El con­cier­to

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Al Sol - INÉS REY

Me di cuen­ta de que me ha­bía he­cho ma­yor cuan­do al leer los nom­bres de los 700 gru­pos que to­ca­ban en el fes­ti­val de ve­rano de mi ciu­dad no co­no­cía a na­die. A nin­guno. Ni al ca­be­za de car­tel. Es­te ve­rano, apro­ve­chan­do los cien­tos de con­cier­tos gra­tui­tos y fes­ti­va­les de en­tra­da li­bre que hay por to­da la geo­gra­fía ga­lle­ga, mi her­ma­na ma­yor de­ci­dió que el me­jor plan pa­ra ce­le­brar mi cum­plea­ños era ir a un con­cier­to. Pe­ro pa­gan­do, que tie­ne más so­le­ra. Co­gió cua­tro en­tra­das, una pa­ra ca­da her­ma­na, por In­ter­net, «que así ele­gi­mos bue­nos si­tios». No ha­brían si­do ma­los de ha­ber in­ter­pre­ta­do el plano del re­cin­to al de­re­cho, pe­ro dios no la do­tó con el don de la abs­trac­ción, así que te­ne­mos cua­tro en­tra­das la­te­ra­les y en la zo­na más al­ta. «Yo pre­fe­ría fo­so, pa­ra bai­lar», pro­tes­to. Tú a ca­llar, que eres la pe­que­ña. ¿No ves, me­troy­me­dio, que tú aba­jo no ves el es­ce­na­rio? Ade­más, es­ta­mos al la­do del bar, que lo vi en el plano». «Tú ves lo que te in­tere­sa», le re­pro­cho mien­tras apro­ve­cho pa­ra ir a por al­go de be­ber. Co­mo no ten­go ma­nos pa­ra cua­tro va­sos, co­jo uno de los gran­des. «Com­par­ti­mos», les di­go. Nos va­mos pa­san­do rá­pi­da­men­te el va­so de una a otra pa­ra que no se ca­lien­te, has­ta que en la cuar­ta vuel­ta se aca­ba. «Tú has be­bi­do más que yo». Ya em­pe­za­mos con las regresiones in­fan­ti­les. Le­van­to a to­da la fi­la y voy al bar a por otro cal­dei­ro. No­to las mi­ra­das ase­si­nas del res­to de es­pec­ta­do­res cla­ván­do­se en mi nu­ca. Se­gui­mos hi­dra­tán­do­nos, pe­ro es­ta vez en la ter­ce­ra vuel­ta ya no hay cer­ve­za. «Ve­te a por otro, que ten­go que be­ber por la re­ten­ción de lí­qui­dos». Aca­to la or­den, que por al­go soy la pe­que­ña y lle­gué diez años más tar­de de lo pre­vis­to. Aho­ra que ya nos he­mos gas­ta­do cua­ren­ta pa­vos en cer­ve­za y me he per­di­do la mi­tad del con­cier­to en la co­la del bar, pa­sa lo que me te­mía: «Me ha­go pis», di­ce una. «Te aguan­tas. ¿No te­nías re­ten­ción? Pues re­tén», de­ci­mos las de­más. «Eso, quie­te­ci­tas un ra­to», di­cen los de atrás. En­tre la cer­ve­za y las dis­cu­sio­nes, lle­gan los bi­ses. «Aho­ra ya po­de­mos po­ner­nos de pie y bai­lar» di­cen. «Me­jor nos sen­ta­mos, que no de­ja­mos ver a los de atrás», di­go yo. «Tran­qui­la, que se sien­ten las se­ño­ras y tú te que­das de pie, que ve­mos igual». El año que vie­ne de fes­ti­val. Lo ju­ro. El mu­ni­ci­pio de Ca­ma­ri­ñas se pre­pa­ra pa­ra la tra­ca fi­nal de las fies­tas en ho­nor a la Vir­gen del Car­men. A las 13.00 ho­ras se rea­li­za­rán los ac­tos re­li­gio­sos, se­gui­dos de la pro­ce­sión que va acom­pa­ña­da por la tra­di­cio­nal Dan­za de Ar­cos. Ac­to se­gui­do, co­men­za­rá la se­sión ver­mú a car­go del dúo Fu­sión La­ti­na. Gru­po que re­pe­ti­rá por la no­che, y acom­pa­ña­dos por la agru­pa­ción Ci­clón pon­drán la no­ta mu­si­cal en la ver­be­na. Ade­más, el gru­po de gai­tas Con To­da en Ban­da se­rán los en­car­ga­dos de los pa­sa­ca­lles que ha­brá por la lo­ca­li­dad de Ca­me­lle en su úl­ti­ma jor­na­da de fes­te­jos a la pa­tro­na de los ma­ri­ne­ros.

Lo­go­ti­po de la apli­ca­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.