Los des­cen­dien­tes de emi­gran­tes re­cu­rren a los sa­cer­do­tes pa­ra pe­dir la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la o por sim­ple cu­rio­si­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Sal­va­dor Do­ma­to Búa es na­tu­ral de Cal­das de Reis, don­de na­ció en el año 1944, pe­ro lle­va li­ga­do al ar­chi­vo com­pos­te­lano des­de ha­ce me­dio si­glo. Li­cen­cia­do en Teo­lo­gía y diplomado en Ar­chi­vís­ti­ca, so­lo de­jó sus le­ga­jos en los años en los que acom­pa­ñó co­mo se­cre­ta­rio per­so­nal a los ar­zo­bis­pos Qui­ro­ga Pa­la­cios, Án­gel Su­quía y Rou­co Va­re­la. Es tal su com­pro­mi­so con la me­mo­ria es­cri­ta de la Igle­sia que vi­ve en la par­te al­ta del ar­chi­vo, y por la no­che es ha­bi­tual que sue­ne el te­lé­fono. Son los des­cen­dien­tes de emi­gran­tes en Amé­ri­ca que lla­man pa­ra pe­dir una par­ti­da y que no son cons­cien­tes del cam­bio ho­ra­rio. «Por la ho­ra ya sé de qué país lla­man», di­ce el ca­nó­ni­go, que los atien­de con la mis­ma ama­bi­li­dad a las diez de la ma­ña­na que a las tres de la ma­dru­ga­da.

Al­gu­nos lo ha­cen por cu­rio­si­dad, por sa­ber de sus an­ces­tros o por re­cons­truir su ár­bol ge­nea­ló­gi­co, pe­ro otros lo solicitan por­que pien­san pe­dir la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la a la que tie­nen de­re­cho por su as­cen­den­cia ga­lle­ga. Pe­ro tie­nen que de­mos­trar­la, y no siem­pre es fá­cil. En al­gu­nos ca­sos ya no man­tie­nen re­la­ción al­gu­na con la tie­rra de sus abue­los y ca­re­cen de da­tos pre­ci­sos. «Es muy fá­cil cuan­do lo sa­ben, pe­ro es ha­bi­tual que con­fun­dan pa­rro­quias y pro­vin­cias; en esos ca­sos, es im­po­si­ble».

El grue­so de las so­li­ci­tu­des co­rre pa­ra­le­lo a la si­tua­ción en la que se en­cuen­tran los paí­ses en los que re­si­den. Cu­rio­sa­men­te, la ma­yo­ría son de Cu­ba, Ar­gen­ti­na o Uru­guay, y hay po­cas de Ve­ne­zue­la. «Qui­zás por­que has­ta ha­ce po­co eran ri­cos», opi­na Do­ma­to, quien re­cuer­da que no ha­ce tan­to que tu­vie­ron una ava­lan­cha de cu­ba­nos. Fue cuan­do Oba­ma sus­pen­dió la ley co­no­ci­da co­mo Pies se­cos, pies mo­ja­dos, que de­ja­ba de otor­gar la na­cio­na­li­dad a los que en­tra­ban en los Es­ta­dos Uni­dos a na­do y ha­bían si­do in­ter­cep­ta­dos ya en sue­lo ame­ri­cano. An­te la im­po­si­bi­li­dad de fi­gu­rar co­mo es­ta­dou­ni­den­ses, mu­chos cu­ba­nos se acor­da­ban de sus abue­los ga­lle­gos. «Ya so­lo nos fal­ta te­ner la par­ti­da de bau­tis­mo de Fi­del Castro», bro­mea el ar­chi­ve­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.