La se­gun­da lí­nea, im­pro­duc­ti­va la pa­sa­da cam­pa­ña, pu­so los de­ta­lles de ca­li­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - XURXO FER­NÁN­DEZ

Quin­ce días, a con­tar des­de hoy, es el tiem­po que tie­ne Pe­pe Mel pa­ra com­po­ner un equi­po com­pe­ti­ti­vo pa­ra re­ci­bir al Ma­drid en la pri­me­ra jor­na­da de Li­ga. Le que­dan dos se­ma­nas al téc­ni­co blan­quia­zul pa­ra ha­cer fun­cio­nar una ma­qui­na­ria cu­yas pie­zas es­tán to­da­vía en pro­ce­so de en­gra­na­je y, en al­gu­nos ca­sos, por lle­gar. En el Te­re­sa He­rre­ra, la gran ci­ta de ca­da pre­tem­po­ra­da, me­jo­ró la ima­gen ofre­ci­da en Opor­to y Ovie­do, al­go que no pa­re­cía que fue­ra muy com­pli­ca­do, y eso le lle­gó pa­ra im­po­ner­se a un West Brom­wich más ro­da­do, que con el pa­so de los mi­nu­tos fue per­dien­do fue­lle y ju­ga­do­res (su­frió la ex­pul­sión de Li­ver­mo­re an­tes del des­can­so), que­dán­do­se por mo­men­tos a mer­ced de los ga­lle­gos.

Así se es­cri­be la his­to­ria de un en­cuen­tro en el que el De­por­ti­vo pu­so en jue­go un on­ce que se pa­re­ce­rá mu­cho al que re­ci­bi­rá al Ma­drid, con al­gún pe­que­ño ma- tiz, co­mo po­dría ser la in­cor­po­ra­ción de Cel­so Bor­ges, que sa­le de unos pro­ble­mas fí­si­cos y es­tu­vo en el ban­qui­llo, por Em­re Ço­lak, Por­que a los que es­tán por lle­gar, se les es­pe­ra, pe­ro no al cien por cien pa­ra es­ta pri­me­ra ci­ta.

Y gra­cias a ese gol­pe que Bor­ges re­ci­bió ha­ce una se­ma­na en A Ma­la­ta, fue a lo que Ço­lak pu­do in­crus­tar­se de ini­cio en el on­ce de Mel. Cam­bió el téc­ni­co el sis­te­ma de tres me­dio­cen­tros que tan­to le gus­ta, pa­ra me­ter al tur­co en la me­dia pun­ta y crear una se­gun­da lí­nea de fut­bo­lis­tas ba­ji­tos y de al­ta ca­li­dad téc­ni­ca. Fe­de Car­ta­bia y Bak­ka­li se en­car­ga­ron de es­col­tar al 8 del Dé­por, que du­ran­te los pri­me­ros 45 mi­nu­tos tu­vo sus ha­bi­tua­les de­ta­lles de ca­li­dad y ex­hi­bió un per­fec­to en­ten­di­mien­to con sus dos es­cu­de­ros. Prin­ci­pal­men­te con Bak­ka­li, que cuan­do ca­yó en la cuen­ta de que el ba­lón no es so­lo pa­ra él en­con­tró en el tur­co un ex­ce­len­te so­cio. Tam­bién Car­ta­bia par­ti­ci­pó de esa aso­cia­ción pa­ra crear una me­dia pun­ta muy di­ná­mi­ca y de al­tí­si­mo ni­vel.

Atrás, Sid­nei y Schär se com­ple­men­tan muy bien y dan se­gu­ri­dad, con dos la­te­ra­les de lar­go re­co­rri­do (Juanfran y Lui­sin­ho) que no tie­nen pro­ble­ma en pa­sar­se el par­ti­do su­bien­do y ba­jan­do la ban­da co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na.

La lí­nea de me­dios vol­vió a ser la que más su­fre por mo­men­tos. Y no por fal­ta de ca­li­dad, sino por el re­par­to de ro­les. Tan­to Mosquera co­mo Guil­her­me es­tán más có­mo­dos sa­can­do la pe­lo­ta y de­fen­dien­do, su­frien­do mu­cho cuan­do tie­nen que ade­lan­tar­se un po­co más.

Pe­ro aun­que las pie­zas, por se­pa­ra­do, pa­re­cían fun­cio­nar, la con­jun­ción de las mis­mas no re­sul­tó pro­ve­cho­sa. Al equi­po le cos­tó lle­gar con cla­ri­dad arri­ba y se con­for­mó con un engañosa e ino­cua po­se­sión du­ran­te la pri­me­ra par­te.

En la se­gun­da, con los nu­me­ro­sos cam­bios de am­bos con­jun­tos y el West Brom con un hom­bre me­nos, per­mi­tió un jue­go más abier­to y el Dé­por lo­gró ge­ne­rar más oca­sio­nes y pe­li­gro. Y en una de es­tas ac­cio­nes de fút­bol abier­to, Juanfran apro­ve­chó pa­ra pro­ta­go­ni­zar una de sus ha­bi­tua­les ga­lo­pa­das y me­ter un cen­tro al área que Bruno Ga­ma, el go­lea­dor de la pre­tem­po­ra­da, no des­apro­ve­chó pa­ra mar­car el tan­to da la vic­to­ria. El Dé­por no se con­for­mó y si­guió in­ten­tán­do­lo y Borja Va­lle ob­tu­vo el pre­mio a su in­can­sa­ble tra­ba­jo de to­do el ve­rano se­llan­do un triun­fo que su­po­ne una pe­que­ña ale­gría, pe­ro que no evi­ta ver que fal­ta por pu­lir. Es muy po­si­ble que uno o dos de­lan­te­ros nue­vos no al­can­cen. Ha­rá fal­ta aña­dir un lu­mi­no­so a la lis­ta de la com­pra. Al­go con lo que dis­tin­guir a An­do­ne pa­ra que la se­gun­da lí­nea de ata­que lo per­ci­ba mien­tras ti­ra des­mar­ques de rup­tu­ra. Ayer echó el en­cuen­tro per­si­guien­do pe­lo­tas fantasma a la es­pal­da de la za­ga del West Brom. Unos ba­lo­nes que ca­si nun­ca lle­ga­ron a par­tir de los pies de sus com­pa­ñe­ros, en­re­da­dos en otros asun­tos co­mo la finta, el ta­co­na­zo o el quie­bro. Prac­ti­can­tes de ese fút­bol pa­ra ba­ji­tos que va a te­ner que vol­ver a po­ner de mo­da Pe­pe Mel, en vis­ta del re­per­to­rio de al­tu­ras que ma­ne­ja en la plan­ti­lla.

Le­gión de de­por­tis­tas bre­ves en cuan­to a ta­ma­ño pe­ro in­ten­sos en su re­la­ción con el cue­ro. Les cues­ta sol­tar­lo. A ve­ces, pa­ra bien. Des­pués de que el Dé­por pa­de­cie­ra en Opor­to y Ovie­do una preo­cu­pan­te in­ca­pa­ci­dad pa­ra apro­xi­mar­se a la me­ta ad­ver­sa­ria, el cuen­to cam­bió un po­co en ca­sa. Si lo­gró ase­diar, al me­nos a rá­fa­gas, la del West Brom fue prin­ci­pal­men­te a tra­vés de chis­pa­zos de al­gu­nos de sus me­nu­dos. El más ins­pi­ra­do fue Bak­ka­li. La la­bor del bel­ga que­dó re­co­no­ci­da tras el en­cuen­tro con su de­sig­na­ción co­mo me­jor ju­ga­dor, y du­ran­te el cho­que me­dian­te va­rias de las es­ca­sas tan­das de aplau­sos que par­tie­ron de la gra­da. Tam­bién su en­tre­na­dor lo dis­tin­guió. «Nos ofre­ce eso que bus­cá­ba­mos en el mer­ca­do. Que­ría­mos gen­te que rom­pie­ra lí­neas, que mar­ca­ra el rit­mo, que tu­vie­ra uno con­tra uno, que fue­ra ca­paz de sa­car fal­tas… Que cuan­do ten­ga el ba­lón con­si­ga ha­cer co­sas di­fe­ren­tes», re­fle­xio­nó Mel. El mís­ter no de­tu­vo ahí sus elo­gios al ex­tre­mo: «Tie­ne ga­nas. Lo po­de­mos usar en tres po­si­cio­nes. Pre­fie­re ju­gar co­mo hoy, pe­ro bien por de­re­cha o por den­tro. An­te la pre­sen­cia de An­do­ne, nos ayu­da en esa fa­ce­ta».

Bruno Ga­ma y Borja Va­lle fue­ron los au­to­res de los tan­tos del con­jun­to blan­quia­zul

ÁN­GEL MAN­SO

Los ju­ga­do­res del De­por­ti­vo po­san con el tro­feo tras ga­nar al equi­po in­glés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.