Las obras de la grada de Río vuel­ven a con­di­cio­nar el ini­cio de tem­po­ra­da

Los abo­na­dos se que­jan de su re­ubi­ca­ción pa­ra los dos amis­to­sos, lo que po­dría re­pe­tir­se en el pri­mer par­ti­do de Li­ga, y la fal­ta de ilu­mi­na­ción ame­na­za el se­gun­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes -

La tem­po­ra­da arran­ca con sus­pen­se pa­ra el cel­tis­mo un ve­rano más por mor de las obras de re­for­ma del es­ta­dio. Si la tem­po­ra­da pa­sa­da ha­bía si­do por Tri­bu­na, es­te ve­rano el pro­ble­ma se tras­la­da a grada de Río, que de en­tra­da es­ta­rá ce­rra­da pa­ra los dos par­ti­dos de es­ta se­ma­na, lo que obli­ga a re­ubi­car a los abo­na­dos en otras zo­nas del cam­po y de­ja abier­tas un par de in­cóg­ni­tas pa­ra las dos pri­me­ras ci­tas de Li­ga en ca­sa. Pa­ra el sá­ba­do 19 por­que sin Río abier­to se­ría di­fí­cil me­ter a to­dos los so­cios en el es­ta­dio y pa­ra el vier­nes 8 de sep­tiem­bre, fe­cha en la que el Alavés vi­si­ta­rá Vi­go, por­que en es­tos mo­men­tos esa grada ca­re­ce de ilu­mi­na­ción y pa­ra en­ton­ces se­ría im­po­si­ble ju­gar un par­ti­do que co­mien­za a las nue­ve de la no­che.

La pre­vi­sión del Con­ce­llo es que la grada es­ta­rá ap­ta pa­ra el ini­cio li­gue­ro pe­ro las obras to­da­vía es­tán muy ver­des a es­tas al­tu­ras de agos­to. En 12 días el gra­de­río de­be es­tar ap­to pa­ra al­ber­gar a los so­cios de esa zo­na del cam­po, la más po­bla­da de to­do el es­ta­dio, y 20 días más tar­de esa grada de­be con­tar con la ilu­mi­na­ción co­rres­pon­dien­te pa­ra po­der ce­le­brar el par­ti­do, te­nien­do en cuen­ta la al­ta exigencia de la LFP por la ca­li­dad te­le­vi­si­va de las re­trans­mi­sio­nes.

An­tes de la Li­ga, el equi­po tie­ne por de­lan­te dos amis­to­sos que ya han em­pe­za­do a ge­ne­rar pro­ble­mas. El club ha­bía anun­cia­do la se­ma­na pa­sa­da que des­de ayer los abo­na­dos de Río po­dían ir a re­co­ger sus in­vi­ta­cio­nes y, en res­pues­ta a al­gu­nos afi­cio­na­dos que pre­gun­ta­ban, ha­bían acla­ra­do que se­rían bi­lle­tes pa­ra Tri­bu­na has­ta ago­tar­se exis­ten­cias. Y el tiem­po que tar­dó en ocu­rrir eso re­sul­tó ser un sus­pi­ro.

Ca­si des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, nu­me­ro­sos afi­cio­na­dos co­men­za­ron a que­jar­se de que les es­ta­ban des­pa­chan­do en­tra­das de Gol, una grada más ase­qui­ble por­que sus con­di­cio­nes — prin­ci­pal­men­te la vi­si­bi­li­dad— son mu­cho peo­res. Los abo­na­dos afec­ta­dos de­nun­cian fal­ta de in­for­ma­ción, la­men­tan que no se les com­pen­se y no les pa­re­ce jus­to te­ner que con­for­mar­se con es­te cam­bio ha­bien­do pa­ga­do su abono en Río.

Al­gu­nos de­nun­cia­ron que el per­so­nal de ta­qui­lla les in­di­có que si te­nían al­gu­na que­ja, la pre­sen­ta­ran en el Con­ce­llo. «Res­pon­di­mos que a quien le pa­ga­mos no­so­tros el abono es al Cel­ta», re­la­ta Ós­car Mon­je, uno de esos cel­tis­tas a los que se les asig­nó un si­tio en gol. A la pre­gun­ta de qué pa­sa­rá con­tra la Ro­ma o en el ini­cio de Li­ga —ex­tre­mo que más preo­cu­pa— no hu­bo res­pues­ta. Mu­chos afec­ta­dos in­sis­tían ayer en sen­tir­se «des­pre­cia­dos» por su club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.