dos, re­gen­ta­da por su pro­pie­ta­rio, Mi­guel Ote­ro Fer­nán­dez,. Su ac­tual in­qui­lino ha­ce ga­la de ser la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción fa­mi­liar ti­tu­lar de es­te in­mue­ble. Na­ció en Vi­go, pe­ro su her­mano aún vino al mun­do en es­te edi­fi­cio, en aque­llos años en los que aún era ha­bi­tual eso de na­cer en ca­sa. No ocul­ta el la­zo afec­ti­vo que man­tie­ne con es­ta ca­sa, ro­dea­da de blo­ques de pi­sos.

Mi­guel es elec­tri­cis­ta de pro­fe­sión. Tra­ba­jó en as­ti­lle­ros y en la cons­truc­ción en la ciu­dad olí­vi­ca, pe­ro las cir­cuns­tan­cias le for­za­ron a ha­cer un cam­bio ra­di­cal en su vi­da. «Nun­ca pen­sé que me iba a que­dar sin tra­ba­jo, pe­ro al ir al pa­ro y no po­der te­ner un pi­so de al­qui­ler en Vi­go nos tu­vi­mos que ve­nir pa­ra aquí», aña­de.

Era el 2007 y ha­cía años que na­die vi­vía en la vi­vien­da de Sil­gar, por lo que las con­di­cio­nes no eran las más ade­cua­das. «Cuan­do en­tra­mos en la ca­sa es­ta­ba he­cha pol­vo», re­cuer­da. Y eso que el in­mue­ble tie­ne un pa­sa­do ilus­tre.

El abue­lo de Mi­guel fue Teo­do­ro Ote­ro Re­bo­re­do. San­xen­xino emi­gra­do a Es­ta­dos Uni­dos du­ran­te la dic­ta­du­ra de Pri­mo de Ri­ve­ra, en los años vein­te del si­glo pa­sa­do. Pu­do re­gre­sar a su vi­lla na­tal al pro­cla­mar­se la Pri­me­ra Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la en 1931. Teo­do­ro era de los que no pa­ra­ba quie­to, se pre­sen­tó a las elec­cio­nes y las ga­nó. Fue al­cal­de de San­xen­xo des­de 1932 has­ta 1936. En ese úl­ti­mo año, las co­sas se tor­cie­ron con la Gue­rra Ci­vil. «Era al­cal­de re­pu­bli­cano en el 36 y por eso fue re­clui­do en la is­la de San Si­món. Es­tu­vo con­de­na­do a muer­te», re­la­ta su nieto.

Del de­te­rio­ro a la reha­bi­li­ta­ción

A di­fe­ren­cia de otros com­pa­ñe­ros del tris­te­men­te fa­mo­so pe­nal, la his­to­ria de Teo­do­ro tu­vo un fi­nal más fe­liz. «Se sal­vó y se ca­só con Fran­cis­ca Pi­men­tel». El com­pro­mi­so con Pa­ca, co­mo la lla­ma Mi­guel, fue de se­gun­das nup­cias pa­ra su abue­lo tras en­viu­dar. Tu­vo un úni­co hi­jo de su pri­mer ma­tri­mo­nio, Cel­so, y otros tres del se­gun­do: Fran­cis­ca, Áu­rea y Teo­do­ro, que mu­rió jo­ven ha­cien­do el ser­vi­cio mi­li­tar.

Muer­to el abue­lo Teo­do­ro, y tras­la­da­da Fran­cis­ca Pi­men­tel a Vi­go en sus úl­ti­mos años, la vi­vien­da de Sil­gar que­dó va­cía. Has­ta que la ne­ce­si­dad de reha­cer su vi­da de­vol­vió a Mi­guel Ote­ro a sus raí­ces, a aque­lla ca­sa jun­to a la pla­ya.

En aquel mo­men­to es­ta­ba tan mal que su ac­tual pro­pie­ta­rio lo re­cuer­da per­fec­ta­men­te: «Mi hi­jo no que­ría ni en­trar por el frío que ha­cía. Cuan­do vi­ni­mos, el pri­mer año que tu­vi­mos que me­ter­nos aquí, en in­vierno te­nía­mos un plás­ti­co enor­me en el te­ja­do y quin­ce cal­de­ros por la ca­sa pa­ra co­ger el agua de llu­via de las go­te­ras». El se­gun­do año ya pu­do, «con unos cuan­tos ami­gos», re­pa­rar el te­ja­do. Po­co a po­co la vi­vien­da vol­vió a to­mar for­ma y a adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des de la vi­da mo­der­na.

Mi­guel no en­ten­de­ría su vi­da Mi­guel Ote­ro po­sa de­lan­te de la ca­sa de As Cun­chas, en Sil­gar.

ac­tual sin es­te edi­fi­cio tan li­ga­do a su fa­mi­lia. «Es un pri­vi­le­gio, po­der vi­vir en la ca­sa don­de pa­rió mi ma­dre, y po­der re­cu­pe­rar­la des­pués de tan­tos años», pre­ci­sa. Hoy, a sim­ple vis­ta, na­die in­tui­ría que es­tu­vo des­ha­bi­ta­da. Su ima­gen es to­do un icono del ve­rano san­xen­xino y la tien­da un tra­sie­go de turistas.

La par­te del edi­fi­cio que mi­ra

a Sil­gar es­tá adap­ta­da co­mo tien­da de ar­te­sa­nía y el pri­mer pi­so y el fon­do co­mo vi­vien­da. Tam­bién dis­po­ne de huer­ta y jar­dín en la par­te de atrás. ¿Al­gu­na vez se han in­tere­sa­do por com­prar­la? «Sí cla­ro, mu­chí­si­mas ve­ces», re­cuer­da. En to­das las oca­sio­nes le es­pe­ra­ba la pi­que­ta. En­ton­ces, a Mi­guel se le ilu­mi­na la ca­ra y ex­cla­ma: «En al­gún mo­men­to es- tu­vo a pun­to de ven­der­se, pe­ro no pa­só na­da por la ma­la hos­tia de mi pa­dre, olé por ella, que di­jo que no y eso que él no dis­fru­tó de ella nun­ca».

En Sil­gar hu­bo otra ca­sa de las con­chas, pe­ro no tu­vo tan­ta suer­te. Se la lle­vó el au­ge cons­truc­ti­vo mo­derno. «Ha­bía una ca­sa de con­chas aquí, y era al re­vés que es­ta por­que las ven­ta­nas eran li­sas y el res­to de las pa­re­des con­chas, pe­ro ya no exis­te». Así que que­dó es­ta, con los mo­lus­cos re­vis­tien­do din­te­les y jam­bas y el res­to de la pa­red pin­ta­do de blan­co. Un car­tel ha­ce ho­nor a es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca: «As Cun­chas». Al re­cor­dar su re­gre­so a San­xen­xo y su vi­da aquí, Mi­guel lo tie­ne cla­ro: «No hay mal que por bien no ven­ga». En Sil­gar es­tá en­can­ta­do.

M.G.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.