El juez or­de­na de­te­ner a Juana Rivas pa­ra que en­tre­gue a sus hi­jos a su pa­dre

La ma­dre, des­apa­re­ci­da des­de ha­ce 13 días, es­tá acu­sa­da de sus­trac­ción de me­no­res

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - AL­FON­SO TORICES

El ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 2 de Gra­na­da or­de­nó ayer a la Po­li­cía Na­cio­nal y a la Guar­dia Ci­vil que lo­ca­li­cen, de­ten­gan y tras­la­den a su des­pa­cho a Juana Rivas, la ve­ci­na de la po­bla­ción gra­na­di­na de Ma­ca­re­na que ha­ce tre­ce días ig­no­ró la or­den ju­di­cial de en­tre­gar a sus dos hi­jos de 3 y 11 años a su pa­dre, el ita­liano Fran­ces­co Ar­cu­ri, y que des­de en­ton­ces es­tá, co­mo los ni­ños, en pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do.

El ma­gis­tra­do to­mó la de­ci­sión so­lo tres ho­ras des­pués de que Rivas tam­bién lo plan­ta­se a él en el juz­ga­do, don­de la ha­bía ci­ta­do pa­ra in­te­rro­gar­la co­mo in­ves­ti­ga­da por los de­li­tos de sus­trac­ción de me­no­res y desobe­dien­cia de las re­so­lu­cio­nes ju­di­cia­les. Abrió es­tas di­li­gen­cias pe­na­les el pa­sa­do 28 de ju­lio, dos días des­pués de que Rivas in­cum­plie­se la or­den del Juz­ga­do de Pri­me­ra Ins­tan­cia nú­me­ro 3 de la mis­ma ciu­dad de de­vol­ver los me­no­res a Ar­cu­ri, que en el 2009 fue con­de­na­do por mal­tra­tar­la, y de cu­yo do­mi­ci­lio fa­mi­liar en la is­la ita­lia­na de Car­lo­for­te se los lle­vó ha­ce más de un año.

El juez ins­truc­tor, con el res­pal­do del fis­cal, or­de­nó la de­ten­ción con el do­ble ob­je­ti­vo de ase­gu­rar que la in­ves­ti­ga­da fue­se pues­ta a dis­po­si­ción de la jus­ti­cia y de lo­grar la res­ti­tu­ción de los me­no­res que, se­gún la ci­ta­da sen­ten­cia, tie­nen que ser en­tre­ga­dos a su pa­dre, a quien la mu­jer vol­vió a de­nun­ciar por mal­tra­to con­ti­nua-

do des­pués de su hui­da a Es­pa­ña.

El au­to dic­ta­do ayer se­ña­la que la drás­ti­ca me­di­da cau­te­lar es in­dis­pen­sa­ble por­que exis­ten in­di­cios de que Rivas ha in­cu­rri­do en un de­li­to gra­ve, co­mo es el de sus­trac­ción de me­no­res, y por­que to­das las ges­tio­nes po­li­cia­les pa­ra dar con su pa­ra­de­ro han si­do in­fruc­tuo­sas. Ex­pli­ca que la impu­tada no fue lo­ca­li­za­da ni en su do­mi­ci­lio ni el de sus fa­mi­lia­res pró­xi­mos y que ni es­tos pa­rien­tes ni nin­gu­na otra per­so­na ha pro­por­cio­na­do a los agen­tes in­for­ma­ción del lu­gar en que se ocul­ta.

De igual ma­ne­ra, el ma­gis­tra­do con­si­de­ra que el arres­to es in­dis­pen­sa­ble

pa­ra re­cu­pe­rar a los dos ni­ños, so­bre los que ya avan­za que que­da­rán a dis­po­si­ción del pa­dre en cuan­to sean lo­ca­li­za­dos en ma­nos de Rivas o de cual­quier otro.

Ar­cu­ri quie­re en­car­ce­lar­la

El ins­truc­ción con­si­de­ra que, por el mo­men­to, no es ne­ce­sa­rio to­mar otras me­di­das cau­te­la­res, co­mo las que ha­bía pe­di­do Ar­cu­ri a tra­vés de su abo­ga­do. El acu­sa­dor par­ti­cu­lar re­cla­mó la de­ten­ción de Rivas, pe­ro pa­ra su in­gre­so en pri­sión pro­vi­sio­nal, y tam­bién que se dic­ta­se una or­den que prohi­bie­se la sa­li­da de los dos me­no­res del te­rri­to­rio de

la Unión Eu­ro­pea sal­vo que fue­se en com­pa­ñía del pa­dre. El juez cree que ya se han adop­ta­do las me­di­das ne­ce­sa­rias, que cuan­do se to­me de­cla­ra­ción a Rivas se de­ci­di­rá si son pre­ci­sas otras adi­cio­na­les.

La de­nun­cia de Ar­cu­ri con­tra su ex­com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal por sus­trac­ción de me­no­res, le po­dría aca­rrear a Rivas una pe­na de has­ta cua­tro años de cár­cel y diez de pér­di­da de la pa­tria po­tes­tad. El pa­dre es­tu­vo apo­ya­do a la en­tra­da del juz­ga­do por miem­bros de aso­cia­cio­nes por la cus­to­dia com­par­ti­da, al­guno de los cua­les por­tó car­te­les con la le­yen­da Stop fe­mi­na­zis.

J. GUERRERO EFE

Miem­bros de aso­cia­cio­nes por la cus­to­dia com­par­ti­da apo­ya­ron a Ar­cu­ri, pa­dre de los ni­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.