Una in­ves­ti­ga­do­ra con 15.000 «hi­ji­tos» en Ecua­dor

Tou­rón lo­gró re­pro­du­cir en el país ecua­to­riano un ti­po de eri­zo que nun­ca an­tes desova­ra en cau­ti­vi­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - MA­RÍA HERMIDA

Noe­lia Tou­rón (Poio, 1981) es una tro­ta­mun­dos. Lo es, al me­nos, des­de que se doc­to­ró en Bio­lo­gía Ma­ri­na y des­cu­brió que, o se mar­cha­ba fue­ra, o aquí no en­con­tra­ba tra­ba­jo de lo su­yo. «Eso lo quie­ro de­cir an­tes de na­da, que si tu­vie­se tra­ba­jo en Es­pa­ña fá­cil­men­te no em­pe­za­ría a mar­char­me fue­ra, no es que me ha­ya ido a bus­car aven­tu­ras, no, me fui pa­ra tra­ba­jar en lo mío. En Es­pa­ña tra­ba­jé en un bar que aca­bó ce­rran­do», acla­ra ella. Efec­ti­va­men­te, no se mar­chó a bus­car aven­tu­ras. Pe­ro re­co­no­ce que la aven­tu­ra la aca­bó en­con­tran­do a ella. Y en esas es­tá to­da­vía. Res­pon­de al te­lé­fono con son­ri­sa. Se le es­cu­cha como si es­tu­vie­se en su Poio na­tal, pe­ro en reali­dad es­tá sen­ta­da en una ofi­ci­na del Ce­naim-Es­pol, el Cen­tro Na­cio­nal de Acui­cul­tu­ra e In­ves­ti­ga­cio­nes Ma­ri­nas de Ecua­dor, y en vez de mi­rar a la is­la de Tam­bo que tan­tas ve­ces ha­brá ob­ser­va­do des­de su tie­rra de ori­gen, aho­ra por la ven­ta­na del des­pa­cho ve la cos­ta pa­cí­fi­ca. En el país ecua­to­riano in­ves­ti­ga con un equi­po que lo­gró que un ti­po de eri­zo que nun­ca se ha­bía re­pro­du­ci­do en cau­ti­vi­dad lo­gra­se ha­cer­lo. De he­cho, en el cen­tro tie­nen aho­ra «unos 15.000 hi­ji­tos» de eri­zo, como ella ca­ri­ño­sa­men­te los lla­ma. Pe­ro es una pe­na em­pe­zar por Ecua­dor. Por­que su his­to­ria via­je­ra arran­ca an­tes.

To­do em­pie­za cuan­do Noe­lia lee la te­sis y se con­vier­te en doc­to­ra en Bio­lo­gía Ma­ri­na. Cons­cien­te de que la si­tua­ción en Es­pa­ña era com­pli­ca­da, pi­dió una be­ca, se la con­ce­die­ron, y se plan­tó ca­si un año en Ca­sa­blan­ca (Ma­rrue­cos). La ex­pe­rien­cia en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal, sos­tie­ne ella, fue «bue­ní­si­ma». Allí in­ves­ti­gó pa­ra po­der ex­traer qui- Noe­lia Tou­rón, mos­trán­do­le los eri­zos al mi­nis­tro ecua­to­riano que acu­dió de vi­si­ta a su cen­tro.

ti­na —una mo­lé­cu­la que hay en el ca­pa­ra­zón de crus­tá­ceos como el lan­gos­tino— con áci­do cí­tri­co, ya que lo ha­bi­tual es ha­cer­lo con sul­fú­ri­co, que re­sul­ta mu­cho más con­ta­mi­nan­te. En el plano per­so­nal, Ma­rrue­cos le pa­re­ció un país com­pli­ca­do: «Vi mu­cho ma­chis­mo, sa­bía que se­ría así, pe­ro lle­gó a sor­pren­der­me. No sa­bes có­mo era que vie­ran a una mu­jer fu­man­do... al fi­nal te­nía que ha­cer­lo ca­si a es­con­di­das, so­bre to­do en el Ra­ma­dán», in­di­ca.

Has­ta Ir­lan­da

Re­gre­só a Es­pa­ña y, de re­pen­te, le sur­gió una opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en Ir­lan­da. No se lo pen­só: «Man­dé un mon­tón de cu­rrícu­los en Es­pa­ña y al ver que no me sa­lía na­da pues me de­ci­dí a ir a Ir­lan­da, me pa­re­ció una bue­na opor­tu­ni­dad». Allí tra­ba­jó tam­bién como in­ves­ti­ga­do­ra en un cria­de­ro de eri­zos de mar, aun­que la ex­pe­rien­cia ter­mi­nó con un sa­bor agri­dul­ce por­que el pro­yec­to

Es­tu­dió pri­me­ro en Poio y lue­go en la Uni­ver­si­da­de de San­tia­go. Es doc­to­ra en Bio­lo­gía Ma­ri­na.

Es­tu­vo tra­ba­jan­do en Ca­sa­blan­ca e Ir­lan­da.

Es in­ves­ti­ga­do­ra en Ecua­dor y allí se que­da­rá al me­nos un año más.

en el que es­ta­ba aca­bó que­dán­do­se sin fon­dos. De nue­vo en Ga­li­cia, vol­vió a en­trar en re­la­ción con el ám­bi­to uni­ver­si­ta­rio, al que siem­pre se man­tie­ne li­ga­da, so­bre to­do pa­ra ayu­dar en la or­ga­ni­za­ción del Fo­ro dos Re­cur­sos Ma­ri­ños que se ce­le­bra en la is­la de A To­xa. Fue ahí, pre­ci­sa­men­te, don­de co­no­ció al res­pon­sa­ble del cen­tro de acui­cul­tu­ra na­cio­nal de Ecua­dor.

Le pro­pu­so via­jar has­ta su país y tra­ba­jar allí. Noe­lia se lo pen­só,

so­bre to­do, por la can­ti­dad de via­jes que lle­va­ba acu­mu­la­dos y el des­em­bol­so eco­nó­mi­co ini­cial que su­po­nía. Pe­ro fi­nal­men­te se de­ci­dió a mar­char­se. De eso ha­ce ya me­ses y aho­ra aca­ba de re­no­var has­ta ju­nio del año que vie­ne. «Me que­da una tem­po­ra­da lar­ga aquí, la ver­dad es que el pro­yec­to es muy chu­lo», con­ta­ba ayer. Es­tá en un equi­po que in­ves­ti­ga pa­ra lo­grar re­pro­du­cir el trip­neus­tes de­pres­sus, una va­rian­te de eri­zo tí­pi­ca de la zo­na. De mo­men­to las co­sas van bien, por­que tie­nen ya unas 15.000 o más crías, pe­ro hay que ver có­mo evo­lu­cio­na.

Su com­pa­ñe­ro de via­jes

Noe­lia pa­re­ce con­ten­ta ha­blan­do del tra­ba­jo, de la vi­da en Ecua­dor... pe­ro la mo­rri­ña ha­ce apa­ri­ción a ca­da pa­so. «Como en Es­pa­ña, y so­bre to­do como en Ga­li­cia, no se vi­ve en nin­gún si­tio, eso que que­de muy cla­ro», di­ce. Cuen­ta que vi­ve en Ayan­gue, un

pe­que­ño pue­blo de la cos­ta pa­cí­fi­ca con una pla­ya re­co­gi­da que la ha­ce idó­nea pa­ra el turismo fa­mi­liar. Ex­pli­ca que allí es re­la­ti­va­men­te ha­bi­tual que ha­ya cortes de luz o agua. «Ha­ce po­co es­tu­vi­mos tres días sin agua, es al­go que aquí es nor­mal», afir­ma. Tar­da en con­tar­lo. Pe­ro al fi­nal de la char­la men­cio­na la razón por la que, cuan­do de­ja el cen­tro de tra­ba­jo, es­tá con­ten­ta. «Lo me­jor es que con­mi­go se vino tam­bién mi pa­re­ja y eso es vi­tal pa­ra el apo­yo lo­gís­ti­co, pa­ra la ca­sa, la co­mi­da... es­toy en­can­ta­da», con­fie­sa. Su pa­re­ja, en reali­dad, lle­va en­ci­ma la mis­ma odi­sea que ella. Via­jó con Noe­lia a Ma­rrue­cos, la si­guió a Ir­lan­da y aho­ra vi­ve tam­bién en Ecua­dor jun­to a ella. «Él fue bus­can­do tra­ba­jos allí don­de fui­mos y pres­tán­do­me apo­yo lo­gís­ti­co», se­ña­la. No di­ce mu­cho más de él. Pe­ro son­ríe al men­cio­nar­le; se le no­ta la son­ri­sa ma­yús­cu­las in­clu­so a mi­les de ki­ló­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.