«Gus­ta­ría­me que al­guén me le­va­ra pa­sear»

Des­pués de dé­ca­das apor­tan­do tra­ba­jo y co­no­ci­mien­to, aho­ra es­pe­ran me­jo­res pen­sio­nes y más ser­vi­cios so­cia­les

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - A Fondo - S. C.

¿Qué quie­ren los ga­lle­gos que ya han so­pla­do 80 ve­las? La aten­ción a la sa­lud pa­re­ce que es bue­na, aun­que a al­gu­nos les gus­ta­ría te­ner al mé­di­co más cer­ca. Pe­ro pe­dir, pi­den me­jo­ras en la aten­ción so­cial y pen­sio­nes más al­tas. Es­te es un re­pa­so a la vi­da y de­seos de tre­ce ga­lle­gos:

SER­VI­CIOS SO­CIA­LES

Más cen­tros. Es, jun­to con el au­men­to de las pen­sio­nes, la so­li­ci­tud más re­cu­rren­te. La ha­ce Manuel Cor­ti­zo Ber­nár­dez, es­tra­den­se de 80 años, que tie­ne un am­bu­la­to­rio cer­ca de ca­sa pe­ro ca­re­ce de un cen­tro día pa­ra te­ner más al­ter­na­ti­vas de ocio. Tam­bién le gus­ta­ría un me­jor ser­vi­cio de au­to­bu­ses a San­tia­go, y en lo per­so­nal, su asig­na­tu­ra pen­dien­te es el as­cen­sor: «Vi­vo nun se­gun­do pi­so e ca­da vez se me fai máis di­fí­cil che­gar», di­ce. Los vecinos le apo­yan, pe­ro el al­to cos­te del apa­ra­to siem­pre re­tra­sa la in­ver­sión.

Tam­bién quie­re un cen­tro so­cial más cer­ca Se­gun­do Fer­nan­do Pé­rez, de Vi­vei­ro, agri­cul­tor y au­tó­no­mo re­ti­ra­do. Él es­tá sa­tis­fe­cho con la aten­ción que re­ci­be, pe­ro un buen cen­tro so­cial ale­gra las tar­des. Eso, y una pen­sión más al­ta, cla­ro.

Me­jo­res. No to­do es te­ner un lo­cal cer­ca, tam­bién es im­por­tan­te que sea aco­ge­dor y ten­ga ser­vi­cios. Es lo que cree Ama­lia Piñeiro Agre­lo, de 80 años, boi­ren­se de na­ci­mien­to y bar­ban­za­na por re­si­den­cia, con una vi­da lle­na de es­fuer­zo (tra­ba­jó des­de ni­ña) Ella vi­ve en Ri­bei­ra, pe­ro el ocio lo pa­sa en Boi­ro, ya que pre­fie­re su cen­tro so­cial al de San­ta

Uxía, que no tie­ne ca­fe­te­ría. Coin­ci­de con to­das sus com­pa­ñe­ras boi­ren­ses en la ne­ce­si­dad de una re­si­den­cia de ma­yo­res.

SER­VI­CIOS SA­NI­TA­RIOS

Más can­ti­dad. Es la pe­ti­ción de Li­dia Mo­re­da, que tie­ne 83 años y es na­tu­ral de Car­ba­llo, aun­que se pa­só «máis de me­dia vi­da» en Mon­te­vi­deo. Esta no fue fá­cil, pe­ro ha­ce 16 años que vol­vió a Ga­li­cia jun­to a su her­ma­na y lle­va una exis­ten­cia más có­mo­da. Con to­do, lo tie­ne cla­ro: «Fan fa­lla máis mé­di­cos». Y ex­pli­ca su ex­pe­rien­cia: «Tí­ñan­me que fa­cer un es­tu­dio de co­ra­zón na Co­ru­ña e aín­da que o mé­di­co di­xo que era al­go ur­xen­te, tar­da­ron un ano en cha­mar­me».

Más cer­ca. Es una de­man­da ha­bi­tual. Ra­món Ta­boa­da es cu­bano de na­ci­mien­to aun­que vi­ve en Ou­ren­se. Tra­ba­jó en la cons­truc­ción y aho­ra, a los 95 años, le gus­ta­ría te­ner un cen­tro de sa­lud más cer­ca: «Vi­vo en San Fran­cis­co e te­ño que ir ata o barrio de A Pon­te pa­ra ir ó me­di­co. Ta­mén pe­di­ría que as pen­sións fo­ran máis al­tas. Os me­di­ca­men­tos son ta­mén moi ca­ros, pa­go 10 eu­ros po­las go­tas dos ollos».

Ade­li­na Lou­zao Ca­rrei­ra es de Mo­re­do (Pa­las de Rei) y vi­ve en Lu­go. La­bra­do­ra y ama de ca­sa, es­tá en­can­ta­da con el par­que que tie­ne cer­ca de su pi­so, y su otra pe­ti­ción, «un am­bu­la­to­rio cer­ca» se cum­pli­rá pron­to, cuan­do en el 2019 se reha­bi­li­te el an­ti­guo

hos­pi­tal. Apro­ve­cha la pro­pues­ta de pe­ti­cio­nes pa­ra aña­dir una vez más: «Pen­sións máis al­tas, pe­ro iso vai ser moi di­fí­cil».

CA­LI­DAD DE VI­DA

Más ver­de. «Bo­to en fal­ta máis xar­díns on­de pa­sar a tar­de». Lo di­ce Jo­se­fa Estévez Pe­rei­ro, na­tu­ral de Lo­bios, en Ou­ren­se, aun­que lle­va se­sen­ta años re­si­dien­do en Fe­rrei­ra, Pan­tón. Con 80 años es su gran pe­ti­ción, jun­to con una aten­ción más per­so­nal en las em­pre­sas: «Non me gus­tan os cai­xei­ros, non os en­ten­do, ne­ce­si­to ban­cos, non má­qui­nas».

Ban­cos, pe­ro pa­ra sen­tar­se, es lo que le gus­ta­ría en más can­ti­dad a Am­pa­ro Mo­ra­les, mon­for­ti­na de 93 años que vi­ve so­la en A Co­ru­ña cer­ca de El Cor­te In­glés. Hi­ja de la­bra­do­res y la­brie­ga a su vez, cree que su zona es có­mo­da, aun­que ne­ce­si­te más lu­ga­res pa­ra des­can­sar, y más pa­pe­le­ras.

Ver­de y azul es lo que quie­re Carmen Lou­rei­ro Mo­ra­ña. Con 81 años, esta ve­ci­na de Baión (Vi­la­no­va de Arou­sa), fue la­bra­do­ra y ama de ca­sa acos­tum­bra­da al tra­ba­jo. Pe­ro aho­ra, que ve su sa­lud bien aten­di­da, echa en fal­ta aquel río Umia de su ju­ven­tud, a cu­ya orilla se desa­rro­lla­ba bue- na par­te de la vi­da so­cial: «Es­tá aban­do­na­do, non hai quen an­de por alí coa her­ba que hai, des­apa­re­ceu o areal..., es­tá moi mal».

Sin ac­ci­den­tes. Carmen Bar­cia do Pi­co na­ció en As For­xas y vi­ve en Fe­rrol. Fue ama de ca­sa y co­gía pun­tos a las me­dias, una ocu­pa­ción hoy des­apa­re­ci­da. Tie­ne una lar­ga lis­ta de pe­ti­cio­nes: «Hay ace­ras en muy mal es­ta­do. Mi ma­ri­do mu­rió tras lle­var un gol­pe al caerse en la calle Real (...) Las pe­lu­que­rías son bas­tan­te ca­ras, po­dían te­ner des­cuen­tos pa­ra no­so­tros (...) y el mé­di­co me que­da bas­tan­te le­jos, en in­vierno cuan­do ten­go ca­ta­rro es imposible ir so­la».

Po­der pa­sear. El pro­ble­ma de Emi­lia Ro­drí­guez Ro­drí­guez, na­tu­ral de So­ber y re­si­den­te en Vi­go, no es dón­de pa­sear, sino con quién. Tras una vi­da co­mo cos­tu­re­ra, aho­ra se ve en­ce­rra­da en ca­sa por­que no pue­de sa­lir so­la, y su de­seo es sen­ci­llo: «Gus­ta­ría­me ter un­ha ra­pa­za que me le­va­ra a pa­sear por­que so­la non po­do». Se tra­ta de un pro­ble­ma eco­nó­mi­co, por­que «un­ha ami­ga pa­ga a una ra­pa­za 7 eu­ros á ho­ra, pe­ro eu non po­do». Al final se pa­sa el día vien­do la televisión.

ME­JO­RES PEN­SIO­NES

Di­ne­ro pa­ra vi­vir me­jor. Hay quien lo con­si­de­ra su gran pe­ti­ción. Pre­cio­sa Dié­guez, na­tu­ral de Xun­quei­ra de Es­pa­da­ñe­do: «O meu desexo é que me subisen a pen­sión pa­ra po­der ir a un­ha re­si­den­cia on­de me aten­dan ben. Pa­ra ir ao cen­tro de saú­de ten­me que le­var a mi­ña fi­lla. As me­di­ci­nas ta­mén son moi ca­ras».

Pa­blo Ál­va­rez, ex­se­reno en Madrid, cree que la Ad­mi­nis­tra­ción fun­cio­nan bien, pe­ro se­ría me­jor te­ner un suel­do más hol­ga­do: «Se che po­den dar seis en vez de ca­tro, pois moi­to me­llor».

Con in­for­ma­ción de S. Caa­ma­ño, J. Michelena, Ro­cío Gar­cía, M. Hermida, B. Cos­ta, A. Arias, A. Pa­ra­da, A. Ál­va­rez, I. Ro­drí­guez, P. Sei­jas, S. Va­re­la, M. Salgado.

Se­gun­do Fer­nan­do Pé­rez. 86 años. Na­ció y vi­ve en Vi­vei­ro. Tra­ba­jó en el campo

Carmen Lou­rei­ro. 81 años. Na­ció y vi­ve en Baión (Vi­la­no­va). La­bra­do­ra y ama de ca­sa

Emi­lia Ro­drí­guez, 91 años. Na­ció en So­ber pe­ro vi­ve en Vi­go. Fue cos­tu­re­ra

Jo­se­fa Estévez, 80 años. Na­ció en Ou­ren­se y vi­ve en Pan­tón. Fue ama de ca­sa

Pre­cio­sa Dié­guez, 90 años. De Xun­quei­ra, vi­ve en Ou­ren­se. Fue agri­cul­to­ra

Carmen Bar­cia, 92 años. Na­ció en Na­rón y vi­ve en Fe­rrol. Arre­gla­ba me­dias

Ama­lia Piñeiro, 80 años. Na­ció en Boi­ro, vi­vió en Po­bra, y aho­ra en Ri­bei­ra. Fue fru­te­ra

Manuel Cor­ti­zo Ber­nár­dez. 80 años. Na­ció y vi­ve en A Es­tra­da. Tra­ba­jó de car­pin­te­ro

Li­dia Mo­re­da. 83 años. Na­ció en Car­ba­llo y tra­ba­jó en Mon­te­vi­deo. Fue asis­ten­ta

Ade­li­na Lou­zao, 81 años. Na­ció en Pa­las de Rei y vi­ve en Lu­go. Fue la­bra­do­ra

Ra­món Ta­boa­da, 95. Na­ció en Cu­ba y vi­ve en Ou­ren­se. Tra­ba­jó en la cons­truc­ción

Am­pa­ro Mo­ra­les, 93 años. Na­ció en Mon­for­te, vi­ve en A Co­ru­ña. Fue la­bra­do­ra

Pa­blo Ál­va­rez, 85. Na­ció en Sal­va­te­rra, vi­vió en Madrid y Pon­te­ve­dra. Fue se­reno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.