Un­zué quie­re com­bi­nar más que Be­riz­zo RE­PAR­TO DE ROLES

El jue­go po­si­cio­nal, los apo­yos cor­tos y la pre­sión por zo­nas, prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias del nue­vo Cel­ta que la plan­ti­lla de­be ter­mi­nar de asi­mi­lar en los 12 días que res­tan de pre­tem­po­ra­da

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - X. R. C. VI­GO / LA VOZ

Aun­que la plan­ti­lla sea ca­si la mis­ma, con las úni­cas in­cor­po­ra­cio­nes has­ta el mo­men­to de Ma­xi Gó­mez y Lo­bot­ka, el cam­bio de en­tre­na­dor su­po­ne una trans­for­ma­ción im­por­tan­te en el mé­to­do de jue­go que los vi­gue­ses lle­van cua­tro se­ma­nas asi­mi­lan­do y que de­ben aca­bar de per­fi­lar en 12 días, ya que el sá­ba­do 19 co­mien­za la Li­ga. El ata­que po­si­cio­nal, la com­bi­na­ción por en­ci­ma de to­do y los mar­ca­jes por zo­nas de­fi­ni­das del cam­po for­man las gran­des di­fe­ren­cias con res­pec­to a la épo­ca de Be­riz­zo, en don­de el vér­ti­go en las ac­cio­nes y el mar­ca­je al hom­bre eran los as­pec­tos más des­ta­ca­dos. EL BA­LÓN Com­bi­nar a to­da cos­ta fren­te a la po­si­bi­li­dad de un des­pla­za­mien­to lar­go El Cel­ta es un equi­po de buen tra­to de ba­lón des­de los días de Pa­co He­rre­ra. Lle­va una dé­ca­da apos­tan­do por el jue­go com­bi­na­ti­vo que ya for­ma par­te del ADN ce­les­te, pe­ro en­tre Be­riz­zo y Un­zué hay ma­ti­ces evi­den­tes. El To­to que­ría el ba­lón en cam­po con­tra­rio y apos­ta­ba por la cir­cu­la­ción de ba­lón, pe­ro tam­po­co ha­cía as­cos a un sa­que en lar­go o a un ba­lón a la es­pal­da de la de­fen­sa ri­val. Con el na­va­rro to­car de área a área es dog­ma de fe como lo de­mues­tran los dos go­les con­se­gui­dos has­ta la fe­cha en par­ti­dos con­se­cu­ti­vos. To­do pa­sa por los apo­yos en cor­to, ha­bi­li­tar lí­neas de pa­se y ve­lo­ci­dad de ba­lón. PRO­PUES­TA Ata­que po­si­cio­nal fren­te a un jue­go más ver­ti­cal El me­jor Cel­ta del úl­ti­mo trie­nio tra­ta­ba de aca­bar las ju­ga­das a to­da ve­lo­ci­dad. Era su me­jor ar­ma pa­ra des­tro­zar a los ri­va­les, es­pe­cial­men­te cuan­do ro­ba­ba el ba­lón muy arri­ba. Un­zué quie­re un ata­que más or­ga­ni­za­do con un fút­bol con más pau­sa. Y lo quie­re des­de el pri­mer to­que del por­te­ro a la fi­na­li­za­ción del de­lan­te­ro. Por eso nin­guno de los guar­da­me­tas ri­fa un so­lo ba­lón, aun­que es­tén pre­sio­na­dos. EN DE­FEN­SA Del mar­ca­je al hom­bre por Un­zué dan­do ins­truc­cio­nes a Ron­ca­glia ayer.

to­do el cam­po a la co­ber­tu­ra por zo­nas

El ras­go más de­cla­ra­do de Be­riz­zo era el mar­ca­je in­di­vi­dual, con asig­na­cio­nes in­di­vi­dua­les ca­si por to­do el cam­po. Ese as­pec­to cam­bia aho­ra por com­ple­to, ya que los vi­gue­ses pa­san a mar­car por zo­nas y la res­pon­sa­bi­li­dad de la vi­gi­lan­cia in­di­vi­dual pa­sa a un se­gun­do plano. Es­te cam­bio des­pués de tres años es el que más le ha cos­ta­do a los cél­ti­cos, se­gún ad­mi­tió Jo­za­bed. «Las pri­me­ras se­ma­nas qui­zás nos cos­tó un po­co. Aún te­nía­mos la idea de per­se­guir al hom­bre nues­tro pe­ro aho­ra esa idea ya se fue y ya te­ne­mos un nue­vo con­cep­to del mís­ter. Tra­ba­ja­mos mu­chas co­sas y una de ellas es la pre­sión sin ba­lón y creo que ca­da vez la ha­ce­mos me­jor sin per­se­guir al hom­bre como an­tes», ma­ni­fes­tó.

RE­CU­PE­RA­CIÓN Pre­sión in­me­dia­ta tras pér­di­da, idea co­mún pe­ro con ma­ti­ces

Con Eduar­do Be­riz­zo la pre­sión al­ta for­ma­ba par­te del pai­sa­je ce­les­te en el cam­po, y ese con­cep­to

se man­tie­ne aho­ra, pe­ro de otra ma­ne­ra. To­do el equi­po, es­pe­cial­men­te los cen­tro­cam­pis­tas tie­nen la or­den de pre­sio­nar lo an­tes po­si­ble pa­ra evi­tar las con­tras del ri­val. «Nos pi­de que ten­ga­mos ba­lón, pe­ro tras la pér­di­da de ba­lón la pre­sión sea rá­pi­da», una pre­mi­sa que se an­to­ja ca­pi­tal pa­ra que la apues­ta por el fút­bol com­bi­na­ti­vo no su­fra da­ños co­la­te­ra­les.

Ca­da fut­bo­lis­ta tie­ne de­li­mi­ta­da su zo­na a la ho­ra de pre­sio­nar

La ocu­pa­ción del te­rreno de jue­go del mo­do más ade­cua­do es otro as­pec­to fun­da­men­tal en la nue­va idea del cua­dro ce­les­te. Ca­da fut­bo­lis­ta de­be sa­ber cuál es su es­pa­cio pa­ra de­fen­der al con­tra­rio. «El mís­ter quie­re un jue­go de po­si­ción muy mar­ca­do en don­de los ju­ga­do­res se­pa­mos muy buen cual es nues­tra zo­na de mo­vi­mien­tos y no in­va­da­mos es­pa­cios que no de­be­mos ocu­par». Es­te re­par­to pa­re­ce uno de los ca­ba­llos de ba­ta­lla de es­te ve­rano.

XOAN CAR­LOS GIL

M. MORALEJO

Be­riz­zo alec­cio­nan­do a Ros­si la tem­po­ra­da pa­sa­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.