La apues­ta fut­bo­lís­ti­ca se im­pu­so

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - Ra­do­mir An­tic

El aná­li­sis es sen­ci­llo en es­te ca­so. La apues­ta fut­bo­lís­ti­ca se im­pu­so. Con el ba­lón, el Real Madrid fue su­pe­rior a su ri­val, sin nin­gu­na du­da. Des­pués, ya por de­lan­te en el mar­ca­dor, bus­có al­go de cambio por me­dio de pa­ses lar­gos, pe­ro en cual­quier ca­so fue el jus­to ven­ce­dor del par­ti­do. Esta final sir­ve tam­bién pa­ra de­jar pa­ten­te la di­fe­ren­cia de je­rar­quía en­tre la Li­ga de Cam­peo­nes y la Eu­ro­pa Lea­gue.

Vol­vien­do al desa­rro­llo del par­ti­do, hay que de­cir que el Real Madrid se mos­tró mu­cho más có­mo­do con el ba­lón en su po­der y el ri­val so­lo in­ten­tó reac­cio­nar a esa si­tua­ción cuan­do se vio por de­trás en el mar­ca­dor.

Aun­que la pro­pues­ta fut­bo­lís­ti­ca con­ti­núa sien­do la mis­ma, la in­cor­po­ra­ción de Isco creó pro­ble­mas al Manchester Uni­ted, pe­ro no so­lo por el gol que lo­gró, sino por sus ac­tua­cio­nes tan­to por la de­re­cha co­mo por la iz­quier­da.

Dis­po­ner dos de­lan­te­ros en lu­gar de tres dio po­si­bi­li­da­des al Real Madrid de ser su­pe­rior en el cen­tro del campo. Tác­ti­ca­men­te, con­si­de­ro que la pre­sen­cia de Isco pe­só bas­tan­te y apor­tó mu­cho en el lu­gar de Cris­tiano Ro­nal­do.

Tam­bién fue­ron des­ta­ca­das las ac­tua­cio­nes de Casemiro, Kroos, Mo­dric, apo­yan­do. Ellos, asi­mis­mo, fue­ron cla­ves en el desa­rro­llo del par­ti­do, aun­que tam­bién hay que re­co­no­cer que el ri­val no ofre­ció mu­chos pro­ble­mas.

En el ca­so del Manchester, Ma­tic fue uno de los que in­ten­tó apor­tar al­go nue­vo con res­pec­to a lo que ya se co­no­cía de es­te equi­po des­de el año pa­sa­do, pe­ro en ge­ne­ral yo creo que el Uni­ted con­ti­núa con su pro­pues­ta de bus­car sus op­cio­nes de vic­to­ria a tra­vés del jue­go de­fen­si­vo, y en esta oca­sión no es­tu­vo a su ni­vel.

La in­ci­den­cia del as­pec­to fí­si­co, en es­te úl­ti­mo sen­ti­do, di­ga­mos que cuan­do no es­tás fí­si­ca­men­te a pleno ren­di­mien­to, con­tar con el ba­lón te ayu­da bas­tan­te. Por otra par­te, el des­gas­te em­plea­do en la re­cu­pe­ra­ción pue­de pa­sar­te fac­tu­ra.

En cual­quier ca­so, el re­sul­ta­do de la final es to­tal­men­te jus­to y aho­ra ya so­lo que­da es­pe­rar al si­guien­te par­ti­do ofi­cial, la Supercopa de Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.