De 13 a 100 so­lo en agos­to

Una al­dea de A Fon­sa­gra­da mul­ti­pli­ca por diez su po­bla­ción es­te mes

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Al Sol - TA­NIA TA­BOA­DA

Con la lle­ga­da del ve­rano, Xe­gun­de re­sur­ge. Esta al­dea de la pa­rro­quia de Vi­la­bol de Suar­na, per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio lu­cen­se de A Fon­sa­gra­da, cuen­ta con 29 ca­sas. Du­ran­te el in­vierno, re­si­den en esta zona de la mon­ta­ña lu­gue­sa tre­ce per­so­nas. En los me­ses es­ti­va­les, la po­bla­ción se in­cre­men­ta no­ta­ble­men­te y su­pera los cien ha­bi­tan­tes. «Es­ti­ven fo­ra un tem­po pe­ro hai uns anos re­gre­sei a al­dea pa­ra fa­cer­lle com­pa­ñía a mi­ña nai. Du­ran­te o ano, os días son de­ma­sia­do tran­qui­los por­que so­mos pou­cos ve­ci­ños e non hai nin­gún ca­ti­vo», ex­pli­ca Ju­lio Uría, de 57 años de edad y per­te­ne­cien­te a la Ca­sa da Ro­xa. «Mar­chei de aquí con do­ce anos e pro­cu­ro vir en va­ca­cións pa­ra des­fru­tar do meu lu­gar de ori­xe. Du­ran­te o ano a ca­sa es­tá des­ha­bi­ta­da. Déi­xo­lle as cha­ves a un ve­ci­ño por si pa­sa al­go», cuen­ta Aqui­lino Fer­nán­dez, de Ca­sa Fran­cis­ca, que se mar­chó a vi­vir a Vi­go ha­ce años.

El si­len­cio que pre­do­mi­na du­ran­te el año se rom­pe en los me­ses de ve­rano con la lle­ga­da de va­rias fa­mi­lias y sus ni­ños. «A maio­ría da xen­te ven a pri­mei­ra quin­ce­na de agos­to e pro­dú­ce­se un cambio ra­di­cal na al­dea. As ca­sas e os ca­mi­ños es­tán cheos por tó­da­las es­qui­nas», in­di­ca Isa­bel Lan­dei­ra, de 42 años de edad y de Ca­sa To­xal. En 2004 se ca­só y se mar­chó a vi­vir a Fon­sa­gra­da ca­pi­tal. «Ver a al­dea ago-

ra da gus­to. Non es­tás acos­tu­ma­do a ver tan­ta xen­te. O peor é can­do mar­chan por­que que­da un ba­lei­ro in­men­so», afir­ma Ju­lio Uría. «Los que es­ta­mos fue­ra te­ne­mos un gru­po de What­sApp pa­ra es­tar en con­tac­to y pa­ra po­ner­nos de acuer­do e ir jun­tos a la al­dea», in­di­ca una re­si­den­te en Bar­ce­lo­na. «Xún­tan­se moi­tos nenos, al­go que non hai du­ran­te o ano. Non pa­ran de co­rrer e de be­rrar por to­dos os ca­mi­ños e as lei­ras. Os pe­que­nos son a au­tén­ti­ca le­di­cia da al­dea, da gus­to ve­los», cuen­ta Isa­bel Lan­dei­ra. En Xe­gun­de no hay in­dus­tria y fue es­te el mo­ti­vo que lle­vó a to­da una ge­ne­ra­ción a emi­grar a lu­ga­res co­mo Irún, Bar­ce­lo­na,

Madrid, As­tu­rias o Vi­go. To­dos es­tos emi­gran­tes son los que en ve­rano re­tor­nan a su al­dea na­tal y ha­cen que re­sur­ja un pe­que­ño lu­gar que el res­to del año es­tá de capa caí­da. «Xe­gun­de foi un­ha al­dea moi cas­ti­ga­da po­la emi­gra­ción no seu mo­men­to. Moi­ta xen­te da mi­ña ida­de xa na­ceu fó­ra pe­ro sem­pre ti­vo co­mo tra­di­ción vi­si­tar ós avós tó­do­los ve­ráns. Es­tas per­soas xa es­tán ca­sa­das e te­ñen fi­llos pe­ro se­guen vin­do á al­dea pa­ra xun­tar­se», cuen­ta Isa­bel Lan­dei­ra, que nun­ca aban­do­nó su pue­blo.

Otros lu­ga­res que se lle­nan

Xe­gun­de no es el úni­co lu­gar que en ve­rano co­ge vi­da. En al­deas de A Te­rra Chá, en Lu­go, tam­bién se in­cre­men­ta la po­bla­ción en épo­ca es­ti­val. Los re­cuen­tros

de los vecinos se pro­du­cen so­bre to­do el día de la fies­ta. To­dos se dan ci­ta en el campo y en la se­sión ver­mú. Es­to se pu­do ver en las fies­tas de Cas­tro Ri­bei­ras de Lea, don­de se die­ron ci­ta va­rios ciu­da­da­nos que re­si­den fue­ra de su tie­rra na­tal.

«En las al­deas ya no que­da ca­si gen­te. En al­gu­nos si­tios ni si­quie­ra hay ga­na­de­ría y los úni­cos ani­ma­les que ocu­pan los co­rra­les de las ca­sas son ga­lli­nas o co­ne­jos. Los vecinos los crían con la fi­na­li­dad de en­tre­te­ner­se y pa­ra po­der ha­cer una bue­na tor­ti­lla o un gui­so ca­se­ro. Pe­ro po­co más. Al­guno tam­bién tie­ne un gato o pe­rro pa­ra que le ha­ga com­pa­ñía», opi­na una lu­cen­se que re­si­de en Bil­bao y pa­sa las va­ca­cio­nes en una al­dea de Cas­tro de Rei.

FO­TO MANUEL

La al­dea de Xe­gun­de, en el mu­ni­ci­pio lu­cen­se de A Fon­sa­gra­da, se lle­na en ve­rano con la lle­ga­da de quie­nes emi­gra­ron ha­ce años.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

Vi­si­tan­tes, en su ma­yo­ría de Bil­bao y Bar­ce­lo­na, en las fies­tas de Ca­tro Ri­bei­ras de Lea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.