Le­nín Mo­reno rom­pe con el le­ga­do de Co­rrea en sus pri­me­ros cien días

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - H. E.

Le­nín Mo­reno ha pues­to la po­lí­ti­ca de Ecua­dor pa­tas arri­ba. El nue­vo pre­si­den­te lle­gó al po­der apo­ya­do por el sa­lien­te, Ra­fael Co­rrea, pe­ro ha tar­da­do me­nos de 100 días en rom­per con su an­te­ce­sor. Co­men­zó pi­dien­do diá­lo­go y reunién­do­se con fi­gu­ras em­pre­sa­ria­les y eco­nó­mi­cas cer­ca­nas a la opo­si­ción, pro­vo­can­do las pri­me­ras crí­ti­cas de los fie­les al ex­pre­si­den­te. La ten­sión se ha ele­va­do en los úl­ti­mos 15 días. Mo­reno anun­ció en televisión re­cor­tes tras su­pe­rar la deu­da del país los 34.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Su dis­cur­so fue vis­to co­mo una crí­ti­ca al Go­bierno an­te­rior. «To­do lo cí­ni­co, des­leal y me­dio­cre se­rá efí­me­ro», es­cri­bió Co­rrea en las re­des so­cia­les, echan­do más le­ña al fue­go, des­de Bruselas, don­de re­si­de ac­tual­men­te.

El te­rre­mo­to po­lí­ti­co con­ti­nua­ba la se­ma­na pa­sa­da. Mo­reno ce­só de sus fun­cio­nes al vi­ce­pre­si­den­te, Jor­ge Glas, que que­da con la úni­ca obli­ga­ción de sus­ti­tuir­le en ca­so de au­sen­cia. Glas ha si­do acu­sa­do por un exe­je­cu­ti­vo de la cons­truc­to­ra Ode­brecht de ha­ber re­ci­bi­do ca­si 12 mi­llo­nes de eu­ros en so­bor­nos.

Mo­reno ha si­do muy cri­ti­ca­do por par­te del co­rreís­mo tras su ac­ción con­tra el vi­ce­pre­si­den­te. «Yo no me voy a ame­dren­tar», di­jo el pa­sa­do do­min­go, aña­dien­do que no quie­re la leal­tad de los ma­fio­sos, en re­fe­ren­cia a las sos­pe­chas so­bre el des­ti­tui­do.

Co­rrea ha des­li­za­do in­clu­so a la po­si­bi­li­dad de crear un nue­vo par­ti­do pa­ra res­guar­dar los lo­gros de su re­vo­lu­ción ciu­da­da­na en un Ecua­dor que se ha­lla muy po­la­ri­za­do. BO­GO­TÁ / E. LA VOZ

Rec­ta final pa­ra el Go­bierno de Juan Manuel San­tos. El pre­si­den­te co­lom­biano afron­ta su úl­ti­mo año en el po­der con el ob­je­ti­vo de con­so­li­dar el pro­ce­so de paz con las Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC) y evitar el au­men­to de la po­la­ri­za­ción po­lí­ti­ca en el país.

«Ten­go la sa­tis­fac­ción de ha­ber he­cho mu­chas co­sas, pe­ro una frus­tra­ción por no ha­ber he­cho mu­cho más», se­ña­ló el pa­sa­do do­min­go el pre­mio No­bel de la Paz en una en­tre­vis­ta, des­ta­can­do es­tar con­ten­to con su tra­ba­jo al fren­te del país du­ran­te los úl­ti­mos sie­te años.

El re­to más im­por­tan­te que tie­ne San­tos so­bre la me­sa es la apro­ba­ción de las le­yes pre­vis­tas en el acuer­do de paz con las FARC que aún no han si­do tra­mi­ta­das por el Con­gre­so. Y no se­rá una ta­rea sen­ci­lla. Una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de los miem­bros de la coa­li­ción de Go­bierno, que sus­ten­ta el pac­to con la gue­rri­lla, se en­cuen­tra ya ve­lan­do por sus pro­pios in­tere­ses de ca­ra a las elec­cio­nes del 2018. Esos po­lí­ti­cos pa­re­cen mos­trar­se in­di­fe­ren­tes con cier­tos pun­tos de los acuer­dos de La Ha­ba­na o, en ca­sos pun­tua­les, di­rec­ta­men­te en con­tra. Se con­fía, eso sí, en sa­car to­das las le­yes ade­lan­te.

San­tos in­ten­ta tam­bién lle­gar a acuer­dos de ba­se con el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (ELN), la se­gun­da ma­yor gue­rri­lla del país, con la que el Go­bierno ne­go­cia San­tos abrió su úl­ti­mo año de man­da­to con un dis­cur­so en Tun­ja en el que pi­dió uni­dad.

el final de la lu­cha ar­ma­da des­de el pa­sa­do fe­bre­ro.

El pre­si­den­te pre­su­mió en los úl­ti­mos días sus lo­gros en se­gu­ri­dad tras el des­man­te­la­mien­to de las FARC. El país pre­sen­ta, se­gún el man­da­ta­rio, las ci­fras de ho­mi­ci­dio y se­cues­tro más ba­jas de los úl­ti­mos 40 años. «Ya no nos ven co­mo un país pro­ble­ma sino co­mo un país con un po­ten­cial in­men­so», apun­tó.

Lo­gros eco­nó­mi­cos

Des­ta­có tam­bién sus lo­gros eco­nó­mi­cos. Más de cin­co mi­llo­nes de co­lom­bia­nos sa­lie­ron de la po­bre­za mul­ti­di­men­sio­nal y el des­em­pleo ba­jó en tres pun­tos los úl­ti­mos diez años, has­ta el 8,7 %, se­gún el Go­bierno. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, eso sí, se ha des­ace­le­ra­do tras la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo y se­rá otro de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas pa­ra Juan Manuel San­tos en lo que le que­da de man­da­to.

El pre­mio no­bel tam­bién ha re­co­no­ci­do

erro­res, co­mo el gran cre­ci­mien­to de los cul­ti­vos de co­ca re­gis­tra­dos du­ran­te su man­da­to. Au­men­ta­ron un 42 % en el 2015 con res­pec­to al año an­te­rior, se­gún EE.UU., has­ta al­can­zar las 188.000 hec­tá­reas. San­tos cree po­si­ble erra­di­car más de 100.000 hec­tá­reas es­te año.

Otro de sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas es la co­rrup­ción. El es­cán­da­lo Ode­brecht tam­bién ha sal­pi­ca­do al pre­mio No­bel. Sus cam­pa­ñas elec­to­ra­les de 2010 y 2014 po­drían ha­ber es­ta­do, en par­te, fi­nan­cia­dos por la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña co­rrup­ta. El pre­si­den­te ha di­cho des­co­no­cer tal ex­tre­mo.

La po­pu­la­ri­dad de San­tos es ba­ja. No su­pera el 30 % en nin­gu­na en­cues­ta re­cien­te. El lí­der co­lom­biano cree que se de­be al acuer­do con las FARC y di­ce es­tar dis­pues­to a se­guir per­dien­do apo­yos si eso sig­ni­fi­ca sal­var vi­das. Ha que­ri­do afron­tar su úl­ti­mo año de Go­bierno re­es­truc­tu­ran­do su ga­bi­ne­te pa­ra in­tro­du-

cir a al­gu­nas fi­gu­ras de su con­fian­za. In­ten­ta­ría con ello re­ca­bar apo­yos una vez que sa­be que su man­da­to va a que­dar en bre­ve sin aval pú­bli­co al­guno, ya que pro­ba­ble­men­te su par­ti­do no pre­sen­te can­di­da­to pre­si­den­cial.

Se pre­vé que quie­nes sí par­ti­ci­pa­rán en la con­tien­da de­di­quen par­te de sus crí­ti­cas al Go­bierno, a pe­sar de que al­gu­nos can­di­da­tos han for­ma­do par­te de él has­ta ha­ce ape­nas unas se­ma­nas.

El prin­ci­pal de­ba­te de la cam­pa­ña se da­rá, co­mo ya es ha­bi­tual, en torno al acuer­do de paz con las FARC. La opo­si­ción, li­de­ra­da por el ex­pre­si­den­te Álvaro Uribe, ame­na­za con «ha­cer tri­zas» el acuer­do con la gue­rri­lla.

No so­lo la po­lí­ti­ca na­cio­nal preo­cu­pa a San­tos. El pre­si­den­te es acu­sa­do por el chavismo de ha­ber­se alia­do con EE.UU. pa­ra cons­pi­rar con­tra Ve­ne­zue­la. Go­bier­na con un ojo pues­to en el país ve­cino, del que lle­gan mi­les de des­pla­za­dos ca­da día.

NEL­SON CÁR­DE­NAS EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.