A Po­bra pre­pa­ra las fies­tas que que­da­ron mar­ca­das por la des­apa­ri­ción de Dia­na

Los ve­ci­nos in­ten­tan su­pe­rar la con­mo­ción de ha­ce un año y reivin­di­can su de­re­cho a dis­fru­tar­las en paz

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - ÁL­VA­RO SE­VI­LLA

El pró­xi­mo día 18, a las sie­te de la tar­de, do­ce bom­bas de pa­len­que anun­cia­rán a los ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad co­ru­ñe­sa de A Po­bra do Ca­ra­mi­ñal el ini­cio del Car­me dos Pin­chei­ros. A pe­sar de que des­de to­dos los es­ta­men­tos se ha­ce un lla­ma­mien­to a la nor­ma­li­dad, la ce­le­bra­ción es­ta­rá ro­dea­da en es­ta oca­sión por un áu­rea de mis­te­rio, de in­cer­ti­dum­bre. Fue, ha­ce un año, en esas mis­mas fies­tas, cuan­do se vi­vió una des­apa­ri­ción car­ga­da de in­cóg­ni­tas y que ha lle­na­do ho­ras de ter­tu­lias de bar, ra­dio y te­le­vi­sión. El pa­sa­do 22 de agos­to, Dia­na Quer des­apa­re­ció el úl­ti­mo día de es­tas fies­tas pa­ra nun­ca más ser vis­ta.

Con los pre­pa­ra­ti­vos de las fies­ta prác­ti­ca­men­te ce­rra­dos, los ve­ci­nos de la vi­lla quie­ren des­vin­cu­lar­se de la his­to­ria de la jo­ven. «Lo que pa­só pue­de ocu­rrir en cual­quier pue­blo de Es­pa­ña, en un fin de se­ma­na cual­quie­ra. No son unas fies­tas don­de la gen­te se des­ma­dre. La co­mi­sión quie­re es­tar com­ple­ta­men­te aje­na al te­ma de Dia­na, nues­tro úni­co ob­je­ti­vo es pre­pa­rar­lo to­do con el ca­ri­ño de siem­pre», es­tas son las pa­la­bras de Isa Domínguez, una de las di­rec­ti­vas de la co­mi­sión de fies­tas del Car- men dos Pin­chei­ros, que des­ta­ca el da­ño que hi­zo un do­cu­men­tal de una ca­de­na es­ta­tal que lle­gó a de­sig­nar la lo­ca­li­dad co­mo una de las cu­nas del nar­co­trá­fi­co es­pa­ñol.

Su sen­tir no es úni­co, más bien to­do lo con­tra­rio. La apa­tía ha­cia el ca­so Dia­na Quer lo ates­ti­guan de­ce­nas de ve­ci­nos, que con­si­de­ran que es­ta des­apa­ri­ción afeó el nom­bre y la repu­tación de la que go­za­ba una vi­lla hu­mil­de, un pe­que­ño pue­blo cos­te­ro que no al­can­za los 10.000 re­si­den­tes.

Ajeno

Es Ge­na­ro Gu­tié­rrez, que lle­va ejer­cien­do me­dia vi­da co­mo mé­di­co de ca­be­ce­ra en el cen­tro mé­di­co de A Po­bra, quien arro­ja una de las me­jo­res de­fi­ni­cio­nes de lo que sig­ni­fi­ca Dia­na pa­ra el pue­blo. «La gen­te con­si­de­ra que es un te­ma ex­clu­si­vo de la te­le­vi­sión. Pa­ra ellos no se tra­ta de un pro­ble­ma de la lo­ca­li­dad. Era una jo­ven de fue­ra, que ape­nas era co­no­ci­da, y que no te­nía víncu­los con la gen­te de aquí»,

afir­ma el doc­tor, quien re­co­no­ce que ha­ce me­ses que en su con­sul­ta no se men­ta el nom­bre de la ma­dri­le­ña.

En el Don Mi­guel, uno de los res­tau­ran­tes con más his­to­ria de la vi­lla, Pa­blo, el due­ño, des­li­za el po­lé­mi­co asun­to. «Es­ta­mos al­go can­sa­dos. Las fies­tas del Car­me dos Pin­chei­ros siem­pre fue­ron muy tran­qui­las». «No creo que es­te año va­ya a pa­sar na­da fue­ra de lo co­mún», apun­ta una de las mu­je­res que acu­den a me­nu­do al lo­cal pa­ra to­mar un ape­ri­ti­vo an­tes de co­mer. A su la­do, un re­si­den­te de la zo­na de O Xo­bre, lu­gar don­de Dia­na te­nía su re­si­den­cia de ve­rano, re­co­no­ce que «to­do fue muy ex­tra­ño. Es­te es un pue­blo tran­qui­lo. No creo que fue­se na­die de aquí».

Nor­ma­li­dad

Ra­món Va­li­ño es el je­fe de la Po­li­cía Lo­cal de A Po­bra. Afron­ta la ce­le­bra­ción del Car­me dos Pin­chei­ros co­mo siem­pre. Ha­cer­lo de otra ma­ne­ra, afir­ma, se­ría iló­gi­co: «Foi al­go pun­tual. Lo­xi­ca­men­te non con­si­de­ra­mos que vaia a pa­sar ou­tra his­to­ria igual. Re­for­za­re­mos o día da pro­ce­sión e te­re­mos un­ha pa­tru­lla po­las noi­tes. Hai que ter en con­ta que es­tes epi­so­dios son im­pre­vi­si­bles».

La lec­tu­ra que ha­ce Va­li­ño so­bre la ce­le­bra­ción es la mis­ma que rea­li­zan des­de la Co­man­dan­cia de A Co­ru­ña de la Guar­dia Ci­vil, cu­yos pro­fe­sio­na­les re­co­no­cen que, por el mo­men­to, no tie­ne pre­vis­to po­ner en mar­cha nin­gún dis­po­si­ti­vo es­pe­cial.

A pe­sar del har­taz­go que sien­te un pue­blo que quie­re des­li­gar­se del ca­so, no se­rá sen­ci­llo que el nom­bre de Dia­na Quer de­je de re­la­cio­nar­se con A Po­bra. A fal­ta de dos se­ma­nas pa­ra que el 22 de agos­to se cum­pla un año de su des­apa­ri­ción, la au­sen­cia de res­pues­tas, y las in­cóg­ni­tas que que­dan por des­ve­lar­se, man­tie­nen un ha­lo de mis­te­rio que pa­re­ce que so­lo des­apa­re­ce­rá cuan­do el mis­te­rio se acla­re.

MAR­COS CREO

Dia­na Quer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.