VI­GO Los apar­ca­mien­tos se que­dan cor­tos an­te el au­men­to de mo­tos

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia -

El au­men­to de mo­to­ci­cle­tas y ci­clo­mo­to­res en Vi­go ha pro­vo­ca­do que el nú­me­ro de apar­ca­mien­tos no sea su­fi­cien­te y que aca­ben por es­ta­cio­nar­las en las ace­ras, que se con­vier­ten en in­tran­si­ta­bles pa­ra los pea­to­nes. Se­gún da­tos de la DGT, Vi­go es la ciu­dad ga­lle­ga con más vehícu­los de es­te ti­po por ha­bi­tan­te, a mu­cha dis­tan­cia de A Co­ru­ña, que no lle­ga ni a la mi­tad.

Ase­so­rar­se ade­cua­da­men­te de for­ma pre­via con un ex­per­to, no ne­ce­sa­ria­men­te un mé­di­co, es el prin­ci­pal con­se­jo del uró­lo­go Juan Fran­cis­co Sán­chez, res­pon­sa­ble de la uni­dad de Andrología del Com­ple­xo Hos­pi­ta­la­rio Uni­ver­si­ta­rio de San­tia­go de Com­pos­te­la (CHUS), pa­ra evitar ac­ci­den­tes co­mo el ocu­rri­do el pa­sa­do fin de se­ma­na en Fe­rrol. Los mé­di­cos del hos­pi­tal Ar­qui­tec­to Mar­ci­de tu­vie­ron que re­que­rir de ma­dru­ga­da la in­ter­ven­ción del equi­po de bom­be­ros de la ur­be na­val pa­ra cor­tar con una ra­dial de pe­que­ñas di­men­sio­nes un ani­llo me­tá­li­co que que­dó en­ca­ja­do en el pe­ne de un hom­bre opri­mién­do­lo. Se tra­ta de un ju­gue­te se­xual de uso muy ha­bi­tual que ayu­da a man­te­ner más tiem­po la erec­ción pe­ro pue­de lle­gar a te­ner gra­ves con­se­cuen­cias. De per­sis­tir en el tiem­po la obs­truc­ción de la san­gre en el miem­bro, «pue­de lle­gar a pro­vo­car un pria­pis­mo — una erec­ción no es­ti­mu­la­da y man­te­ni­da muy do­lo­ro­sa—», aler­ta el uró­lo­go del CHUS. —¿Es se­gu­ro usar es­te ti­po de apa­ra­tos se­xua­les? El res­pon­sa­ble de la uni­dad de andrología del CHUS. po­co pe­li­gro­sos, lo más im­por­tan­te es que hay que sa­ber uti­li­zar­los bien. —¿Qué pro­ble­mas pue­de pro­vo­car un mal uso o un per­can­ce con el ani­llo? —Es­te apa­ra­to se uti­li­za pa­ra pro­vo­car una erec­ción pe­ro si te es­tran­gu­la mu­cho pue­de pro­vo­car un ede­ma y de­ri­var en pro­ble­mas ma­yo­res. una bom­ba de va­cío... y pa­ra di­fe­ren­tes pro­pó­si­tos co­mo la dis­fun­ción eréc­til, re­tra­sar la eya­cu­la­ción... —¿Cuán­to tiem­po se pue­de usar có­mo má­xi­mo es­te ti­po de ju­gue­te se­xual? —No se de­be es­tar más de quince o vein­te mi­nu­tos, na­da por en­ci­ma de los trein­ta mi­nu­tos. —No es el pri­me­ro ni el úl­ti­mo que pa­sa, ni la pri­me­ra vez que los bom­be­ros in­ter­vie­nen en es­te ti­po de in­ci­den­tes, aun­que es­tos son ca­sos anec­dó­ti­cos. Y par­ti­cu­lar­men­te no he te­ni­do nin­guno así y lle­vo ca­si cin­co años co­mo uró­lo­go y em­pe­cé la re­si­den­cia ha­ce diez. —¿Cuá­les son los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que aca­ban sien­do in­ter­ve­ni­dos por prác­ti­cas se­xua­les? —El in­ci­den­te más fre­cuen­te es la ro­tu­ra de cuer­pos ca­ver­no­sos del pe­ne du­ran­te el ac­to se­xual, es el más ha­bi­tual en ur­gen­cias que he­mos vis­to to­dos los uró­lo­gos al­gu­na vez. Y no tie­ne que ser por con­se­cuen­cia de una ma­la prác­ti­ca ni de nin­gún pro­ble­ma, so­lo pa­sa.

SAN­DRA ALON­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.