Pa­so ade­lan­te con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta

El pac­to de Es­ta­do am­plía el con­cep­to de víc­ti­ma y su pro­tec­ción, da apo­yo con­ti­nua­do a la mu­jer sin ne­ce­si­dad de de­nun­cia, y prohí­be que los mal­tra­ta­do­res vean a su hi­jos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - MA­RÍA IGLE­SIAS, T. N.

En lo que va de año, 34 mu­je­res han si­do ase­si­na­das por sus pa­re­jas o ex­pa­re­jas y 44 lo fue­ron en el 2016, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. Es­tas cifras cons­ti­tu­yen una evi­den­cia de la la­cra que re­pre­sen­ta la vio­len­cia ma­chis­ta, a la que se in­ten­ta dar res­pues­ta me­dian­te un pac­to de Es­ta­do que in­clu­ye más de 200 me­di­das y un pre­su­pues­to de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra los pró­xi­mos cin­co años. Es fru­to de un acuer­do al­can­za­do tras seis me­ses de tra­ba­jo y 66 com­pa­re­cen­cias de ex­per­tos en el Par­la­men­to.

Tre­ce años des­pués de la en­tra­da en vi­gor de la Ley de Pro­tec­ción In­te­gral con­tra la Vio­len­cia de Gé­ne­ro, im­pul­sa­da por el Go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro y apro­ba­da en el 2004, las la­gu­nas de esa nor­ma se han he­cho evi­den­tes, sin que has­ta aho­ra se ha­yan to­ma­do me­di­das pa­ra co­rre­gir­las. Con el in­for­me pa­ra el pac­to de Es­ta­do se pre­ten­día iden­ti­fi­car los fa­llos y ca­ren­cias en la lu­cha con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta y sol­ven­tar­los. Al­gu­nas de las prin­ci­pa­les me­di­das acor­da­das son las si­guien­tes.

VÍC­TI­MAS Sin ne­ce­si­dad de de­nun­cia pre­via.

Se­rán con­si­de­ra­das víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta y ten­drán de­re­cho a asis­ten­cia so­cial y ju­rí­di­ca con in­de­pen­den­cia de que ha­yan in­ter­pues­to de­nun­cia o no. La acre­di­ta­ción se po­drá ha­cer a tra­vés de re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les, in­for­mes fis­ca­les, ates­ta­dos de la po­li­cía, in­for­mes mé­di­cos o psi­co­ló­gi­cos que de­cla­ren que la mu­jer ha su­fri­do cual­quie­ra de las for­mas de vio­len­cia de­fi­ni­das en la ley.

APO­YO 24 HO­RAS Aten­ción con­ti­nua­da.

Es­ta­ble­ce la crea­ción de uni­da­des po­li­cia­les que pres­ten aten­ción las 24 ho­ras del día, to­dos los días de la se­ma­na, a las víc­ti­mas de vio­len­cia ma­chis­ta y que per­mi­tan la iden­ti­fi­ca­ción de nue­vos ca­sos sin que me­die de­nun­cia.

CON­VE­NIO DE ES­TAM­BUL Am­plia­ción del con­cep­to de víc­ti­ma.

Se am­plia­rá el con­cep­to de vio­len­cia de gé­ne­ro a to­dos los ti­pos re­co­gi­dos en el Con­ve­nio de Es­tam­bul so­bre pre­ven­ción y lu­cha con­tra la vio­len­cia con­tra la mu­jer, ra­ti­fi­ca­do por Es­pa­ña. Es­te tex­to re­co­no­ce co­mo víc­ti­mas a to­das las mu­je­res que su­fran vio­len­cia —fí­si­ca, se­xual, psi­co­ló­gi­ca o eco­nó­mi­ca— por el he­cho de ser­lo y no ex­clu­si­va­men­te a aque­llas que ha­yan man­te­ni­do una re­la­ción afec­ti­va con el agre­sor, co­mo se es­ta­ble­ce ac­tual­men­te en la ley in­te­gral.

PRO­TEC­CIÓN A LOS ME­NO­RES Se ve­ta la cus­to­dia com­par­ti­da.

No se otor­ga­rá la cus­to­dia com­par­ti­da en ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta y se sus­pen­de­rá el ré­gi­men de vi­si­tas en aque­llos ca­sos en que el me­nor ha­ya con­vi­vi­do o pre­sen­cia­do si­tua­cio­nes de vio­len­cia. Se va un pa­so más allá de la ley in­te­gral, que re­co­ge la can­ce­la­ción de la cus­to­dia com­par­ti­da co­mo una po­si­bi­li­dad so­bre la que el juez de­be­rá de­ci­dir. Ade­más, los hi­jos se­rán in­clui­dos en las va­lo­ra­cio­nes de ries­go de las víc­ti­mas y se prohi­bi­rán las vi­si­tas de me­no­res a pa­dres en pri­sión por vio­len­cia ma­chis­ta.

MO­DI­FI­CA­CIO­NES LE­GA­LES Eli­mi­na­ción de la ate­nuan­te de con­fe­sión.

Se­rán su­pri­mi­das las ate­nuan­tes de con­fe­sión y re­pa­ra­ción del da­ño en los de­li­tos que ten­gan que ver con vio­len­cia ma­chis­ta. Des­de el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial se ha­bía so­li­ci­ta­do que se eli­mi­na­se el exi­men­te de con­fe­sión pa­ra es­tos ca­sos, que re­ba­ja­ba la pe­na.

ME­JOR FOR­MA­CIÓN Ins­truc­ción es­pe­cí­fi­ca pa­ra pro­fe­sio­na­les.

Se po­ten­cia­rá la pre­pa­ra­ción de los pro­fe­sio­na­les im­pli­ca­dos y en con­tac­to con las víc­ti­mas bus­can­do que co­noz­can las ca­rac­te­rís­ti­cas, cau­sas y con­se­cuen­cias de la vio­len­cia ma­chis­ta. Se in­cor­po­ra­rá la for­ma­ción con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro en los es­tu­dios de los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios y en los pla­nes de es­pe­cia­li­da­des del MIR. Se me­jo­ra­rá y am­plia­rá la for­ma­ción que se exi­ge a los jue­ces en re­la­ción con es­ta ma­te­ria.

EX­PLO­TA­CIÓN SE­XUAL Im­pul­so de una ley con­tra la tra­ta.

La lu­cha con­tra la tra­ta se con­si­de­ra prio­ri­ta­ria en la lu­cha con­tra la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res, por ser un cri­men no neu­tral

CRÍ­TI­CAS Avan­ces in­su­fi­cien­tes.

en tér­mi­nos de gé­ne­ro. Se bus­ca­rá dar una res­pues­ta in­te­gral y me­dian­te com­pro­mi­sos de coope­ra­ción con los paí­ses de ori­gen. Pa­ra ello, se ela­bo­ra­rá una ley in­te­gral con­tra la tra­ta.

Pe­se a que son mu­chas las or­ga­ni­za­cio­nes fe­mi­nis­tas que re­co­no­cen el es­fuer­zo rea­li­za­do pa­ra lo­grar el acuer­do, tam­bién son nu­me­ro­sas las ca­ren­cias que se han se­ña­la­do en el tex­to. Pa­ra la Pla­ta­for­ma 7N con­tra las vio­len­cias ma­chis­tas, son in­su­fi­cien­tes los vein­te mi­llo­nes de eu­ros anua­les des­ti­na­dos a cu­brir más de 8.000 ayun­ta­mien­tos y, por el con­tra­rio, ven ex­ce­si­vos los cua­ren­ta mi­llo­nes re­ser­va­dos a las me­di­das de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral. Otra de las crí­ti­cas que ha re­ci­bi­do el pac­to tie­ne que ver con la es­ca­sa re­le­van­cia con­ce­di­da a las aso­cia­cio­nes fe­mi­nis­tas, que re­cla­man par­ti­ci­par en el pla­nea­mien­to, se­gui­mien­to y eva­lua­ción de las me­di­das. Ade­más, en 7N in­di­can que el acuer­do adop­ta­do no cu­bre la aten­ción a la vio­len­cia se­xual co­mo exi­ge el Con­ve­nio de Es­tam­bul.

La no mo­di­fi­ca­ción del ar­tícu­lo 16 de la Ley de En­jui­cia­mien­to Cri­mi­nal, pe­se a que fue apro­ba­do co­mo vo­to par­ti­cu­lar al tex­to, es otra las ca­ren­cias se­ña­la­das des­de la Fun­da­ción Mu­je­res. En es­te ar­tícu­lo se exi­me de la obli­ga­ción de de­cla­rar con­tra sus ma­ri­dos o pa­re­jas de he­cho. En mu­chas oca­sio­nes, las víc­ti­mas se aco­gen a es­te de­re­cho y, an­te la fal­ta del tes­ti­mo­nio cla­ve de víc­ti­ma, el agre­sor que­da im­pu­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.