Bueu des­pi­dió un So­nRías ca­li­fi­ca­do de «mi­la­gro»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - MA­RÍA HER­MI­DA / LÓ­PEZ PENIDE

Ga­li­cia an­da es­tos tiem­pos pre­ña­da de fes­ti­va­les. Es di­fí­cil di­fe­ren­ciar­se en­tre se­me­jan­te cal­dei­ra­da de con­cier­tos. Y es que, si al­go so­mos los ga­lle­gos, es abun­dan­tes. Así que la mú­si­ca no pa­ra. Pe­ro hay fes­ti­va­les con suer­te. El So­nRías Bai­xas, ese mis­mo que ayer se des­pi­dió de Bueu con los Es­to­pa co­mo pla­to fuer­te, es uno de ellos. Jus­to es de­cir que la or­ga­ni­za­ción lle­va años tra­ba­jan­do du­ro y con acier­to pa­ra con­se­guir que la bue­nen­se se con­so­li­de co­mo una ci­ta intermedia, don­de lo mis­mo pue­des es­cu­char a Ses y sus can­tos li­bres co­mo ocu­rrió el sá­ba­do, que ir­te a Bos­nia con los Du­bio­za Ko­lek­tiv que con­ta­giar­te, co­mo ayer, de la rum­ba y ga­nas de fa­rra de los cam­pe­cha­nos her­ma­nos Mu­ñoz. Pe­ro es que, en­ci­ma, el So­nRías Bai­xas aho­ra tie­ne un ele­men­to di­fe­ren­cia­dor úni­co, dis­tin­to a to­do cuan­to fes­ti­val ha­ya par­ti­do es­ta tie­rra: es el fes­ti­val del mi­la­gro. Lo es. Así lo hi­zo cons­tar Am­pa­ro Sán­chez, lí­der de Amparanoia, que di­fí­cil­men­te ol­vi­da­rá el con­cier­to que dio el sá­ba­do a úl­ti­ma ho­ra en Bueu. No en vano, lo de­fi­nió co­mo el pri­mer con­cier­to de su nue­va vi­da, el del «mi­la­gro». ¿Por qué? Por­que en el via­je ha­cia Bueu el co­che en el que via­ja­ba el gru­po que­dó cer­ca­do por las lla­mas en la A-52, en el in­cen­dio de Ve­rín.

Gas­tro­no­mía y mú­si­ca

La emo­ción de Amparanoia de­bió con­ta­giar­se al res­pe­ta­ble, que ya ha­bía vi­bra­do an­tes con Ses. Y esa at­mós­fe­ra de emo­cio­nes no se sa­cu­dió a lo lar­go de la jor­na­da de ayer, en la que por cier­to se agra­de­ció que la llu­via die­se una tre­gua y que el sol acom­pa­ña­se en los con­cier­tos del me­dio­día. Los Poe­ta­rras fue­ron los en­car­ga­dos de que en Bueu no fal­ta­se la con­jun­ción más sa­gra­da al no­roes­te de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca: gas­tro­no­mía y mú­si­ca. Ma­ri­da­ron am­bas co­sas pa­ra de­lei­te de los pre­sen­tes, mu­chos de los cua­les acu­mu­la­ban ya ho­ras y ho­ras de mú­si­ca y juer­ga.

Ya por la tar­de, el pro­ta­go­nis­mo se le ce­día al ci­ne, con la pro­yec­ción de cor­tos de la mano del FICBueu. Y, por la no­che, mú­si­ca a lo gran­de. El guion mar­ca­ba que los pri­me­ros en su­bir­se al es­ce­na­rio se­rían los com­po­nen­tes de Ar­co. Y, lue­go ya sí, to­ca­ba dis­fru­tar con las rum­bas de Es­to­pa. Los ca­ta­la­nes, que ya es­ta­ban en Bueu des­de ho­ras an­tes del con­cier­to, traían ar­ti­lle­ría mu­si­cal pe­sa­da. No en vano, des­pa­cha­ron mu­chos de sus éxi­tos so­bre la pa­les­tra bue­nen­se. Se pu­do es­cu­char y bai­lar con te­mas co­mo Vino tin­to, Tu ca­lo­rro, Los Chi­chos o Me fal­ta el alien­to. Cuan­do ellos ter­mi­na­ron y el am­bien­te es­ta­ba ya más que cal­dea­do, to­da­vía que­da­ba mu­cha mú­si­ca por de­lan­te. Fal­ta­ban va­rios gru­pos por ac­tuar. Y el pú­bli­co pe­día más en el fes­ti­val mi­la­gre­ro So­nRías Bai­xas.

EMI­LIO MOLDES

Los Es­to­pa pro­me­tie­ron al pú­bli­co, na­da más em­pe­zar, to­car to­dos sus gran­des te­mas.

EMI­LIO MOLDES

Los her­ma­nos ca­ta­la­nes Mu­ñoz to­ca­ron en Bueu te­mas clá­si­cos su­yos co­mo «La ra­ja».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.