El Ban­co Po­pu­lar y la trans­pa­ren­cia

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - XO­SÉ CAR­LOS CANEIRO

En el ca­pí­tu­lo quin­to del Qui­jo­te, un la­bra­dor en­cuen­tra ti­ra­do en el sue­lo al hi­dal­go man­che­go, mal­he­ri­do y sin po­der­se le­van­tar. Po­co le ha­bía du­ra­do la pri­me­ra sa­li­da y, como tan­tas ve­ces, nues­tro ca­ba­lle­ro cae víc­ti­ma de sus en­so­ña­cio­nes. Ha­ce años que ten­go por cos­tum­bre re­leer a sal­tos la obra maes­tra de Cer­van­tes en tiem­po de es­tío. Es un hábito del que no me des­pren­do: un go­zo que por for­tu­na no me han arre­ba­ta­do es­tos ma­los tiem­pos de li­te­ra­tu­ra de usar y ti­rar, tan fu­nes­ta.

Es­te 2017 he vis­to en Qui­jano un ému­lo de to­do los ac­cio­nis­tas y bo­nis­tas del Ban­co Po­pu­lar: apa­lea­dos, como el in­ge­nio­so ca­ba­lle­ro. Y no so­lo por­que les han arre­ba­ta­do sus ac­cio­nes, sino por­que pa­re­ce que se es­tán bur­lan­do de ellos. Y di­go tal por­que no se pue­de to­mar una de­ci­sión de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas so­bre la ba­se de un in­for­me, rea­li­za­do por la fir­ma De­loit­te, que a día de hoy re­sul­ta des­co­no­ci­do: por­que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas se nie­gan a mos­trar­lo.

Mien­tras es­to su­ce­de, la Au­dien­cia Na­cio­nal ya ha ad­mi­ti­do a trá­mi­te va­rias de­man­das pa­ra es­cla­re­cer to­do lo que ha acon­te­ci­do des­de ini­cios de ju­nio, cuan­do un ban­co que va­lía cer­ca de cin­co mil mi­llo­nes, pa­só a va­ler un eu­ro. Al­go in­ve­ro­sí­mil. Y di­go que va­lía 5.000 mi­llo­nes por­que ese fue el va­lor que en ma­yo le da­ba el Ban­co de San­tan­der al Po­pu­lar. Le au­gu­ra­ba en­ton­ces una subida en bol­sa del 70 % has­ta si­tuar su va­lor en 1,17 eu­ros por ac­ción. El día de la in­cau­ta­ción de las ac­cio­nes del Po­pu­lar, el ban­co va­lía en bol­sa 1.400 mi­llo­nes (0,317 eu­ros por título). Nos ex­pli­ca­ron que ha­bía si­do una cri­sis de li­qui­dez sin pre­ce­den­tes y que to­do se ha­bía he­cho, di­jo el mi­nis­tro De Guin­dos, pa­ra que a los con­tri­bu­yen­tes no les cos­ta­se un du­ro la ope­ra­ción (el mi­nis­tro, sin em­bar­go, ol­vi­dó que los tres­cien­tos mil ac­cio­nis­tas del Po­pu­lar son tam­bién con­tri­bu­yen­tes). Fue el mis­mo mi­nis­tro que días an­tes ase­gu­ra­ba que ese ban­co, en­ton­ces el sex­to de Es­pa­ña, era ab­so­lu­ta­men­te sol­ven­te y que su fu­tu­ro lo de­ci­di­rían los ac­cio­nis­tas de la en­ti­dad. Fal­so. Su fu­tu­ro lo de­ci­die­ron en Eu­ro­pa con noc­tur­ni­dad y ale­vo­sía, dan­do efec­to, por pri­me­ra y úni­ca vez en la his­to­ria, a un me­ca­nis­mo de re­so­lu­ción que me­ses des­pués no se apli­có en Ita­lia, don­de otras en­ti­da­des fi­nan­cie­ras su­frie­ron di­fi­cul­ta­des mu­cho más se­rias que las del Ban­co Po­pu­lar.

Es­tos días se acu­mu­lan las de­man­das. Una aso­cia­ción de afec­ta­dos ha re­cla­ma­do en Eu­ro­pa que pa­guen un jus­ti­pre­cio por la ac­ción del Po­pu­lar; la ci­fran en 1,85 eu­ros, muy por en­ci­ma de lo que la va­lo­ra­ba en ma­yo el San­tan­der. Y mu­cho más, ob­via­men­te, del eu­ro que pa­gó por el Ban­co Po­pu­lar al com­ple­to. To­do es un des­pro­pó­si­to de ci­fras. Tan­ta con­fu­sión no la ad­mi­te una de­mo­cra­cia se­ria. Es­pa­ña sí pa­re­ce ad­mi­tir­la, pa­ra sor­pre­sa de to­dos. Y el mi­nis­tro has­ta la aplau­de. A mí, y a cual­quie­ra que se­pa que la trans­pa­ren­cia es el fun­da­men­to de to­da de­mo­cra­cia, me cues­ta en­ten­der­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.