El Rías Bai­xas, pa­sión por la sin­cro­ni­za­da

An­tía Gar­cía vio na­cer al club y cre­ció na­dan­do en él, hoy es una de las en­tre­na­do­ras más jó­ve­nes del plan­tel

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra Deportes - AN­TÍA DA­VI­LA PÉ­REZ

Con tan so­lo sie­te años de vi­da, el club de na­ta­ción sin­cro­ni­za­da Rías Bai­xas es un ha­bi­tual de los po­dios en las com­pe­ti­cio­nes au­to­nó­mi­cas. «En mar­zo de 2008 se pu­bli­có un ar­tícu­lo que anun­cia­ba unas cla­ses de na­ta­ción sin­cro­ni­za­da en el Ins­ti­tu­to Mu­ni­ci­pal dos De­por­tes de Vi­go, tu­vo bas­tan­te éxi­to, así que en sep­tiem­bre se em­pe­zó en se­rio, co­men­za­mos a en­tre­nar más y dos años des­pués de­ci­di­mos or­ga­ni­zar un club», di­ce su en­tre­na­do­ra An­tía Gar­cía.

Fue­ron los pa­dres de las na­da­do­ras quie­nes ini­cia­ron el pro­yec­to: «Ha­bla­ron con aso­cia­cio­nes de­por­ti­vas, lo or­ga­ni­za­ron to­do y lo bau­ti­za­ron». Así cuen­ta el co­mien­zo de es­ta his­to­ria An­tía, una de aque­llas ni­ñas que vi­vió el na­ci­mien­to del Rías. Hoy en día ella es una de las téc­ni­cas del club: «Cuan­do em­pe­zó te­nía­mos tres en­tre­na­do­ras, pe­ro el cua­dro téc­ni­co ha ido va­rian­do a lo lar­go de los años. Aho­ra te­ne­mos seis, y ca­si to­das he­mos si­do na­da­do­ras en el Rías Bai­xas an­tes», ex­pli­ca la pre­pa­ra­do­ra.

A pe­sar de su ju­ven­tud, pues Gar­cía ape­nas es ma­yor de edad, la ex­pe­rien­cia que le da to­da una in­fan­cia y ado­les­cen­cia prac­ti­can­do es­te de­por­te le ha otor­ga­do cua­li­da­des más que su­fi­cien­tes pa­ra pre­pa­rar a las jó­ve­nes del club: «Em­pe­cé por­que una en­tre­na­do­ra que te­nía ha­ce unos años me pi­dió ayu­da pa­ra lle­var un gru­po de ni­ñas. Le gus­tó mu­cho có­mo las tra­ta­ba y de­ci­dió en­se­ñar­me a en­tre­nar». Cuan­do se lo pro­pu­sie­ron, Gar­cía pen­sa­ba que no se­ría lo su­yo: «Al prin­ci­pio me pa­re­ció un po­co com­pli­ca­do, pe­ro lue­go vi que las ni­ñas me ayu­da­ban bas­tan­te, y al ha­ber es­ta­do en su lu­gar, sa­bes có­mo quie­ren que las tra­tes», aña- de la jo­ven téc­ni­ca. «Po­co a po­co fui apren­dien­do y ha­ce tres años em­pe­cé a te­ner res­pon­sa­bi­li­dad co­mo en­tre­na­do­ra».

No obs­tan­te, An­tía no ha de­ja­do de la­do su pro­pia ca­rre­ra de­por­ti­va. La na­da­do­ra ha acu­di­do es­te año a su pri­mer cam­peo­na­to na­cio­nal: «Me pro­pu­sie­ron ir y pen­sé: ‘¡Qué pue­do per­der!’. Mi ob­je­ti­vo, más que ga­nar, era vi­vir esa ex­pe­rien­cia» afir­ma, y pa­re­ce que le gus­tó: «Me lo es­pe­ra­ba más du­ro, y aun­que lo fue, tam­bién lo dis­fru­té mu­chí­si­mo. Me gus­ta com­pe­tir por­que pue­do com­pa­rar­me con las de más y ver có­mo me­jo­rar», ase­gu­ra. Aun­que re­sal­ta que «lo que me apa­sio­na es en­tre­nar, si de­ja­ra de com­pe­tir no me pa­sa­ría na­da, pe­ro ne­ce­si­ta­ría con­ti­nuar en el agua».

Hoy en día, el Rías Bai­xas cuen­ta con 35 alum­nas, y An­tía en­tre­na a 17 de ellas. «Lle­vo un gru­po de diez ni­ñas de ba­se II y III con otra en­tre­na­do­ra, y uno de ba­se I so­la», re­la­ta la na­da­do­ra. «Las pre­pa­ra­mos pa­ra cam­peo­na­tos au­to­nó­mi­cos», di­ce, y re­co­no­ce: «Me pon­go más ner­vio­sa cuan­do com­pi­ten mis ni­ñas que cuan­do com­pi­to yo, por­que ahí se ve re­fle­ja­do mi tra­ba­jo, y si fa­llan sien­to im­po­ten­cia por­que no sé qué ha­cer. Si es­toy yo en el agua y fa­llo es mi pro­ble­ma, so­lo me afec­ta a mí», ex­pli­ca.

Una evo­lu­ción «bes­tial»

Ha­ce ya diez años que Gar­cía se su­mer­gió en el mun­do de la sin­cro­ni­za­da de la mano del Rías Bai­xas. Du­ran­te ese tiem­po ha vis­to cre­cer la dis­ci­pli­na, y la dis­ci­pli­na la ha vis­to cre­cer a ella: «La sin­cro­ni­za­da ha evo­lu­cio­na­do de una for­ma bes­tial. Cuan­do yo em­pe­cé, so­bre el 2008, se reanu­dó la prác­ti­ca de na­ta­ción sin­cro­ni­za­da en to­da

Ga­li­cia. Al prin­ci­pio no sa­bía­mos muy bien có­mo ini­ciar­nos, es­tá­ba­mos to­das un po­co

ver­des. La ma­yo­ría de las na­da­do­ras que co­men­za­mos en esa épo­ca he­mos pa­sa­do a ser las en­tre­na­do­ras, y ve­mos co­mo las ni­ñas evo­lu­cio­nan con no­so­tras, que apren­den de nues­tros erro­res».

Esa fal­ta de ex­pe­rien­cia en los ini­cios de la sin­cro­ni­za­da, se su­plía con la exi­gen­cia: «Las téc­ni­cas nos de­ja­ban cla­ro que es co­lec­ti­vo y si no en­tre­nas, no pue­des com­pe­tir», ad­mi­te Gar­cía, que afir­ma que «la sin­cro­ni­za­da es, tra­di­cio­nal­men­te, un de­por­te de equi­po. Si fa­llas, fa­llan a to­das. Por eso lo más im­por­tan­te es to­már­te­lo muy en se­rio».

XOÁN CAR­LOS GIL

An­tía Gar­cía (de­re­cha) co­men­zó co­mo na­da­do­ra del club y su ju­ven­tud no ha si­do im­pe­di­men­to pa­ra ejer­cer de en­tre­na­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.