La Mi­lla de Cam­ba­dos abre su ins­crip­ción

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes -

El vier­nes, día 11, es el día es­co­gi­do por el Con­ce­llo de Cam­ba­dos pa­ra la or­ga­ni­za­ción de la vi­gé­si­mo ter­ce­ra edi­ción de la Mi­lla e Do­bre Mi­lla de Cam­ba­dos. Una prue­ba co­or­ga­ni­za­da por la ad­mi­nis­tra­ción lo­cal y el Club Atle­tis­mo Cam­ba­dos (C.A.C.), con las sie­te de la tar­de co­mo ho­ra­rio fi­ja­do pa­ra su pis­to­le­ta­zo de sa­li­da.

Los in­tere­sa­dos pue­den ano­tar­se ya en la ofi­ci­na del ani­ma­dor de­por­ti­vo mu­ni­ci­pal, o bien el mis­mo día de la Mi­lla e Do­bre Mi­lla de Cam­ba­dos en la zo­na de par­ti­da de la ca­rre­ra has­ta me­dia ho­ra an­tes de su ini­cio. —¡En el 800 es un mun­do! Es di­fí­cil. To­do co­men­zó con Landín. Es un en­tre­na­dor que lle­vó a atle­tas que fue­ron olím­pi­cos, in­ter­na­cio­na­les. Yo ne­ce­si­ta­ba un en­tre­na­dor así. Que con­tro­le ca­da en­tre­na­mien­to. Con­tro­la tan­to da­tos de atle­tis­mo, co­mo de quí­mi­ca y de bio­lo­gía, y uti­li­za to­dos esos co­no­ci­mien­tos pa­ra plan­tear sus en­tre­nos. Pa­sé de una pre­pa­ra­ción de ba­se, a una pre­pa­ra­ción es­pe­cí­fi­ca. Y se no­tó mu­cho. Y tra­ba­jar con un gru­po de en­tre­na­mien­to co­mo el que ten­go ayu­da mu­cho. — ¿A qué le da más va­lor, a sus tres ré­cords en­ca­de­na­dos en po­co más de dos me­ses y me­dio, o a su pri­mer tí­tu­lo y me­da­lla de pla­ta en un Cam­peo­na­to de Es­pa­ña? —¡Bufff! [Ri­sa]. Di­fí­cil. A mí hoy lo que más me im­por­ta es el ré­cord, mi mar­ca. A una ca­rre­ra vas con otra con­fian­za si tie­nes una mar­ca co­mo la que ten­go aho­ra. —¿Se ima­gi­na­ba to­do es­to cuan­do se pu­so a las ór­de­nes de Landín? —Fa­se de des­can­so ac­ti­vo, y en sep­tiem­bre, vuel­ta al rue­do pa­ra pre­pa­rar la tem­po­ra­da 2017/18. ¿En qué con­sis­te su des­can­so ac­ti­vo, y có­mo en­fo­ca el pró­xi­mo cur­so? —En­treno días al­ter­nos. No son en­tre­na­mien­tos exi­gen­tes, por­que Landín quie­re que des­can­se la ca­be­za, tra­ba­jan­do la re­sis­ten­cia sin dar­te cuen­ta. So­bre el 2018, me cues­ta po­ner­me un ob­je­ti­vo des­pués de es­te año, por­que to­do vino un po­co a lo lo­co. Quie­ro se­guir man­te­nién­do­me en el po­dio, y me­jo­rar mi mar­ca, ob­via­men­te. —¿Y fue­ra de Es­pa­ña? —El pró­xi­mo año hay Mun­dial. Si di­go la ver­dad, no sé ni lo que pi­den pa­ra ir. Me gus­ta­ría ir. Más que un ob­je­ti­vo, por aho­ra es un sue­ño pa­ra la tem­po­ra­da que vie­ne. —¿Dón­de se ve en el fu­tu­ro? —Pue­den pa­sar mu­chas co­sas de un día pa­ra otro. Quie­ro es­tar en la éli­te na­cio­nal a ni­vel ab­so­lu­to, po­der es­tar en cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les; y se­guir en­tre­nan­do. —En el 2010 la Ma­zí re­cu­pe­ra­ba el atle­tis­mo de pis­ta en Vilagarcía tras años des­apa­re­ci­do. Es us­ted su pri­me­ra can­te­ra­na en al­can­zar la éli­te na­cio­nal. ¿Se sien­te ejem­plo? ¿Ve lle­gan­do de­trás a más cam­peo­nes de su pue­blo? —Yo es­pe­ro que sí, que sal­gan más. Es una pe­na, Vilagarcía sa­có a mu­chos atle­tas du­ran­te mu­chos años. Es­pe­ro ser­vir de mo­ti­va­ción pa­ra que otros ni­ños y ni­ñas en­tren en el atle­tis­mo. —Al fi­nal, la que co­rre soy yo. Pe­ro sin él... Yo es­tu­ve años con otros en­tre­na­do­res y no con­se­guí es­to. Él di­ce que la que co­rro soy yo, pe­ro sin él no ha­bría si­do ca­paz de con­se­guir na­da de lo que he he­cho es­te año. Des­pués es­tán mis com­pa­ñe­ros de en­treno. Cuan­do las co­sas sa­len bien hay mu­cha gen­te pa­ra dar­te la en­ho­ra­bue­na, cuan­do sa­len mal, hay po­cos. Son co­mo una red que te va a sus­ten­tar si caes mal. Te sir­ven de lie­bre que ha­ce par­te del tra­ba­jo, te ayu­dan con con­se­jos de gen­te que lle­va co­rrien­do to­da su vi­da. Y tam­bién es­tán mis pa­dres, que me lle­van 3-4 días a la se­ma­na a Pon­te­ve­dra, pa­gán­do­me los via­jes por Es­pa­ña y el ma­te­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.