Los gran­des «influencers» de Es­pa­ña, jó­ve­nes y do­mi­na­do­res de las re­des so­cia­les

Las re­des so­cia­les co­mo YouTu­be, Ins­ta­gram o Twit­ter son las pla­ta­for­mas que es­tos jó­ve­nes uti­li­zan pa­ra ex­pre­sar­se, co­se­chan­do mi­les de se­gui­do­res con ca­da pu­bli­ca­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - Y. SIL­VA, D. LUENGO, R. R.

Pa­re­ce men­ti­ra, pe­ro le­jos que­dan ya los tiem­pos en los que las car­pe­tas es­ta­ban fo­rra­das con fo­to­gra­fías de los Backs­treet Boys, las Spi­ce y aquel pri­mer Ope­ra­ción triun­fo que mar­có a to­da una ge­ne­ra­ción. Aho­ra se lle­va la fun­da de mó­vil de Dul­cei­da o la su­da­de­ra de la Go­nu. El ¡Ho­la! se con­vir­tió en un puen­te en­tre ge­ne­ra­cio­nes con la bo­da de Laura Es­ca­nes y Ris­to Me­ji­de en por­ta­da y la Mi­lá pu­so en ja­que a la Prin­ga­da cuan­do de­ba­tie­ron so­bre li­bros.

La lu­pa los re­pa­sa en to­do mo­men­to, es­pe­cial­men­te ca­da vez que se pro­nun­cian so­bre cual­quier te­ma. Crean po­lé­mi­ca de la na­da. Son los lla­ma­dos influencers, los lí­de­res de opi­nión de la ge­ne­ra­ción mi­lle­nial, na­ci­dos en el fra­gor de las re­des so­cia­les. Ellas y ellos mar­can qué se lle­va, qué se di­ce y qué, cuán­do y dón­de se ha­ce, aun­que co­mo mu­chos de ellos re­co­no­cen, ese nun­ca ha­ya si­do su ob­je­ti­vo.

La ma­yo­ría es­tá pre­sen­te en ca­si to­das las re­des so­cia­les, pe­ro triun­fan en Ins­ta­gram y Twit­ter y son los reyes de YouTu­be. Ha­blan de ro­pa, de ma­qui­lla­je, de jue­gos, de te­mas con­si­de­ra­dos ta­bú y de los pro­ble­mas que les su­ce­den en su día a día. Abren una ven­ta­na a su vi­da sin tram­pa ni car­tón. Qui­zá sean es­tas las cla­ves que ha­cen que sus se­gui­do­res suban co­mo la es­pu­ma o qui­zá sea que su in­cur­sión en es­te mun­do fue pu­ra y to­tal ca­sua­li­dad.

Re­fe­ren­tes po­li­fa­cé­ti­cos

Ellos son Je­det, Soy una Prin­ga­da, Dul­cei­da o Paula Go­nu. Quien los ve los iden­ti­fi­ca ca­si au­to­má­ti­ca­men­te con un per­so­na­je, co­mo quien ha­bla de una se­rie o un pro­gra­ma, pe­ro si hay al­go que lle­van por ban­de­ra es la na­tu­ra­li­dad. Ellos afir­man que son tal y co­mo se ven a tra­vés de la pan­ta­lla, que lo que cuen­tan son historias reales y, tal vez, por es­to, pre­ci­sa­men­te, en­gan­chan.

«Me ex­pre­so tal co­mo lo pien­so y eso ha­ce que la lie un po­co a ve­ces. He ge­ne­ra­do po­lé­mi­cas por­que a lo me­jor he pues­to co­men­ta­rios que, por mi im­pul­si­vi­dad, no me he da­do cuen­ta de que me es­ta­ban le­yen­do tan­tas per­so­nas». Son de­cla­ra­cio­nes de Je­det Sán­chez, cu­ya pre­sen­cia da luz en el, a ve­ces os­cu­ro, mun­do de In­ter­net. Es­te po­li­fa­cé­ti­co you­tu­ber di­ce que le pue­den las in­se­gu­ri­da­des: «Soy muy in­se­gu­ro. No sé por qué ten­go tan­to éxi­to. Su­pon­go que, aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, es por­que soy muy na­tu­ral». Su tra­yec­to­ria em­pe­zó con un li­bro, Mi úl­ti­mo re­ga­lo, dia­rio de un co­ra­zón abier­to en ca­nal, en el que el desamor y el hu­mor re­co­rren las pá­gi­nas en una sim­bio­sis que desem­bo­có en un éxi­to de ven­tas. Des­pués fue un no pa­rar. Los se­gui­do­res em­pe­za­ron a su­bir y se con­vir­tió en La leo­na, en King Je­det y, jun­to a Ms Ni­na, le can­tó a la li­ber­tad a rit­mo de trap lle­nan­do el mun­do de rei­nas.

Sus ale­ga­tos con­tri­bu­yen a dar ma­yor vi­si­bi­li­dad a te­mas que, has­ta ha­ce po­co, la so­cie­dad ni se ima­gi­na­ba. Es el ca­so de Ma­ría He­rre­jón, más co­no­ci­da por su apellido. Es­ta co­la­bo­ra­do­ra de ra­dio des­pun­ta por sus ví­deos de hu­mor en Ins­ta­gram, pe­ro no se cor­ta a la ho­ra de re­cla­mar cues­tio­nes co­mo una edu­ca­ción en igual­dad en su sec­ción de YouTu­be He­rrei­vin­di­ca.

To­can to­dos los pa­los. Ya no so­lo des­ta­can los que trans­for­ma­ron el mun­do de la mo­da lle­van­do el street sty­le a otro ni­vel o los que con­vir­tie­ron el uni­ver­so de los ga­mers en al­go más que en la ha­bi­ta­ción ol­vi­da­da de los fri­kis. Su­pie­ron dar­le la vuel­ta a la tor­ti­lla y con­ver­tir las crí­ti­cas en el me­dio pa­ra lle­gar a sus se­gui­do­res. Co­mo Esty Que­sa­da, más co­no­ci­da por el nom­bre de su ca­nal de YouTu­be, Soy una Prin­ga­da. Una suer­te de influencers ha­ters que, con hu­mor, se de­di­can a ti­rar aba­jo los con­ven­cio­na­lis­mos.

Sus nom­bres co­mien­zan a so­nar con fuer­za más allá del eco­sis­te­ma de las re­des so­cia­les. Su voz se tie­ne en cuen­ta cuan­do se de­ba­ten los te­mas con­tro­ver­ti­dos que di­vi­den a la so­cie­dad. No son po­lí­ti­cos ni cien­tí­fi­cos, o, por lo me­nos, no es esa la fa­ce­ta que mues­tran. Son per­so­nas ha­blan­do pa­ra per­so­nas. click

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.