Mo­lei­ro clo­na el «Li­bro de la ca­za», un ma­nual con más de seis si­glos

La obra de Fé­bus pre­sen­ta la mon­te­ría como vía de ac­ce­so al Pa­raí­so de los ca­za­do­res

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - RO­DRI GAR­CÍA

Du­ran­te más de dos si­glos el Li­bro de la ca­za era el ma­nual de re­fe­ren­cia pa­ra cual­quier ca­za­dor de la Edad Me­dia. El tex­to fue dic­ta­do a un es­cri­ba por el no­ble fran­cés Gas­ton Fé­bus, con­de de Foix, en­tre 1387 y 1389, y de los 44 ejem­pla­res que se con­ser­van en la ac­tua­li­dad, «el ma­nus­cri­to Fra­nçais 616 es sin du­da el más be­llo y más com­ple­to». Es­to ex­pli­ca el editor Ma­nuel Mo­lei­ro, es­pe­cia­li­za­do en la re­pro­duc­ción de có­di­ces, ma­pas y obras de ar­te rea­li­za­das so­bre per­ga­mino. «Por pri­me­ra y úni­ca vez clo­na­mos el Li­bro de la ca­za», de­ta­lla Mo­lei­ro. El vo­lu­men ori­gi­nal que ha si­do re­pro­du­ci­do se con­ser­va en la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Fran­cia, des­pués de ha­ber pa­sa­do por nu­me­ro­sos pro­pie­ta­rios, en­tre ellos el her­mano de Car­los V o el du­que de Bor­go­ña.

El tex­to «es­tá es­cri­to en un ex­ce­len­te fran­cés sem­bra­do de ca­rac­te­res nor­man­do y pi­car­dos», des­ta­ca el editor, y ade­más de las cues­tio­nes de la ca­za in­clu­ye el Li­bro de ora­cio­nes, del mis­mo au­tor, y un se­gun­do tra­ta­do que lle­va por título Pla­ce­res de la ca­za, cu­yo au­tor es Ga­ce de la Buig­ne.

La pre­sen­cia de es­tos dos anexos, in­di­ca Mo­lei­ro, se de­be a que «más allá de la ca­za, es­te tra­ta­do tan per­so­nal y ori­gi­nal es an­te to­do una obra pro­pia de su tiem­po, cuan­do la idea del pe­ca­do y del te­mor a la con­de­na­ción era om­ni­pre­sen­te». Por ello, Gas­ton Fé­bus «pre­sen­ta la ca­za como un ejer­ci­cio de re­den­ción que per­mi­ti­ría al ca­za­dor el ac­ce­so di­rec­to al Pa­raí­so».

El ar­gu­men­to que da­ba, in­di­can los edi­to­res, es que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de la ca­za «es un re­me­dio per­fec­to pa­ra evi­tar la ocio­si­dad, fuen­te de to­dos los ma­les, al tiem­po que man­tie­ne la pru- nu­me­ra­da a 987 ejem­pla­res», di­ce el editor, na­tu­ral de Ou­ren­se y afin­ca­do en Barcelona.

Ca­da uno de los sie­te ca­pí­tu­los del li­bro, a los que se suman el pró­lo­go y el epí­lo­go, des­cri­ben có­mo lle­var a ca­bo una ca­ce­ría, des­de el oso al co­ne­jo, pen­san­do so­bre to­do en jó­ve­nes apren­di­ces, «una en­se­ñan­za con­ci­sa pe­ro con la vi­va­ci­dad y el in­te­rés pro­pios de al­guien a quien le apa­sio­na la te­má­ti­ca», in­di­can los edi­to­res. Tam­bién des­ta­can la aten­ción que el au­tor pres­ta a los pe­rros, de los que des­cri­be des­de las ra­zas has­ta los com­por­ta­mien­tos, có­mo en­tre­nar­les, dar­les de comer e in­clu­so cu­rar sus en­fer­me­da­des. Por to­do ello, con­si­de­ran que, tal y como re­fle­ja la pu­bli­ca­ción, «re­sul­ta pa­ten­te que la ca­za, afi­ción por ex­ce­len­cia de cual­quier se­ñor de la Edad Me­dia, no es so­la­men­te un pa­sa­tiem­po, sino que con­lle­va­ba mu­chas ha­bi­li­da­des y cua­li­da­des tan­to hu­ma­nas como pro­fe­sio­na­les».

Ri­que­za pic­tó­ri­ca

En cuan­to a las mi­nia­tu­ras que for­man par­te del Li­bro de la ca­za, per­te­ne­cien­tes a la ilustración pa­ri­si­na de prin­ci­pios del si­glo XV, «po­cos son los li­bros de­di­ca­dos al ar­te de la mon­te­ría cu­ya ri­que­za pic­tó­ri­ca sea com­pa­ra­ble a la de las bi­blias», in­di­can. Son 87 mi­nia­tu­ras que fueron en­car­ga­das a va­rios ar­tis­tas, la ma­yor par­te de los cua­les eran in­te­gran­tes de la de­no­mi­na­da co­rrien­te Bed­ford.

En es­tas imá­ge­nes, más allá de las lec­cio­nes de ca­za que mues­tran, con­tie­nen una lec­ción de vi­da con vin­cu­la­cio­nes que eran pro­pias de la épo­ca como eran los jue­gos de co­rres­pon­den­cias en los cua­les las par­tes del cuer­po hu­mano se re­la­cio­na­ban con los pla­ne­tas y las es­tre­llas y las flo­res con el cie­lo.

Blan­ca­nie­ves y los sie­te enani­tos, Walt Dis­ney com­pró los de­re­chos de la no­ve­la Bam­bi, pu­bli­ca­da en 1923 por el es­cri­tor aus­tría­co Fe­lix Sal­ten. Con­si­de­ra­ba que la his­to­ria del cer­va­ti­llo era la po­si­bi­li­dad de rein­ven­tar el género: Bam­bi de­bía mo­ver­se de la for­ma más na­tu­ral po­si­ble pe­se a ser un di­bu­jo. En Es­ta­dos Uni­dos no hay cor­zos, así que el bam­bi ori­gi­nal se con­vir­tió en un cier­vo de Vir­gi­nia. Pa­ra que los di­bu­jan­tes es­tu­dia­ran los mo­vi­mien­tos na­tu­ra­les, Walt Dis­ney tra­jo cier­vos y otros ani­ma­les sal­va­jes a una zo­na va­lla­da en la par­te de atrás de los es­tu­dios y en­vió a equi­pos de ca­ma­ró­gra­fos a los bos­ques pa­ra ob­ser­var a los ani­ma­les en su en­torno real.

El siem­pre per­fec­cio­nis­ta Dis­ney tar­dó cin­co años en es­tar sa­tis­fe­cho con su obra y fi­nal­men­te la pe­lí­cu­la tu­vo su es­treno mun­dial el 8 de agos­to de 1942 en Lon­dres, aun­que se co­men­zó a ex­hi­bir en los ci­nes es­ta­dou­ni­den­ses unos días más tar­de. La elec­ción de la ca­pi­tal bri­tá­ni­ca se de­bió a que los es­tu­dios te­mían las pro­tes­tas de los ca­za­do­res del es­ta­do de Mai­ne, ya que el men­sa­je de la pe­lí­cu­la era muy cla­ro: el ser hu­mano es el peor enemi­go de la na­tu­ra­le­za.

To­dos los es­fuer­zos por ha­cer de la pe­lí­cu­la un éxi­to fueron fa­lli­dos, ya que el pú­bli­co que­ría los ele­men­tos de fan­ta­sía que ha­bían he­cho fa­mo­so al es­tu­dio. Pe­se a ser no­mi­na­da a los Ós­car, Bam­bi no re­cu­pe­ró los cos­tes has­ta des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.