La cri­sis hu­ma­ni­ta­ria se ce­ba con los me­no­res ve­ne­zo­la­nos

En cua­tro es­ta­dos, el por­cen­ta­je de ni­ños con des­nu­tri­ción gra­ve se ele­va al 12 %

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - PE­DRO GAR­CÍA OTE­RO

Cá­ri­tas lle­va ca­si un año so­li­ci­tan­do que se abra un ca­nal hu­ma­ni­ta­rio pa­ra pa­liar la pre­ca­ria si­tua­ción de Ve­ne­zue­la. En ese lap­so, una de sus in­ves­ti­ga­do­ras, Su­sa­na Raf­fa­lli, ha vis­to cre­cer el fan­tas­ma del ham­bre, al pun­to de que, en una eva­lua­ción he­cha en cua­tro es­ta­dos, el por­cen­ta­je de ni­ños con des­nu­tri­ción gra­ve es del 12 %., el de mo­de­ra­da o le­ve ya se ele­va al 50 %. El es­tu­dio, que se hi­zo en zo­nas ru­ra­les y ur­ba­nas po­bres, mues­tra a un país al bor­de de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, com­pli­ca­da por la es­ca­sez de me­di­ca­men­tos.

A los hos­pi­ta­les es­tán lle­gan­do ni­ños aque­ja­dos de pe­la­gra o mal de Kwa­shior­kor (do­len­cias cau­sa­das por de­fi­cien­cia de vi­ta­mi- nas o nu­trien­tes) tan fuer­tes que a los tres años es­tán desahu­cia­dos y ya no po­drán lle­var una vi­da nor­mal, ad­vier­te Cá­ri­tas. En­fer­me­da­des que has­ta aho­ra eran des­co­no­ci­das en el país, y que es­tán cau­sa­das por­que mu­chos ni­ños ja­más to­man le­che (muy es­ca­sa), ni co­men pro­teí­nas ani­ma­les (muy ca­ras), y so­lo se ali­men­tan de agua de arroz o de la que que­da de co­ci­nar bo­lli­tos de ha­ri­na de maíz. En­tre cin­co o sie­te mue­ren en hos­pi­ta­les, se­ña­la Raf­fa­lli, «pe­ro han de ser más si se cuen­tan lo que fallecen en sus ho­ga­res».

En un país en el que el Go­bierno in­ten­ta ocul­tar los nú­me­ros de su fra­ca­so, el de me­no­res fa­lle­ci­dos por des­nu­tri­ción se­ría un da­to de­mo­le­dor. De he­cho, Ma­du­ro des­ti­tu­yó a An­to­nie­ta Ca­po­ra­le co­mo mi­nis­tra de Sa­lud por pu­bli­car los bo­le­ti­nes epi­de­mio­ló­gi­cos, de obli­ga­to­ria di­vul­ga­ción, que no se mos­tra­ban des­de el 2015, y en los que se evi­den­cia­ba un agu­do in­cre­men­to (40 %) de la mor­ta­li­dad ma­terno-in­fan­til en­tre el 2016 y es­te año.

Los ni­ños con des­nu­tri­ción no se ven por las ca­lles, pe­ro sí se ve la gen­te que co­me de la ba­su­ra; ver­da­de­ras le­gio­nes en un país en el que 74 % de la po­bla­ción, se­gún la En­cues­ta de Con­di­cio­nes de Vi­da (En­co­vi) de las uni­ver­si­da­des Cen­tral, Ca­tó­li­ca y Si­món Bo­lí­var, per­dió más de ocho ki­los de pe­so el año pa­sa­do; y en el que 11 %, se­gún un son­deo pre­sen­ta­do ha­ce dos me­ses, ya es­tá ha­cien­do una so­la co­mi­da al día.

Cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial

Pe­ro el es­ce­na­rio del 2016 era ca­si be­nigno, si se le com­pa­ra con el de es­te año. «La cri­sis ha co­men­za­do a cre­cer en for­ma ex­po­nen­cial», se­ña­la Raf­fa­lli. «Y es la con­se­cuen­cia de va­rias cri­sis su­per­pues­tas. Se jun­tan una cri­sis de ali­men­ta­ción con una cri­sis de sa­lud, y se agra­va por la fal­ta de gas (des­de la na­cio­na­li­za­ción del sec­tor, la es­ca­sez de bom­bo­nas pa­ra co­ci­nar es en­dé­mi­ca, y las pro­tes­tas por es­ta es­ca­sez, fre­cuen­te, so­bre to­do en el in­te­rior del país) y por la fal­ta de di­ne­ro en efec­ti­vo» (los ban­cos es­tán otor­gan­do so­lo 1,5 eu­ros dia­rios a los de­po­si­tan­tes que van a re­ti­rar, por la fal­ta de bi­lle­tes y la ve­lo­ci­dad con la que es­tos que­dan sin va­lor).

Es­te úl­ti­mo pun­to (la ve­lo­ci­dad en la que se es­tá de­va­luan­do la mo­ne­da y con la que se es­tán re­em­pla­zan­do pre­cios en los mer­ca­dos, dia­ria­men­te) es­tá ge­ne­ran­do aún ma­yor preo­cu­pa­ción. Se es­ti­ma que el 82 % de po­bre­za que mues­tra la En­co­vi (más o me­nos re­par­ti­da en­tre un 30 % de po­bre­za ex­tre­ma y un 50 % de po­bre­za mo­de­ra­da) pue­de lle­gar al 90 %.

El suel­do mí­ni­mo ya ni si­quie­ra es de 10 eu­ros. Y eco­no­mis­tas ad­vier­ten que la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te crea­rá más des­con­fian­za, más emi­gra­ción de pro­fe­sio­na­les ca­pa­ci­ta­dos y, fi­nal­men­te, más po­bre­za y ham­bre, que ya pe­san co­mo una lá­pi­da so­bre el fu­tu­ro del país, ad­vier­te Raf­fa­lli: «Aun­que la cri­sis ter­mi­ne, ya hay una ge­ne­ra­ción a la que va a ser muy di­fí­cil re­cu­pe­rar».

A. M. CA­SA­RES REUTERS

Cá­ri­tas ad­vier­te so­bre la gra­ve si­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.