Sin bus por fal­ta de in­for­ma­ción

La fal­ta de da­tos so­bre los cam­bios ho­ra­rios por par­te de las em­pre­sas en­fa­dó a los usua­rios

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - MA­RÍA HERMIDA

De­sin­for­ma­ción. Po­si­ble­men­te, esa sea la pa­la­bra que me­jor de­fi­na lo que se vi­vió ayer en las pa­ra­das ha­bi­tua­les o en la es­ta­ción de au­to­bu­ses de Pon­te­ve­dra a cuen­ta de la en­tra­da en vi­gor, ayer, del nue­vo plan de trans­por­te de la Xun­ta, que en la co­mar­ca afec­ta a lí­neas co­mo las que van a Marín, San­xen­xo, Poio o Bueu. Al mar­gen de que los nue­vos ho­ra­rios gus­ten más o me­nos —la gran ma­yo­ría de los usua­rios to­da­vía no po­dían opi­nar por­que los des­co­no­cían— el en­fa­do y la per­ple­ji­dad se de­bían a que las mo­di­fi­ca­cio­nes en los iti­ne­ra­rios y las fre­cuen­cias pi­lla­ron a to­dos con el pie cam­bia­do, in­clui­dos a los con­duc­to­res de mu­chos au­to­ca­res. «Nues­tro chó­fer, que lo co­no­ce­mos de siem­pre, se en­te­ró ayer a las diez de la noche [re­fi­rién­do­se al lu­nes] de qué ho­ra­rios te­nía hoy [por ayer]. El po­bre es­ta­ba tan des­con­cer­ta­do co­mo no­so­tros y en­ci­ma to­do el mun­do las pa­ga­ba con él», se­ña­la­ba, en­fa­da­do, un usua­rio ha­bi­tual del bus en­tre Marín y Pon­te­ve­dra. Lo mis­mo opi­na­ban via­je­ros que ayer tu­vie­ron que es­pe­rar más de la cuen­ta en la pa­ra­da que hay en Cam­po­lon­go pa­ra co­ger el au­to­car ha­cia San­xen­xo: «Lo peor es que na­die nos avi­sa­se», de­cían.

To­dos los usua­rios se que­ja­ban de la fal­ta de in­for­ma­ción. Al­gu­nos lo ha­cían en co­rri­llo, en las pa­ra­das, e in­sis­tien­do en que «no pue­den cam­biar las co­sas de un día pa­ra otro sin de­cir na­da, por­que ca­da uno tie­ne sus pla­nes». Ha­bla­ban así, por ejem­plo, dos ca­ma­re­ras que tu­vie­ron que avi­sar por­que ya no lle­ga­ban a su tra­ba­jo en San­xen­xo o dos ju­bi­la­dos que al final de­sis­tie­ron de ir a la pla­ya de Areas por­que lle­va­ban me­dia ho­ra es­pe­ran­do el bus y se har­ta­ron de con­ti­nuar en la mar­que­si­na. Los más jó­ve­nes, igual­men­te per­ple­jos en las pa­ra­das, no de­ja­ban de te­le­fo­near a las em­pre­sas de trans­por­te o a las es­ta­cio­nes de bu­ses. Era el ca­so de una jo­ven de Por­to­no­vo, La­ra De­za, que por la ma­ña­na de­bi­do al cambio de ho­ra­rios no lle­gó a tiem­po pa­ra ha­cer una prác­ti­ca de con­du­cir en Pon­te­ve­dra y que, al me­dio­día, es­pe­ra­ba por el bus sin sa­ber a qué ho­ra aca­ba­ría lle­gan­do: «Yo lla­mé du­ran­te dos ho­ras se­gui­das a Mon­bus y al final lo úni­co que con­se­guí es que me di­je­sen que ellos es­ta­ban tan con­fun­di­dos co­mo yo. Tam­bién lla­mé a la es­ta­ción de au­to­bu­ses y mi­ro to­do el ra­to en In­ter­net y no di­cen na­da», in­di­ca­ba. In­dig­na­ba, mos­tra­ba los pan­ta­lla­zos que ha­bía sa­ca­do de la pá­gi­na de la com­pa­ñía de bu­ses, don­de al prin­ci­pio le po­nía que pa­ra ayer no ha­bía au­to­ca­res dis­po­ni­bles y lue­go la re­mi­tía a los ho­ra­rios an­te­rio­res, a los que ya no tie­nen va­li­dez.

Esa fue la tó­ni­ca a lo de to­da la jor­na­da. De­sin­for­ma­ción, en­fa­do y per­ple­ji­dad. A par­tir de aho­ra, cuan­do los nue­vos ho­ra­rios em­pie­cen a ser es­tu­dia­dos por los usua­rios, se ve­rá si son me­jo­res o peo­res que los an­te­rio­res.

Más in­for­ma­ción so­bre es­te asun­to en la pá­gi­na 5 (Ga­li­cia).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.