El San­tan­der re­tra­sa el ajus­te de per­so­nal en la red del Po­pu­lar has­ta re­cu­pe­rar clien­te­la

El Pas­tor per­día es­te año un 2,5 % de su ne­go­cio has­ta an­tes de la ven­ta; la ma­triz, en cam­bio, ca­si un 20 %

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - A. BAL­SEI­RO, R. SANTAMARTA

La plan­ti­lla del Ban­co Po­pu­lar pue­de res­pi­rar al me­nos un año más. El San­tan­der, su pro­pie­ta­rio des­de ha­ce jus­to dos me­ses, no abor­da­rá a cor­to pla­zo el ajus­te de per­so­nal que se im­po­ne tras la com­pra de la en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Así lo con­fir­mó el con­se­je­ro de­le­ga­do del San­tan­der, Jo­sé An­to­nio Ál­va­rez, en la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos del pri­mer se­mes­tre y así tam­bién se lo co­mu­ni­có la en­ti­dad a sus tra­ba­ja­do­res a tra­vés de una mi­si­va in­ter­na en la que, ade­más de desear­les unas bue­nas va­ca­cio­nes, les in­for­ma­ba de que la in­te­gra­ción de los ser­vi­cios cen­tra­les se ha­ría en el se­gun­do se­mes­tre de es­te año.

Ál­va­rez ya lo ha­bía avan­za­do en­ton­ces, ex­pli­can­do tam­bién el mo­ti­vo por el que el ajus­te de em­pleo de la red se ha­rá con cal­ma: por­que la prio­ri­dad del San­tan­der tras ad­qui­rir el Po­pu­lar es cen­trar­se en el ne­go­cio, que en la úl­ti­ma eta­pa del ban­co —de­bi­do a la pér­di­da ma­si­va de de­pó­si­tos— es­ta­ba pa­ra­li­za­do. Se tra­ta de ga­nar clien­tes y, so­bre to­do, re­cu­pe­rar a los per­di­dos du­ran­te los úl­ti­mos dra­má­ti­cos me­ses del ban­co. De he­cho, el pri­mer eje­cu­ti­vo del ban­co anun­ció que de los 20.000 mi­llo­nes de eu­ros que sa­lie­ron del Po­pu­lar des­de enero y has­ta su re­so­lu­ción, ha­bían re­cu­pe­ra­do un ter­cio, es de­cir,

6.500 mi­llo­nes, en mes y me­dio.

El ban­co tie­ne aún mu­cho mer­ca­do que re­cu­pe­rar. En­tre enero y ma­yo, jus­to las se­ma­nas an­tes de la in­ter­ven­ción (fue el 7 de ju­nio), el Po­pu­lar se ha­bía de­ja­do ca­si un 20 % de sus de­pó­si­tos de par­ti­cu­la­res, se­gún los da­tos que aca­ba de di­fun­dir la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ban­ca (AEB); en to­tal, 13.000 mi­llo­nes so­lo en clien­tes mi­no­ris­tas. En cam­bio, se­gún esa mis­ma fuen­te, la fi­lial ga­lle­ga, el Ban­co Pas­tor, con red y fi­cha pro­pia, ape­nas per­día un 2,5 % has­ta ese mes. Una di­fe­ren­cia cla­ra que de­no­ta el pe­so que la mar­ca Pas­tor tie­ne en­tre sus clien­tes. Una fi­de­li­dad que du­ró has­ta los días pre­vios a la ven­ta, cuan­do el pá­ni­co lle­gó tam­bién a las ofi­ci­nas ga­lle­gas, que de­tec­ta­ron

un pi­co for­tí­si­mo de re­ti­ra­das de fon­dos de sus clien­tes.

Así las co­sas, pa­ra in­ten­si­fi­car la re­cu­pe­ra­ción del ne­go­cio fi­nan­cie­ro re­sul­ta fun­da­men­tal, con­tar con la plan­ti­lla, es­pe­cial­men­te por­que tan­to el Po­pu­lar como el San­tan­der aca­ban de su­frir un ajus­te im­por­tan­te. En el ca­so del pri­me­ro, el pa­sa­do 20 de ju­lio la co­mi­sión de se­gui­mien­to dio por fi­na­li­za­do el ex­pe­dien­te de re­gu­la­ción de em­pleo, que se ce­rró con la sa­li­da de 2.567 per­so­nas en to­do el país —aún no hay da­tos so­bre su im­pac­to en Ga­li­cia—, to­das ellas con ba­jas vo­lun­ta­rias. Se aten­die­ron 68 so­li­ci­tu­des de tras­la­dos de las 218 pe­ti­cio­nes re­gis­tra­das, no se apli­có mo­vi­li­dad for­zo­sa y se cur­sa­ron 127 ex­ce­den­cias vo­lun­ta­rias re­tri­bui­das, se­gún in­for­ma­ron los sin­di­ca­tos.

Pre­sio­nes co­mer­cia­les

Aun­que las or­ga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les va­lo­ran po­si­ti­va­men­te el ba­lón de oxí­geno que pa­ra la plan­ti­lla de la red de ofi­ci­nas su­po­ne

la pre­ten­sión del San­tan­der de re­tra­sar el ajus­te de plan­ti­lla, han ma­ni­fes­ta­do su ma­les­tar por las pre­sio­nes co­mer­cia­les que se les es­tán im­po­nien­do a los tra­ba­ja­do­res de las su­cur­sa­les, pre­ci­sa­men­te en un mo­men­to en el que la plan­ti­lla es­tá ba­jo mí­ni­mos, con per­so­nal de va­ca­cio­nes.

Es una si­tua­ción que ven des­de ha­ce va­rias se­ma­nas. Un ejem­plo de lo que su­ce­de se ha vi­vi­do en Vi­go, don­de, en apli­ca­ción del con­ve­nio, du­ran­te la se­ma­na gran­de —que aca­ba de co­men­zar— el ho­ra­rio de aten­ción de las ofi­ci­nas se re­du­ce, li­mi­tán­do­se de 9 a 13 ho­ras. «Pe­ro es­tán con­vo­can­do vi­deo­con­fe­ren­cias a las 8 de la ma­ña­na y a las 2 de la tar­de, fue­ra del ho­ra­rio la­bo­ral. La pre­sión es enor­me. Co­mer­cial­men­te agos­to sue­le ser un mes flo­jo, pe­ro pa­re­ce que ha­ya que con­tra­tar tar­je­tas aun­que los clien­tes es­tén en la pla­ya o no ha­ya su­fi­cien­te per­so­nal en las ofi­ci­nas», apun­tan fuen­tes sin­di­ca­les, que es­pe­ran que la si­tua­ción se re­con­duz­ca.

Los sin­di­ca­tos de­nun­cian la pre­sión pa­ra re­cu­pe­rar el ne­go­cio per­di­do

CÉ­SAR QUIAN

Se­de de la di­rec­ción re­gio­nal ga­lle­ga del San­tan­der, jun­to a una ofi­ci­na del Po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.