¿Có­mo es el pro­to­co­lo de ac­tua­ción tras re­ci­bir una aler­ta de in­cen­dio?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

Más de 1.300 hec­tá­reas han ar­di­do en el mu­ni­ci­pio de Ve­rín des­de que el jue­ves, a las 16.30 ho­ras, se de­tec­ta­se el fue­go has­ta que se con­si­de­ró es­ta­bi­li­za­do en el día de ayer. En el ope­ra­ti­vo de ex­tin­ción par­ti­ci­pa­ron un to­tal de 600 per­so­nas, se­gún los da­tos ofre­ci­dos por la Con­se­lle­ría de Me­dio Ru­ral. Sin em­bar­go, al­gu­nos par­ti­dos po­lí­ti­cos y bri­ga­dis­tas han he­cho pú­bli­cas crí­ti­cas por «fa­llos en la coor­di­na­ción en­tre Pro­tec­ción Ci­vil de la Xun­ta de Ga­li­cia y la Sub­de­le­ga­ción del Go­bierno en Ou­ren­se», co­mo mues­tra el es­cri­to del gru­po par­la­men­ta­rio so­cia­lis­ta en el que Ro­cío de Fru­tos so­li­ci­ta la com­pa­re­cen­cia del mi­nis­tro de In­te­rior. Exis­te un pro­to­co­lo, co­no­ci­do co­mo Pla­di­ga (Plan de De­fen­sa de In­cen­dios Fo­res­ta­les de Ga­li­cia) que mar­ca las ac­tua­cio­nes en los in­cen­dios fo­res­ta­les. Ahí se es­ta­ble­ce, ya se re­ci­ba el avi­so por la lla­ma­da de un par­ti­cu­lar o de un vi­gi­lan­te, que en un pri­mer mo­men­to tie­ne que sa­lir una bri­ga­da y una au­to­bom­ba y avi­sar a un agen­te fo­res­tal. Mien­tras los me­dios an­ti­in­cen­dios se des­pla­zan has­ta la zo­na es­tu­dian tam- Vehícu­los cir­cu­lan­do por la A-52 du­ran­te la no­che del pa­sa­do día 3.

bién el ti­po de hu­mo, la lo­ca­li­za­ción, la oro­gra­fía, el ti­po de ve­ge­ta­ción que es­tá ar­dien­do y las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas pa­ra sa­ber si es ne­ce­sa­rio pe­dir más me­dios de re­fuer­zo. Se po­ne es­pe­cial aten­ción a la pro­xi­mi­dad que pue­da te­ner con al­gún nú­cleo ur­bano o a vi­vien­das. «Ne­se ca­so dá­se­lle prio­ri­da­de ás vi­ven­das —pun­tua­li­za Jo­sé Santos, agen­te fo­res­tal en la pro­vin­cia de Ou­ren­se— pe­ro o que fi­xo que a si­tua­ción se vol­ve­ra in­con­tro­la­ble foi a nu­la pre­ven­ción le­va­da a ca­bo con an­te­rio­ri­da­de ó lu­me e o aban­dono no que es­ta­ba o eco­sis­te­ma da zo­na».

Las imá­ge­nes gra­ba­das por el gru­po Amparanoia en las que se apre­cia­ba có­mo de re­pen­te las lla­mas in­va­dían la ca­rre­te­ra han re­cor­da­do a más de uno la re­cien­te ca­tás­tro­fe vi­vi­da en Por­tu­gal. Lo prin­ci­pal, se­gún ex­pli­ca el agen­te fo­res­tal, es man­te­ner la cal­ma y en ca­so de no ver la cau­sa del hu­mo, dar la vuel­ta si es po­si­ble pa­ra bus­car una vía de es­ca­pe.

SAN­TI M. AMIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.