La tri­tu­ra­do­ra de Trump LA PRI­ME­RA VÍC­TI­MA

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ful­mi­nó a 12 de sus co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos en sus 6 pri­me­ros me­ses

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - FRAN­CIS­CO ES­PI­ÑEI­RA

La fra­se que lan­zó al es­tre­lla­to a Do­nald Trump an­tes de ser pre­si­den­te era la que pro­nun­cia­ba el mag­na­te al fi­nal de ca­da pro­gra­ma de su rea­lity The Ap­pren­ti­ce. «You are fi­red (es­tás des­pe­di­do)», le gri­ta­ba ame­na­zan­te, de pie y con el ín­di­ce ca­si en su ca­ra a los que fra­ca­sa­ban en el con­cur­so en el que pe­lea­ban por una pla­za de be­ca­rio en sus em­pre­sas. Esas tres pa­la­bras las ha re­pe­ti­do ya al me­nos una do­ce­na de ve­ces en los úl­ti­mos seis me­ses, ca­si al mis­mo rit­mo que si si­guie­ra des­pi­dien­do con­cur­san­tes en la te­le­vi­sión.

En la lis­ta de caí­dos en ser­vi­cio hay mi­nis­tros —Mi­chael Flynn, ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal—, po­de­ro­sos po­lí­ti­cos, co­mo Rein­ce Prie­bus, am­bi­cio­sos pe­rio­dis­tas, co­mo Ant­hony Sca­ra­muc­ci o Sean Spi­cer, y has­ta el je­fe de los es­pías, Ja­mes Co­mey.

Sally Ya­tes, la fiscal que le di­jo no.

Ocu­pa­ba la pla­za de se­cre­ta­ria en fun­cio­nes del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia y fue la en­car­ga­da de dar­le el pri­mer no a los de­seos de Do­nald Trump en ma­te­ria mi­gra­to­ria. Sally Ya­tes se ne­gó a po­ner en mar­cha el de­cre­to con el que el en­ton­ces re­cién ele­gi­do pre­si­den­te pre­ten­día ve­tar la en­tra­da al país de los via­je­ros pro­ce­den­tes de los paí­ses mu­sul­ma­nes. Fue des­pe­di­da el 30 de enero, diez días des­pués de la in­ves­ti­du­ra de Trump.

LOS BRE­VES Sca­ra­muc­ci y Flynn.

Acer­car­se al sol, o sea a Trump, aca­ba achi­cha­rran­do a los que lo in­ten­tan. El ejem­plo es el de Mi­chael Flynn. Era uno de los más cer­ca­nos al pre­si­den­te du­ran­te la cam­pa­ña. Pe­ro co­me­tió el error de men­tir al Con­gre­so y al Se­na­do so­bre sus re­la­cio­nes con Ru­sia. Él era uno de los con­tac­tos del Krem­lin en el equi­po del mag­na­te y se­ma­nas des­pués se des­cu­brió que ha­bía co­bra­do del en­torno de Vla­di­mir Pu­tin pa­ra de­fen­der los in­tere­ses de Ru­sia en Es­ta­dos Uni­dos. Trump for­zó el apo­yo re­pu­bli­cano pa­ra nom- brar­lo ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. Re­sis­tió 23 días an­tes de ser des­ti­tui­do el 13 de fe­bre­ro.

La de Kelly es la se­gun­da mar­ca me­nos lon­ge­va del ac­tual Go­bierno. El ré­cord lo tie­ne Ant­hony Sca­ra­muc­ci, cu­ya se­cuen­cia la­bo­ral en la Ca­sa Blan­ca fue me­teó­ri­ca. Mooch —co­mo era co­no­ci­do, un mo­te que tra­du­ci­do al es­pa­ñol sig­ni­fi­ca go­rrón— fue nom­bra­do un vier­nes, pro­vo­có la di­mi­sión del has­ta en­ton­ces por­ta­voz pre­si­den­cial, Sean Spi­cer, ese mis­mo día, ce­nó al miér­co­les si­guien­te con Me­la­nia y Do­nald en el Air For­ce One, se hi­zo un sel­fi en el avión pre­si­den­cial, ame­na­zó con des­pe­dir a dos do­ce­nas de em­plea­dos de la Ca­sa Blan­ca por fil­tra­do­res, eje­cu­tó el adiós de Rein­ce Prie­bus tras acu­sar­le de ser un «pa­ra­noi­co es­qui­zo­fré­ni­co» y fue des­pe­di­do al lu­nes si­guien­te, 10 días des­pués, ré­cord de bre­ve­dad en el car­go no so­lo en la era Trump, sino tam­bién en la his­to­ria de la Ca­sa Blan­ca.

Prie­bus, el ami­go.

Rein­ce Prie­bus

es, por el mo­men­to, el úl­ti­mo de la lis­ta de víc­ti­mas la­bo­ra­les del pre­si­den­te. Su ca­so da una idea del per­fil de Trump. Prie­bus es un his­tó­ri­co del Par­ti­do Re­pu­bli­cano, don­de el mag­na­te no go­za de de­ma­sia­das sim­pa­tías. Era el pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal, el ór­gano en­car­ga­do de mon­tar las pri­ma­rias pa­ra ele­gir can­di­da­to a la Ca­sa Blan­ca y fue el úni­co que cre­yó en las po­si­bi­li­da­des del mi­llo­na­rio neo­yor­quino de lle­gar a la Ca­sa Blan­ca. Trump le en­car­gó la tran­si­ción de po­de­res con los mi­nis­tros de Oba­ma y lue­go le nom­bró je­fe de ga­bi­ne­te pre­si­den­cial, un pues­to cla­ve en el or­ga­ni­gra­ma es­ta­dou­ni­den­se, equi­va­len­te en com­pe­ten­cias a un vi­ce­pre­si­den­te. Sin em­bar­go, la fal­ta de éxi­tos le­gis­la­ti­vos y los tro­pie­zos en las re­la­cio­nes con los re­pu­bli­ca­nos en el Con­gre­so y el Se­na­do ahon­da­ron una bre­cha que se ha­bía abier­to en su re­la­ción du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, cuan­do Prie­bus le in­si­nuó que lo me­jor era re­nun­ciar a la ca­rre­ra pre­si­den­cial tras fil­trar­se una gra­ba­ción en la que ha­bla­ba muy des- pec­ti­va­men­te de las mu­je­res. 189 días du­ró en el car­go. An­tes, el 30 de mar­zo, ya asis­tió al adiós de Ka­tie Walsh, una de sus asis­ten­tes, ful­mi­na­da tras ser acu­sa­da de fil­tra­do­ra.

EL ES­PÍA El in­co­rrup­ti­ble.

En pleno es­cán­da­lo del Ru­sia­ga­te, la prin­ci­pal ame­na­za a me­dio pla­zo pa­ra la cre­di­bi­li­dad po­lí­ti­ca de Trump, el pre­si­den­te ci­tó a ce­nar a Ja­mes Co­mey, en­ton­ces je­fe del FBI. La idea era son­sa­car­le in­for­ma­ción so­bre las in­ves­ti­ga­cio­nes en mar­cha, pe­ro aca­bó pi­dién­do­le leal­tad a cam­bio de se­guir en el car­go. El aco­so pre­si­den­cial du­ró dos se­ma­nas. Pe­se a las ame­na­zas, Co­mey se man­tu­vo fir­me y se­ña­ló las men­ti­ras del pre­si­den­te so­bre el Ru­sia­ga­te y con­fir­mar la in­je­ren­cia ru­sa. Ca­yó el 9 de ma­yo.

LOS ABO­GA­DOS Mie­do a Mos­cú.

Una de las sa­li­das más sor­pren­den­tes fue la de Mark Ka­so­witz, el abo­ga­do per­so­nal del pre­si­den­te, que re­nun­ció a sus car­gos el 20 de ju­lio al des­cu­brir que Trump y su fa­mi­lia le ocul­ta­ban da­tos so­bre la tra­ma ru­sa. Mi­nu­tos an­tes se ha­bía des­pe­di­do Mark Co­rra­llo, por­ta­voz del equi­po le­gal del mag­na­te. Y dos se­ma­nas an­tes, el je­fe de la Ofi­ci­na de Éti­ca, Wal­ter Shaub: «Los es­tán­da­res éti­cos del país es­tán por los sue­los», di­jo.

LOS PE­RIO­DIS­TAS In­con­tro­la­ble.

Trump pre­su­me de dar sus pro­pias no­ti­cias a tra­vés de sus re­des so­cia­les. Me­nos­pre­cia el tra­ba­jo de la pren­sa y, con ello, el de sus co­la­bo­ra­do­res en esa área. Per­dió pri­me­ro a Mi­ke Dub­ke, en ma­yo, tras 86 días en el car­go, har­to de no po­der con­tro­lar la ver­bo­rrea pre­si­den­cial y en­cu­brir sus des­li­ces. El 21 de ju­lio se fue Sean Spi­cer, agra­via­do con el fi­cha­je de Sca­ra­muc­ci. Y el pa­sa­do 25 de ju­lio lo ha­cía Mi­chael Short, vi­ce­por­ta­voz pre­si­den­cial, al que Sca­ra­muc­ci ha­bía pues­to en la lis­ta ne­gra de des­pi­dos acu­sán­do­lo de fil­tra­dor.

LOS SI­GUIEN­TES Mc­Mas­ter y Ses­sions.

La lis­ta de des­pe­di­dos no aca­ba­rá ahí. Las tri­ful­cas in­ter­nas en la Ca­sa Blan­ca se­ña­lan al res­pon­sa­ble de Jus­ti­cia, Jeff Ses­sions, por su pa­pel en el Ru­sia­ga­te, y al de De­fen­sa, Harry Mc­Mas­ter, en­fren­ta­do a John Kelly, co­mo las pró­xi­mas víc­ti­mas de la lis­ta ne­gra. El cu­le­brón con­ti­núa.

Do­ce ve­ces ha re­pe­ti­do ya la fra­se «You are fi­red», las tres pa­la­bras que le hi­cie­ron fa­mo­so Ses­sions y Mc­Mas­ter son los úl­ti­mos en su­mar­se a la lis­ta ne­gra pre­si­den­cial por el mo­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.