«Es el fi­nal pre­vis­to des­de el mi­nu­to uno, fue una fies­ta or­ques­ta­da y pro­pa­gan­da pa­ra echar­me, una per­se­cu­ción»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

Jo­sé Sen­ra pi­de con vehe­men­cia el res­ta­ble­ci­mien­to de su ima­gen y de­fien­de que nun­ca co­me­tió ac­tos ilí­ci­tos.

—¿Có­mo va­lo­ra la re­so­lu­ción?

—Es el fi­nal pre­vis­to des­de el mi­nu­to uno. No hi­ce na­da. No me lle­vé un so­lo du­ro de la fe­de­ra­ción. To­do lo con­tra­rio, me cos­tó di­ne­ro, y bas­tan­te. Esa gen­te [se re­fie­re a Javier Nú­ñez y Ri­car­do Gon­zá­lez]... es­tán vin­cu­la­dos a los pro­pie­ta­rios de la tien­da Nau­ga en A Co­ru­ña y aho­ra tie­nen a la fe­de­ra­ción en un lo­cal pro­pie­dad de su fa­mi­lia y por el que pa­san car­go de al­qui­ler a la fe­de­ra­ción. El au­to es­tá ba­sa­do en un in­for­me de la fis­ca­lía a par­tir de la pe­ri­ta­ción del juz­ga­do du­ran­te mes y me­dio.

—¿Por qué cree que su­ce­dió to­do?

—Era pa­ra des­acre­di­tar­me con un in­for­me del pe­ri­to ju­di­cial que no de­cía na­da, so­lo re­co­gía los gas­tos fe­de­ra­ti­vos. No de­cía que me que­dé con di­ne­ro ni na­da. To­do le­gal­men­te. Y apro­ba­dos en las cuen­tas por la jun­ta di­rec­ti­va y la asam­blea ge­ne­ral. El que de­nun­cia apro­bó esas cuen­tas en el 2010 y 2011. Y pa­sea­ron el in­for­me por to­da Galicia.

—La com­pra del ja­món fue uno de los pun­tos más lla­ma­ti­vos.

—Pe­ro cla­ro que com­pré ja­món. Pa­ra los bo­ca­di­llos de los de­por­tis­tas en los cam­peo­na­tos. To­dos los pa­gos es­tán do­cu­men­ta­dos. Pe­ro tan­to le rom­pie­ron la ca­be­za al fis­cal que pi­dió la pe­ri­ta­ción.

—Ha­bía un in­for­me de la Xun­ta.

—Que se ca­yó por su pro­pio pe­so, lo ar­chi­vó ca­si por com­ple­to la Se­cre­ta­ría Xe­ral pa­ra O De­por­te y so­lo se ha que­da­do con una su­pues­ta fal­se­dad en do­cu­men­to pú­bli­co por un via­je a Cá­diz que di­cen que no hi­ce. Pe­ro cla­ro que lo hi­ce. Yo es­tu­ve allí e in­clu­so le abrí un ex­pe­dien­te dis­ci­pli­na­rio a Ri­car­do Gon­zá­lez. Y no era el pri­me­ro. Lo que pa­sa es que la jue­za pi­dió al ho­tel la fac­tu­ra de la agen­cia de via­jes y no la ha­bía por­que es­ta lo con­tra­tó por me­dio de un ma­yo­ris­ta. Ya he pre­sen­ta­do la do­cu­men­ta­ción y fac­tu­ras. Es­pe­ro que que­de ar­chi­va­do. Aho­ra lo que le pi­do yo a la Xun­ta es que re­cla­me la de­vo­lu­ción de las sub­ven­cio­nes a la fe­de­ra­ción por­que es­tá en quie­bra y se ha in­cum­pli­do el con­ve­nio, no ha pre­sen­ta­do las cuen­tas 2014-2015 ni la au­di­to­ría. Que in­ha­bi­li­te a es­ta gen­te, con­vo­que asam­blea ge­ne­ral y jun­ta ges­to­ra pa­ra in­me­dia­tas elec­cio­nes.

—¿Se pre­sen­ta­ría?

—Me lo ten­go que pen­sar. No me lo plan­teo, pe­ro no quie­re de­cir que no lo des­car­te en un fu­tu­ro.

—¿A pe­sar de to­do, vol­ve­ría?

—Es que fue una fies­ta or­ques­ta­da y pro­pa­gan­da pa­ra echar­me. Me in­ha­bi­li­ta­ron y no po­dían ha­cer­lo. Fue una per­se­cu­ción sin sen­ti­do. Ten­go fa­mi­lia y em­pre­sas y se me cau­só un per­jui­cio mo­ral, eco­nó­mi­co y de ima­gen. Y se per­ju­di­có a la pro­pia fe­de­ra­ción.

—¿A qué cree que se de­bió?

—A que en mis te­mas soy muy se­rio. Me en­con­tré mu­chos ca­chon­deos y pri­vi­le­gios de al­guno. Y en seis años pu­se or­den.

—¿Qué ha­rá aho­ra?

—Al­gu­na co­si­lla, lo que me per­mi­ta la ley. Con­sul­ta­ré con mis abo­ga­dos. Al­guno ten­dría que es­tar en la cár­cel por fal­sa de­nun­cia. Pe­ro en es­te país no pros­pe­ra una de­nun­cia con­tra una fal­sa de­nun­cia. Así que ahí no pien­so per­der mi tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.