Ga­li­cia gas­ta 300 mi­llo­nes más en sa­ni­dad a cau­sa del en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal

En dos años ha­brá más de 70.000 de­pen­dien­tes en la co­mu­ni­dad

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - ELISA ÁL­VA­REZ

«Fan fa­lla máis mé­di­cos e un­ha pen­sión máis al­ta», di­cen los ju­bi­la­dos

En el año 2013 ca­si el 7,6 % de los ga­lle­gos pa­sa­ban de los 80 años. Eran al­go más de 209.000 per­so­nas. Acu­dían de me­dia 18 ve­ces al año a una con­sul­ta en su cen­tro de sa­lud, prác­ti­ca­men­te el tri­ple que los pa­cien­tes de en­tre 15 y 64 años. Y ab­sor­bían el 15,8 % del gas­to en pri­ma­ria, se­gún un es­tu­dio de Fa­cen­da. Hoy la si­tua­ción se ha agra­va­do y en el 2030 se­rán ca­si el 11 % de la po­bla­ción, y el 22,5 % de las par­ti­das des­ti­na­das a per­so­nal y gas­tos co­rrien­tes de aten­ción pri­ma­ria se­rán pa­ra es­te gru­po de edad, si se man­tie­ne la mis­ma pro­por­ción. Más acu­sa­da se­rá su in­ci­den­cia en la ac­ti­vi­dad hos­pi­ta­la­ria. Y es que las per­so­nas con 80 o más años con­cen­tran el 22 % de las al­tas y por lo tan­to de in­gre­sos, sien­do me­nos del 7,6 % del to­tal. En el 2030, de se­guir en esta lí­nea, ca­si un ter­cio del gas­to hos­pi­ta­la­rio irá a es­te co­lec­ti­vo, un 31,15 %.

La ne­ce­si­dad de ade­cuar los ser­vi­cios y las in­fra­es­truc­tu­ras a la Ga­li­cia fu­tu­ra no es nue­va. La Xun­ta lo sa­be y es una de sus reivin­di­ca­cio­nes de ca­ra al nue­vo mo­de­lo de fi­nan­cia­ción. En el in­for­me pre­sen­ta­do por Fa­cen­da se re­fle­ja cuán­tos mi­llo­nes po­dría aho­rrar­se la co­mu­ni­dad si su po­bla­ción tu­vie­ra la mis­ma es­truc­tu­ra de edad que la es­ta­tal, es de­cir, si no es­tu­vie­ra tan en­ve­je­ci­da. En aten­ción pri­ma­ria se aho­rra­ría al año 23,3 mi­llo­nes de eu­ros —con da­tos del 2013—; en aten­ción es­pe­cia­li­za­do el aho­rro se­ría de 180,1; y en far­ma­cia de 113,9. En to­tal, el ma­yor en­ve­je­ci­mien­to de la co­mu­ni­dad, en re­la­ción a la me­dia es­pa­ño­la le su­po­ne al año a Ga­li­cia, so­lo en sa­ni­dad, 317,3 mi­llo­nes más.

¿Có­mo afron­tar­lo?

La edad me­dia de los ga­lle­gos se­gui­rá sien­do ele­va­da, así que hay que to­mar me­di­das pa­ra que el en­ve­je­ci­mien­to no ten­ga re­per­cu­sión di­rec­ta en el au­men­to del gas­to. El Ser­gas es cons­cien­te y ad­mi­te que es­te pro­ble­ma, la dis­per­sión y la fal­ta de re­cur­sos de apo­yo so­cial por par­te de la so­cie­dad es una de sus prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes. Aún par­tien­do de la ba­se que la so­lu­ción no es so­lo sa­ni­ta­ria, sino so­cio­sa­ni­ta­ria «es ne­ce­sa­rio orien­tar el sis­te­ma a la ges­tión de la cro­ni­ci­dad», ex­pli­can. Así, las al­ter­na­ti­vas pa­san por acer­car los re­cur­sos adon­de vi­ven las per­so­nas, pa­ra lo que los equi­pos de aten­ción pri­ma­ria son fun­da­men­ta­les, así co­mo po­ten­ciar la aten- ción do­mi­ci­lia­ria. «El ob­je­ti­vo de­be ser man­te­ner a la per­so­na en su do­mi­ci­lio el ma­yor tiem­po po­si­ble», sos­tie­nen.

Tra­ba­jar mano a mano con Po­lí­ti­ca So­cial es fun­da­men­tal, así co­mo con con­tar con el ter­cer sec­tor. El Ser­gas po­ne un ejem­plo que em­pe­zó en el cen­tro de sa­lud de Be­tan­zos y en los pró­xi­mos me­ses se ex­ten­de­rá a otros nue­ve. En es­te cen­tro coor­di­nan la ac­ti­vi­dad de pri­ma­ria con la de la Cruz Ro­ja pa­ra pa­cien­tes que no tie­nen una red de apo­yo so­cial en su do­mi­ci­lio.

En cuan­to a la Con­se­lle­ría de Po­lí­ti­ca So­cial, coin­ci­den en que el ob­je­ti­vo es que pue­da en­ve­je­cer­se en ca­sa, ya que así lo pre­fie­ren los ma­yo­res y lo re­co­mien­dan los ex­per­tos. De ahí que no ha­gan una es­ti­ma­ción de cuán­tas pla­zas re­si­den­cia­les se ne­ce­si­ta­rán en el fu­tu­ro, por­que el re­to es re­for­zar los ser­vi­cios de pro­xi­mi­dad co­mo la aten­ción a do­mi­ci­lio —en dos años se in­cre­men­tó el pre­su­pues­to en dos mi­llo­nes— y los cen­tros de aten­ción diur­na. No obs­tan­te, Ga­li­cia de­be pre­pa­rar­se pa­ra que los ma­yo­res

ab­sor­ban ca­da vez más gas­to. Des­de 2009 a 2017 las par­ti­das pa­ra ma­yo­res y per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad cre­cie­ron un 111,37 %.

73.000 de­pen­dien­tes en 2020

Ac­tual­men­te el nú­me­ro de per­so­nas con un gra­do de de­pen­den­cia re­co­no­ci­da se acer­ca a las 66.000, y de ellas ya re­ci­ben al­gu­na pres­ta­ción al­go me­nos de 49.000 En tres años, ex­pli­can des­de Po­lí­ti­ca So­cial, se­rán 73.000 las per­so­nas con al­gu­na de­pen­den­cia re­co­no­ci­da, es de­cir, sie­te mil más en tan so­lo tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.