El di­fí­cil ob­je­ti­vo de com­pa­gi­nar pár­king y un trá­fi­co or­de­na­do

El Con­ce­llo en­sa­ya fór­mu­las pa­ra me­jo­rar el apar­ca­mien­to, mien­tras los clu­bes ges­tio­nan sue­lo pa­ra apo­yar al fút­bol ba­se

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MAR­COS GA­GO

San­xen­xo en un día de sol y pla­ya del mes de agos­to, pre­fe­ren­te­men­te en fin de se­ma­na, su­ma más de cien mil per­so­nas y se con­vier­te en la ter­ce­ra ciu­dad de Ga­li­cia, so­lo por de­ba­jo de Vi­go y A Co­ru­ña. Apar­car, en es­tas cir­cuns­tan­cias, pue­de con­ver­tir­se en una es­pe­cie de odi­sea dig­na de Uli­ses o en un re­to a in­cluir en los do­ce tra­ba­jos de Hér­cu­les. Es la que­ja de to­dos los años. No hay don­de apar­car y es­to em­pu­ja a los vi­si­tan­tes a otros mu­ni­ci­pios, o ago­ta la pa­cien­cia de los con­duc­to­res dan­do vuel­tas y más vuel­tas has­ta en­con­trar un hue­co.

Es­te año el Con­ce­llo ha adop­ta­do va­rias me­di­das que di­fe­ren­cian es­te ve­rano de años pa­sa­dos. Son prue­bas, cu­ya efec­ti­vi­dad ha­brá que eva­luar en sep­tiem­bre, pe­ro una co­sa sí se ha con­se­gui­do: no pa­san inad­ver­ti­das. La zo­na azul fue una me­di­da que sor­pren­dió a pro­pios y ex­tra­ños por la ra­pi­dez de su eje­cu­ción y la es­ca­sa pu­bli­ci­dad so­bre su fun­cio­na­mien­to. Fi­nal­men­te, se han pin­ta­do tra­mos de zo­na azul en las ca­lles Ma­drid, Vidal Ro­cha — po­pu­lar­men­te co­no­ci­da co­mo la ca­lle de la Mo­da— y Luis Ro­ca­fort y el pa­seo de Sil­gar. Los de­trac­to­res di­cen que se han pa­sa­do pin­tan­do ra­yas azu­les sin ton ni son y que las mul­tas son más que du­do­sas des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co. Sus de­fen­so­res se­ña­lan que la zo­na azul ha lo­gra­do po­ner fin a la es­tam­pa de los co­ches apar­ca­dos una se­ma­na se­gui­da ocu­pan­do la mis­ma pla­za. Es­ta con­tro­ver­ti­da me­di­da se­rá so­lo du­ran­te el ve­rano y la po­lé­mi­ca que des­per­tó no se ha aba­ti­do.

Otra no­ve­dad se en­cuen­tra en el ám­bi­to de los puer­tos. En San­xen­xo, don­de fun­cio­na to­do el año las 24 ho­ras el pár­king de Nau­ta, se ha abier­to des­de el pa­sa­do vier­nes el ni­vel su­pe­rior, en la Pra­za do Mar, pa­ra dar ca­bi­da a has­ta 208 es­ta­cio­na­mien­tos cuan­do aba­jo se sa­tu­re la en­tra­da. Es una ges­tión mu­ni­ci­pal. En Por­to­no­vo, se han ha­bi­li­ta­do 47 pla­zas en el pár­king del puer­to y el fin de se­ma­na se abren el es­pi­gón y el en­torno de la lon­ja. A cam­bio, la co­fra­día exi­gió la fir­ma de un con­ve­nio y que la Po­li­cía Lo­cal en­tre en el puer­to pa­ra san­cio­nar y po­ner or­den cuan­do se le re­quie­ra. La me­di­da ha sa­tis­fe­cho a ve­ci­nos y co­mer­cian­tes.

Un ter­cer cam­bio es­tá en la ges­tión, por par­te de los clu­bes y por acuer­do con los pro­pie­ta­rios —sean par­ti­cu­la­res o ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Igle­sia— de bol­sas de sue­lo sin edi­fi­car en Por­to­no­vo y San­xen­xo. A fa­vor del Xu­ven­tu­de, es­te club co­bra por el uso de unos te­rre­nos en Pa­dri­ñán y las dos par­ce­las de­trás del tem­plo nue­vo. En Por­to­no­vo, es el Por­to­no­vo SD, en dos fin­cas con­ti­guas a la en­tra­da de la vi­lla. Los in­gre­sos a car­go de es­tos clu­bes se des­ti­na­rán al fút­bol ba­se. El pár­king en O Sea­me, ha­bi­li­ta­do por el tri­par­ti­to, con­ti­núa sien­do gra­tui­to.

Por úl­ti­mo, en A Lan­za­da, ve­ci­nos y vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar ya des­de es­te ve­rano del apar­ca­mien­to or­de­nan­do 200 pla­zas que se re­par­ten a am­bos la­dos de la PO-308, re­cién re­for­ma­da y con nue­va se­ña­li­za­ción ho­ri­zon­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.