Ignacio Ri­ve­ra, a pun­to de ha­cer­se con el con­trol del Ra­cing de Fe­rrol

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - Á. ALON­SO

La in­ten­ción de Ignacio Ri­ve­ra de ha­cer­se con el con­trol del Ra­cing de Fe­rrol si­gue ade­lan­te. En la ma­ña­na de es­te mar­tes, la me­sa de con­tra­ta­ción del Con­ce­llo de Fe­rrol pro­ce­dió a la aper­tu­ra de la úni­ca ofer­ta eco­nó­mi­ca pre­sen­ta­da al con­cur­so pú­bli­co de la ven­ta de las ac­cio­nes del club de pro­pie­dad mu­ni­ci­pal. Y, se­gún ha vuel­to a con­fir­mar La Voz, se tra­ta de la del em­pre­sa­rio co­ru­ñés, a tra­vés de la com­pa­ñía Eli­te Ad­mi­nis­tra­ción y Ges­tión. Ri­ve­ra la creó en el 2014, tie­ne un ca­pi­tal de 3.000 eu­ros y ca­re­ce de em­plea­dos. El con­se­je­ro de­le­ga­do de Hi­jos de Ri­ve­ra, a tí­tu­lo par­ti­cu­lar y a tra­vés de esta otra em­pre­sa, es­tá a pun­to de ha­cer­se con el con­trol del club. Has­ta el pa­sa­do día 27 de ju­lio, fi­gu­ra­ba to­da­vía co­mo pre­si­den­te y ac­cio­nis­ta de Eli­te Ad­mi­nis­tra­ción y Ges­tión, car­go en el que le sus­ti­tu­yó Fer­nan­do Wirtz, con­se­je­ro de Hi­jos de Ri­ve­ra.

La me­sa de con­tra­ta­ción dio el vis­to bueno a la do­cu­men­ta­ción pre­sen­ta­da, que cum­ple to­dos los re­qui­si­tos. Aho­ra la va­lo­ra­ción que­da en ma­nos, en pri­mer lu­gar, del co­mi­té de ex­per­tos, que es­tu­dia­rá el pro­yec­to de­por­ti­vo (con aten­ción a la ba­se) y su vin­cu­la­ción con la ciu­dad. Pos­te­rior­men­te, la ofer­ta pa­sa­rá a los en­car­ga­dos de con­si­de­rar el apar­ta­do eco­nó­mi­co.

Las ac­cio­nes del Ayun­ta­mien­to su­po­nen un 39,09 % del ca­pi­tal del Ra­cing y son con las que se ha­ría el con­se­je­ro de­le­ga­do de Hi­jos de Ri­ve­ra, sal­vo que su pro­pues­ta in­cum­pla el plie­go de con­di­cio­nes.

Da­do el re­par­to ac­cio­na­rial, ese 39 % le bas­ta­rá pa­ra ha­cer­se con el con­trol del club, pe­ro aún así, se­gún ade­lan­tó ya La Voz en los días pa­sa­dos, el em­pre­sa­rio po­dría ha­ber lle­ga­do a un acuer­do ya con los her­ma­nos Sil­vei­ra pa­ra com­prar­les un mí­ni­mo del 11 % (po­seen un 21,98%). De esta for­ma, Ri­ve­ra aca­ba­ría te­nien­do el 51 % y blin­da­ría el plan que ha lan­za­do pa­ra ha­cer­se con la en­ti­dad. El res­tan­te es­tá di­vi­do en un 28,94 % muy re­par­ti­do y un 10 % que el Ra­cing con­ser­va co­mo au­to­car­te­ra.

Ri­ve­ra y al­gu­nos de sus co­la­bo­ra­do­res se reunie­ron con los her­ma­nos Sil­vei­ra va­rias ve­ces pa­ra ne­go­ciar la po­si­ble com­pra. Y per­so­nas de con­fian­za de Ri­ve­ra acu­die­ron ha­ce unos días al pal­co de A Ma­la­ta a ver el Ra­cing-Dé­por. VI­LLAL­BA / LA VOZ

Lle­gó con la ne­ce­si­dad de an­te­po­ner el re­sul­ta­do al es­ti­lo. El equi­po ne­ce­si­ta­ba pun­tos y los lo­gró. Pe­ro ya la pa­sa­da tem­po­ra­da ad­ver­tía de que «es­te no es el Dé­por que yo quie­ro». Es­te año, con la ven­ta­ja de po­der tra­ba­jar con el gru­po des­de pre­tem­po­ra­da, Pe­pe Mel en­tien­de que la exi­gen­cia de­be ser ma­yor y así se la mar­ca. Pro­me­te buen fút­bol, no exen­to de se­rie­dad de­fen­si­va, por­que ase­gu­ra que «el co­rrer ya se le pre­su­po­ne al equi­po». —¿Qué sen­sa­cio­nes tie­ne en es­te tra­mo final de pre­pa­ra­ción? —La ver­dad es que la pre­tem­po­ra­da es­tá trans­cu­rrien­do co­mo ha­bía­mos pre­vis­to. Los pri­me­ros ocho par­ti­dos eran una prue­ba con­tra tres equi­pos de Se­gun­da B y el res­to de Ter­ce­ra pa­ra pro­bar el ata­que, la for­ma de sa­car la pe­lo­ta. Fui­mos de me­nos a más. En esa par­ce­la el equi­po va de me­nos a más… El si­guien­te fue el que peor nos sa­lió, el pri­me­ro pa­ra tra­ba­jar la de­fen­sa, pe­ro unos días des­pués, con­tra el Oviedo, re­cu­pe­ra­mos sen­sa­cio­nes de­fen­si­vas. El cómpu­to glo­bal de to­do nos ha­ce ver que el equi­po es­tá por el ca­mino co­rrec­to. Lue­go lle­gó el par­ti­do más im­por­tan­te pa­ra to­do de­por­ti­vis­ta, el Te­re­sa He­rre­ra, on­ce pa­ra on­ce, el equi­po lle­vó el pe­so, ge­ne­ró oca­sio­nes de gol… Nos sir­vió co­mo cómpu­to glo­bal pa­ra to­do. A fal­ta de un par­ti­do, el Dé­por es­tá pa­ra com­pe­tir, aun­que hay mu­cho que pu­lir. —Ha­bla­ba tras el Te­re­sa He­rre­ra de ju­gar ale­gre. —Y lo sigo di­cien­do. Es­te equi­po en Ria­zor tie­ne que ser ale­gre. Lo ha si­do por mo­men­tos, pe­ro aho­ra con más fre­cuen­cia. De to­dos mo­dos, nues­tra asig­na­tu­ra pen­dien­te es­tá fue­ra de ca­sa. Hay un da­to sig­ni­fi­ca­ti­vo y es que de los úl­ti­mos 57 en­cuen­tros dispu­tados por el De­por­ti­vo a do­mi­ci­lio en Pri­me­ra so­lo ga­nó 7. Los nú­me­ros ha­blan por sí so­los. No es al­go que me in­ven­te yo. —¿Y eso có­mo se so­lu­cio­na? ¿En­ce­rrán­do­se más fue­ra de ca­sa? —En ab­so­lu­to. Yo lo que tra­to de con­ven­cer a los fut­bo­lis­tas es que el equi­po más atre­vi­do y va­lien­te que he vis­to en Ria­zor es el que quie­ro ver fue­ra de Ga­li­cia. En­tien­do que lle­ga un mo­men­to en el que la ne­ce­si­dad obli­ga. Y el El en­tre­na­dor blan­quia­zul, en el ho­tel At­ti­ca21 de Vi­lal­ba don­de es­tá con­cen­tra­do el De­por­ti­vo.

«In­ten­ta­mos fi­char a Die­go Al­ves y Val­dés, pe­ro es­te creo que se to­ma­rá un año de des­can­so»

año pa­sa­do nos pa­só. Pe­ro em­pe­zan­do de ce­ro no po­de­mos per­mi­tir­nos eso. El equi­po lo va a in­ten­tar. Pe­ro lo va a in­ten­tar no so­lo con el ar­gu­men­to de co­rrer y lu­char, por­que eso se da por su­pues­to, Lo in­ten­ta­rá con el ar­gu­men­to de ju­gar al fút­bol. Quie­ro que es­te Dé­por sea re­co­no­ci­ble por te­ner un plan y ju­gar buen fút­bol. —Pre­sión arri­ba, más ha­cia el me­dio del campo... ¿Cuál va a ser esa se­ña de iden­ti­dad? —Hay es­pa­cio pa­ra to­do. Un equi­po no pue­de pre­sio­nar los 90 mi­nu­tos. So­lo pue­den ha­cer­lo aque­llos que ten­gan la po­se­sión el se­sen­ta o se­ten­ta por cien­to del tiem­po. Y no va a ser nues­tro ca­so. Pe­ro es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra cam­biar ese chip. —Ha­bla de una es­pe­cie de re­se­tea­do, pe­ro los ju­ga­do­res si­guen sien­do los mis­mos. —Son los mis­mos, pe­ro to­dos em­pe­za­mos de ce­ro, in­clu­so el cuer­po téc­ni­co. Hay que te­ner en cuen­ta que cuan­do lle­ga­mos, te­nía­mos par­ti­do do­min­go-miér­co­les-do­min­go-miér­co­les... Lue­go un pa­rón en el que se fue­ron los in­ter­na­cio­na­les y no pu­di­mos tra­ba­jar na­da. Me adap­té to­do lo que pu­de. Pe­ro aho­ra sí em­pe­za­mos de ce­ro y ya no hay nin­gún ti­po de ex­cu­sa.

—¿Có­mo va el te­ma de las in­cor­po­ra­cio­nes? Se­gui­mos ha­blan­do de un por­te­ro, Adrián y un de­lan­te­ro pa­ra dar el sal­to de ca­li­dad. —Es­ta­mos mi­ran­do to­das las po­si­cio­nes de reojo. Pe­ro hay que es­pe­rar. Hay clu­bes con otra ca­pa­ci­dad que pue­den pa­gar más. No­so­tros de­be­mos aguar­dar. La se­cre­ta­ría téc­ni­ca, con Ri­chard Ba­rral, ha­ce to­do lo po­si­ble. Adrián, por ejem­plo, pen­sá­ba­mos que po­día es­tar ya, pe­ro cuan­do hay un tercero, en es­te ca­so el Opor­to, hay que es­pe­rar. Igual que en el del de­lan­te­ro. Di­je en su mo­men­to que el Arsenal iba a eter­ni­zar la ne­go­cia­ción y que po­día­mos ir mi­ran­do ha­cia el plan B, que tam­bién me gus­ta mu­cho. Pe­ro te­ne­mos que te­ner pa­cien­cia. —¿Aun­que sig­ni­fi­que em­pe­zar la Li­ga sin esos tres? —Es que, o mu­cho me equi­vo­co, o los in­te­gran­tes del on­ce ti­tu­lar con­tra el Madrid es­tán to­dos en Vi­lal­ba. Dese cuen­ta que es­ta­mos —Si no hu­bie­ra un con­di­cio­nan­te co­mo el de Lu­cas, a cual­quier afi­ción le gus­ta­rían los que no­so­tros es­ta­mos mi­ran­do. —Ha­blan­do de ilu­sión, ¿to­da­vía ve op­cio­nes de traer a Val­dés? —Es­tá cla­ro que bus­ca­mos fut­bo­lis­tas de pri­mer ni­vel. Lo in­ten­ta­mos con Die­go Al­ves y Val­dés. El pri­me­ro pen­sa­mos que es­ta­ba y pre­fi­rió ir­se a Bra­sil. En cuan­to a Víc­tor, creo que en es­tos mo­men­tos tie­ne la idea de to­mar­se un año de des­can­so. —Des­pués de mu­cha prue­ba con un 4-3-3, ju­gó el Te­re­sa He­rre­ra con un 4-2-3-1 y anun­ció que se­rá el es­que­ma en al Li­ga. —Sí por­que, co­mo us­ted di­ce, tras pro­bar mu­cho he vis­to que el sis­te­ma que me­jor se adap­ta al equi­po, y no es por­que sea el que más me gus­ta a mí de siem­pre, es el de dos fut­bo­lis­tas abier­tos, dos me­dio­cen­tros, un en­gan­che que pue­de ac­tuar de de­lan­te­ro y un hom­bre arri­ba.

CAR­LOS CAS­TRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.