Ma­du­ro se des­ha­ce de la fiscal di­si­den­te

La Cons­ti­tu­yen­te re­em­pla­za a Lui­sa Or­te­ga por el de­fen­sor del pue­blo, fiel al pre­si­den­te

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - JUAN FRAN­CIS­CO ALON­SO

«Me que­do en el país, has­ta tan­to lo­gre­mos que ha­ya de­mo­cra­cia», afir­mó la des­ti­tui­da

Los peo­res te­mo­res se han cum­pli­do. La cues­tio­na­da Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te im­pul­sa­da por Ni­co­lás Ma­du­ro ha co­men­za­do a ac­tuar con mano de hie­rro con­tra los crí­ti­cos y su pri­me­ra víc­ti­ma ha si­do la fiscal ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca, Lui­sa Or­te­ga Díaz, que fue des­ti­tui­da. La de­ci­sión fue la ter­ce­ra que to­mó la ins­tan­cia en­car­ga­da de re­dac­tar la nue­va Cons­ti­tu­ción ve­ne­zo­la­na ayer, en su pri­mer día de se­sio­nes, don­de tam­bién apro­bó que sus fun­cio­nes se ex­ten­de­rán «por lo me­nos dos años» y que po­drá se­sio­nar en cual­quier par­te del Pa­la­cio Fe­de­ral Le­gis­la­ti­vo, se­de de la Asam­blea Na­cio­nal con­tro­la­da por la opo­si­ción.

La Cons­ti­tu­yen­te jus­ti­fi­có el des­pi­do de Or­te­ga Díaz en una co­mu­ni­ca­ción que el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) que le en­vió por pre­sun­ta­men­te in­cu­rrir en «fal­tas gra­ves du­ran­te el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes». Al tiem­po, au­to­ri­zó su en­jui­cia­mien­to, le prohi­bió sa­lir del país y or­de­nó el em­bar­go de sus bie­nes.

El nú­me­ro dos del cha­vis­mo, Dios­da­do Ca­be­llo, pro­pu­so nom­brar pro­vi­sio­nal­men­te al has­ta aho­ra de­fen­sor del pue­blo, Ta­rek Wi­lliam Saab, una fi­gu­ra cer­ca­na a Ma­du­ro, co­mo nue­vo fiscal ge­ne­ral. La pe­ti­ción fue apro­ba­da por una­ni­mi­dad por los 545 miem­bros del ór­gano ofi­cia­lis­ta.

Pe­se a que Ca­be­llo ase­gu­ró que la me­di­da no era «un lin­cha­mien­to per­so­nal ni po­lí­ti­co» con­tra

Or­te­ga, quien en mar­zo se des­li­gó del Go­bierno al cuestionar los fa­llos del Su­pre­mo que li­qui­da­ron al Par­la­men­to, ape­nas mi­nu­tos des­pués de­jó en cla­ro que lo era. «Co­mien­za una nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad gra­cias a la Cons­ti­tu­yen­te

(…) El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co has­ta ha­ce me­dia ho­ra que es­tu­vo al fren­te de él la se­ño­ra Or­te­ga Díaz era un cen­tro de im­pu­ni­dad», di­jo pa­ra lue­go que­jar­se de que no se pro­ce­sa­ra a quie­nes han lla­ma­do y par­ti­ci­pa­do en la ola de pro­tes­tas que sa­cu­de al país ni tam­po­co a quie­nes han ata­ca­do a los po­li­cías y mi­li­ta­res en­via­dos a re­pri­mir­las.

La se­de de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral ama­ne­ció ayer ro­dea­da por la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na (GNB). Pe­se a la de­ci­sión en su

con­tra Or­te­ga Díaz tra­tó de en­trar en el que ha si­do su des­pa­cho en es­ta úl­ti­ma dé­ca­da, pe­ro miem­bros de la po­li­cía militarizada se lo im­pi­die­ron a em­pu­jo­nes. Du­ran­te el for­ce­jeo de­tu­vie­ron a uno de sus es­col­tas de la fiscal des­ti­tui­da.

Es­con­der la co­rrup­ción

«¿Tú sa­bes que lo quie­ren con es­to? Es­con­der las prue­bas de los [so­bor­nos que] Ode­brecht [pa­gó a fun­cio­na­rios cha­vis­tas por con­tra­tos], quie­ren es­con­der la

co­rrup­ción que hay en Ve­ne­zue­la y las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos que han ocu­rri­do en es­te país», sol­tó a los pe­rio­dis­tas reuni­dos an­te la se­de.

La Voz lo­gró con­ver­sar con Or­te­ga Díaz, quien ne­gó que ten­ga pen­sa­do bur­la la prohi­bi­ción de sa­lir del país que pe­sa so­bre ella y fu­gar­se o re­fu­giar­se en al­gu­na em­ba­ja­da. «Me que­do en el país, has­ta tan­to lo­gre­mos que ha­ya de­mo­cra­cia, li­ber­tad, se­gu­ri­dad. Se­gui­ré lu­chan­do por los ve­ne­zo­la­nos y por sus de­re­chos».

R. SCHEMIDT AFP

La Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na im­pi­dió a em­pu­jo­nes la en­tra­da de Lui­sa Or­te­ga en la se­de de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.