¿Dic­ta­du­ras bue­nas y dic­ta­du­ras ma­las?

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Opinión - RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS

Hay so­bre las dic­ta­du­ras dos vi­sio­nes con­tra­pues­tas: unos, los de­mó­cra­tas, las con­de­na­mos sin re­ser­vas, más allá de la su­pues­ta ideo­lo­gía y las po­lí­ti­cas que pro­cla­man pro­mo­ver; otros nie­gan tal na­tu­ra­le­za a aque­llas con las que se iden­ti­fi­can ideo­ló­gi­ca­men­te y, por eso, las res­pal­dan sin ru­bor.

Los de­mó­cra­tas, tras las evi­den­cias su­mi­nis­tra­das por los dos si­glos trans­cu­rri­dos des­de las re­vo­lu­cio­nes li­be­ra­les, par­ti­mos de que es ti­ra­do dis­tin­guir dic­ta­du­ra y de­mo­cra­cia. Esta exi­ge di­vi­sión efec­ti­va de po­de­res; se­lec­ción de los go­ber­nan­tes en elec­cio­nes pe­rió­di­cas, lim­pias y com­pe­ti­das, por su­fra­gio uni­ver­sal; con­trol del eje­cu­ti­vo por el le­gis­la­ti­vo e in­de­pen­den­cia ju­di­cial; y res­pe­to a las li­ber­ta­des y los de­re­chos. Don­de no hay na­da de eso, la dic­ta­du­ra es evi­den­te, al mar­gen del ape­lli­do y el dis­cur­so (an­ti­im­pe­ria­lis­ta, an­ti­co­mu­nis­ta, so­cia­lis­ta) del que se val­gan los go­ber­nan­tes pa­ra aguan­tar en el po­der.

Los de­fen­so­res de las dic­ta­du­ras se di­vi­den, cla­ro, en dos gru­pos que, da­da nues­tra his­to­ria du­ran­te la par­te cen­tral si­glo XX, son nu­mé­ri­ca­men­te muy de­sigua­les en Es­pa­ña. Es­tá, de un la­do, la ex­tre­ma de­re­cha, aquí in­sig­ni­fi­can­te so­cial­men­te, co­mo lo de­mues­tra su fal­ta de re­pre­sen­ta­ción en las Cor­tes y en los par­la­men­tos re­gio­na­les. Aun­que al­gu­nos se han aso­cia­do en gru­pos vio­len­tos, los ex­tre­mis­tas de de­re­chas son muy po­cos, por for­tu­na, pe­ro cuan­do aso­man la na­riz ge­ne­ran siem­pre gran es­cán­da­lo, se­gún ha po­di­do com­pro­bar­se a cuen­ta de las ma­ja­de­rías for­mi­da­bles y ofen­si­vas pa­ra las víc­ti­mas de la dic­ta­du­ra que, en de­fen­sa de Fran­co, han vo­mi­ta­do los res­pon­sa­bles de la fun­da­ción del mis­mo nom­bre, in­só­li­tos ges­to­res del pa­zo de Mei­rás.

Lue­go es­tán los aplau­di­do­res fer­vo­ro­sos de las de las dic­ta­du­ras au­to­pro­cla­ma­das so­cia­lis­tas. Con re­pre­sen­ta­ción en nuestros 18 par­la­men­tos, es­tos ex­tre­mis­tas de iz­quier­da —en Es­pa­ña, mu­chí­si­mos más que los de de­re­cha— no ven con­tra­dic­ción al­gu­na en­tre con­de­nar la lar­ga dic­ta­du­ra fran­quis­ta y glo­ri­fi­car a la cas­tris­ta, más lar­ga to­da­vía, o a la que Ma­du­ro ha ins­tau­ra­do en Ve­ne­zue­la lle­van­do al ex­tre­mo la de­ri­va au­to­ri­ta­ria de Hu­go Chávez. Ni la ven en­tre exi­gir la ile­ga­li­za­ción de la fas­cis­ta Fun­da­ción Fran­cis­co Fran­co mien­tras se ne­ga­ron en su día a que fue­ra ile­ga­li­za­da Ba­ta­su­na, el par­ti­do po­lí­ti­co de ETA, el ma­yor y más cri­mi­nal gru­po fas­cis­ta que so­bre­vi­vió a la dic­ta­du­ra. Ni la ven, en fin, lo que so­bre­pa­sa ya cual­quier lí­mi­te a la des­ver­güen­za, en­tre exi­gir que se de­ro­gue la lla­ma­da ley mor­da­za, apro­ba­da por la ma­yo­ría de un par­la­men­to de­mo­crá­ti­co en un Es­ta­do de de­re­cho, y de­fen­der la ac­ción bru­tal con­tra las li­ber­ta­des del chavismo y del cas­tris­mo, in­clui­dos muer­tos en ma­ni­fes­ta­cio­nes y pre­sos de con­cien­cia.

Y es que nues­tra nu­me­ro­sa ex­tre­ma iz­quier­da, co­mo nues­tra ín­fi­ma ex­tre­ma de­re­cha, es­tán con­ven­ci­das de que los su­yos son los bue­nos, aun­que los su­yos se pa­sen la de­mo­cra­cia por el ar­co del triun­fo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.