«Hay mu­cho la­drón de wi­fi en ve­rano»

Pro­li­fe­ran las per­so­nas que apro­ve­chan las co­ne­xio­nes de ca­fe­te­rías pa­ra te­ner In­ter­net gra­tis

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓ­PEZ PENIDE

De bue­nas a pri­me­ras, los clien­tes se co­men­za­ron a que­jar de la ma­la co­ne­xión de la wi­fi que ofre­cía en su ca­fe­te­ría. Ins­tan­tes des­pués com­pro­ba­ba có­mo el rou­ter le mos­tra­ba que ha­bía una de­ce­na o, en al­gún ca­so, una vein­te­na de IP —di­rec­cio­nes de In­ter­net— co­nec­ta­das cuan­do en su lo­cal no lle­ga­ban a cin­co las per­so­nas que es­ta­ban to­man­do una con­su­mi­ción. En la ca­lle, la ima­gen era la de un gru­po de per­so­nas que, en las pro­xi­mi­da­des del ne­go­cio, no apar­ta­ban la vis­ta de sus smartp­ho­nes y ta­ble­tas.

Es­te es el día a día de mu­chos ne­go­cios de Pon­te­ve­dra que, co­mo en el ca­so de El Pe­ca­do, tie­nen que li­diar con go­rro­nes de wi­fi. «La gen­te en­tra, pi­de un ca­fé y la con­tra­se­ña, y lue­go al día si­guien­te ya ni pi­de na­da», se­ña­la Daniel Vidal Alon­so. En su ca­so, el mo­men­to en el que más se no­ta su pre­sen­cia «es por las no­ches». De he­cho, «mu­chas ve­ces hay que des­ac­ti­var el rou­ter por la no­che pa­ra que no se pon­gan fue­ra a ‘‘ro­bar’’».

No es la úni­ca so­lu­ción que tie­nen pa­ra com­ba­tir es­ta pla­ga. Así, tam­bién han op­ta­do por «cam­biar la con­tra­se­ña ca­da dos por tres», si bien, en es­te ca­so, han no­ta­do co­mo mu­chos clien­tes vuel­ven a re­pe­tir el mo­dus ope­ran­di sin ru­bor al­guno. Es­to es, vuel­ven a en­trar, se to­man un ca­fé y pi­den la nue­va cla­ve. Y la his­to­ria de vuel­ve a re­pe­tir.

En otros ca­sos, hay quien op­ta por la es­tra­te­gia de Sun Tzu y eso de que «si no pue­des con tu enemi­go, úne­te a él». O, al me­nos, des­preocú­pa­te. «Ellos mis­mos pi­den la con­tra­se­ña sin con­su­mir, ni na­da. E igual­men­te se la da­mos. A mí no me mo­le­ta», se­ña­la Lía Ló­pez Roel, de El Pu­che­ro, si bien no du­da en re­co­no­cer que «sí es cier­to que hay mu­cho la­drón de wi­fi en ve­rano».

Aun­que en la ma­yor par­te de los ne­go­cios han per­ci­bi­do un in- cre­men­to de es­tas con­duc­tas con la lle­ga­da del ve­rano, en El Pu­che­ro, tal vez por su ubi­ca­ción, apun­tan que tam­bién en in­vierno no­tan la pro­li­fe­ra­ción de es­tas per­so­nas. De igual mo­do, Lía Ló­pez se­ña­la que es con la caí­da del sol cuan­do más per­ci­ben una ba­ja de la ve­lo­ci­dad de la co­ne­xión: «A no­so­tros no nos mo­les­ta».

Es­te ti­po de si­tua­cio­nes no so­lo se dan en los lo­ca­les del cas­co his­tó­ri­co de Pon­te­ve­dra o es­tán vin­cu­la­das con la lle­ga­da de tu­ris­tas, ya que hay ca­fe­te­rías en los que los go­rro­nes, al pa­re­cer, son los in­qui­li­nos de vi­vien­das pró­xi­mas o, in­clu­so, los em­plea­dos De iz­quier­da a de­re­cha y de arri­ba a aba­jo, Daniel Vidal Alon­so, de El Pe­ca­do; Lía Ló­pez Roel, de El Pu­che­ro; An­to­nio Domínguez Cres­po, de Ar­ca­na; Ma­ri­sa Gon­zá­lez Fe­rro, de la Ca­fe­te­ría Ba­sic; y Ba­si­lio Abril Ro­drí­guez, de la ta­pe­ría Ba­si­lio. de ne­go­cios cer­ca­nos al su­yo. Así, en la Ca­fe­te­ría Ba­sic, han po­di­do des­cu­brir, tras ana­li­zar el sis­te­ma, que hay «gen­te co­nec­ta­da que no es­ta­ba den­tro del lo­cal».

En es­tas si­tua­cio­nes, «da­do que los clien­tes quie­ren co­nec­tar­se y no pue­den, se des­ac­ti­va el ser­vi­cio y des­pués son ellos los pri­me­ros en co­nec­ta­se», apun­ta Ma­ri­sa Gon­zá­lez Fe­rro, quien, al igual que otros en su sec­tor, se per­ca­tó de la pro­ble­má­ti­ca cuan­do In­ter­net «iba más len­to». En va­rias oca­sio­nes, han te­ni­do que «cam­biar de cla­ves».

Fue­ra de Pon­te­ve­dra, en Poio, la si­tua­ción se re­pi­te, aun­que, apa­ren­te­men­te, con una in­ten­si­dad me­nor. En to­do ca­so, al caer la tar­de, no es ra­ro ver, en las in­me­dia­cio­nes del Ar­ca­na, a al­gu­na per­so­na apo­ya­das en la fa­cha­da del edi­fi­cio o sen­ta­das en la ba­ja­da del ga­ra­je —más de un re­si­den­te ha te­ni­do que ti­rar de cla­xon pa­ra lla­mar su aten­ción pa­ra que se apar­ta­ra— te­clean­do de mo­do com­pul­si­vo en sus mó­vi­les. Su ti­tu­lar, An­to­nio Domínguez Cres­po, quien lle­va ape­nas unos me­ses en el ne­go­cio, re­co­no­ce que, no obs­tan­te, «no te­ne­mos de­ma­sia­dos pro­ble­mas».

Sin sa­lir de es­te mu­ni­ci­pio, Ra­xó fue no­ti­cia es­ta se­ma­na por el van­da­lis­mo en la se­de de su co­fra­día de pes­ca­do­res y que es­tos vin­cu­lan con el bo­te­llón de gen­te atraí­da por la wi­fi gra­tui­ta de la Ca­sa da Cul­tu­ra. Tam­bién los ba­res pa­de­cen a los go­rro­nes, co­mo re­co­no­ce Ba­si­lio Abril Ro­drí­guez, de la ta­pe­ría Ba­si­lio. «No es que cau­sen mu­chos tras­tor­nos, pe­ro sí te ra­len­ti­zan la co­ne­xión y, de vez en cuan­do, hay que cam­biar la cla­ve por­que si no hay mu­cha gen­te en­gan­cha­da. Es­to es co­sa, so­bre to­do, de cha­va­les jó­ve­nes»

Tam­po­co la ca­pi­tal tu­rís­ti­ca de las Rías Bai­xas se li­bra un fe­nó­meno que, si bien au­men­ta du­ran­te el ve­rano con la ma­yor afluen­cia de tu­ris­tas, tam­bién se pro­du­ce en tem­po­ra­da in­ver­nal. Otra mo­da­li­dad de go­rrón de wi­fi la cons­ti­tu­yen esos clien­tes que se pi­den un ca­fé o un bo­te­llín de agua y se pa­san ho­ras co­nec­ta­dos a In­ter­net sin mo­ver­se del bar: «Es­tos son peo­res por­que nos ocu­pan una me­sa to­da una tar­de o to­da una ma­ña­na cuan­do po­dría­mos es­tar dan­do otros ser­vi­cios», la­men­tó un hos­te­le­ro de San­xen­xo que pi­dió per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.