El in­de­pen­den­tis­mo no asus­ta a na­die

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - GON­ZA­LO BAREÑO

Pue­de que se tra­te so­lo de la cal­ma que pre­ce­de a la tem­pes­tad, pe­ro hay al­go ex­tra­ño en el he­cho de que, a me­nos de 60 días del que pro­ba­ble­men­te sea el ma­yor con­flic­to al que se ha en­fren­ta­do Es­pa­ña des­de la Gue­rra Ci­vil, a la in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les pa­rez­ca preo­cu­par­les muy po­co el re­fe­ren­do, el pro­cés, la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña o como quie­ran lla­mar­lo. El veraneante ho­jea la pren­sa mien­tras de­gus­ta su ca­ña de cer­ve­za y su pla­ti­to de gambas ter­cia­das. Lee tre­men­dos ti­tu­la­res so­bre la cues­tión, pe­ro cuan­do agu­za el oí­do, o cuan­do pe­ga la he­bra con al­gún pa­rro­quiano, lo que sa­le es Neymar, el clan de los Villar y has­ta el lum­ba­go de Ra­joy. Pe­ro del pro­cés, na­da.

Cuan­do uno em­pie­za a sen­tir ya has­ta ver­güen­za y re­mor­di­mien­to por no es­tar al bor­de del in­far­to con la ame­na­za de se­ce­sión y el re­fe­ren­do fan­tas­ma, el CIS sa­le a su res­ca­te in­for­mán­do­le de que el asun­to ca­ta­lán so­lo preo­cu­pa a un 2,6 % de los es­pa­ño­les. Y eso, te­nien­do en cuen­ta que ha­ce tres me­ses so­lo eran un 1,6 % los que in­cluían el te­ma en­tre sus preo­cu­pa­cio­nes. Si no fue­ra por­que la co­sa no es pa­ra to­mar­la a bro­ma, da­ría ri­sa ver có­mo en Ca­ta­lu­ña una mi­no­ría fa­na­ti­za­da se es­fuer­za en lla­mar la aten­ción vo­ci­fe­ran­do de for­ma ca­da día más agre­si­va y ele­van­do el sal­va­jis­mo de sus pro­vo­ca­cio­nes a me­di­da que se acer­ca el re­fe­ren­do, sin con­se­guir que na­die les dé una res­pues­ta que vaya más allá de se­ña­lar la es­tu­pi­dez de su dis­cur­so y lo tro­glo­dí­ti­co de sus ac­tos.

«¿Es que no se en­te­ran de que nos va­mos a in­de­pen­di­zar?» «¡Exi­gi­mos cris­pa­ción!», pa­re­cen de­cir­nos. Pe­ro no. «¡Va­mos a de­cla­rar la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral el 2 de oc­tu­bre!». «¡Va­mos a aca­bar con el turismo!». «¡Va­mos a ex­pro­piar ca­sas, ho­te­les, ya­tes, res­tau­ran­tes y par­ques de atrac­cio­nes!». «¡Es­pa­ña es la cul­pa­ble del caos del ae­ro­puer­to de El Prat!». «¡Va­mos a cis­car­nos en to­do lo que di­ga el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal!». «¡Es­pa­ña nos ro­ba!». Y na­da, oye. No hay ma­ne­ra de pa­sar del 2,6 % de preo­cu­pa­ción por el te­ma, te­nien­do en cuen­ta que en ese por­cen­ta­je es­tá in­clui­da la opi­nión de to­dos los ca­ta­la­nes.

La har­tu­ra del ciu­da­dano me­dio con la cues­tión no es de ex­tra­ñar si se tie­ne en cuen­ta que, a la mon­ser­ga que nos en­dil­ga des­de ha­ce años el in­de­pen­den­tis­mo fe­tén, se su­ma el PSOE mon­tan­do un cris­to, pre­ci­sa­men­te aho­ra, con su na­ción de na­cio­nes, o Po­de­mos, que en otro alar­de de coherencia de­fien­de el de­re­cho a de­ci­dir de los ca­ta­la­nes, pe­ro nie­ga a su mi­li­tan­cia en Ca­ta­lu­ña el de­re­cho a de­ci­dir su po­si­ción en Ca­ta­lu­ña.

Yo con­fie­so que to­da­vía a es­tas al­tu­ras ig­no­ro qué es lo que va a su­ce­der el 1 de oc­tu­bre. Pe­ro ten­go la im­pre­sión de que, mien­tras unos po­cos aguar­dan esa fe­cha como si fue­ra el na­ce­de­ro de la his­to­ria, la in­men­sa ma­yo­ría no apues­ta un du­ro a que Ca­ta­lu­ña se vaya a se­pa­rar de Es­pa­ña el 2 de oc­tu­bre y so­lo es­pe­ra que lle­gue ese día de una vez pa­ra pa­sar pá­gi­na y po­ner­nos al lío con esas mi­nu­cias de la cri­sis, el pa­ro, la edu­ca­ción o la co­rrup­ción. Es de­cir, que más que por otra co­sa, el in­de­pen­den­tis­mo pue­de aca­bar fra­ca­san­do por pe­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.