Ga­li­cia tra­ba­ja con­tra­rre­loj pa­ra sal­var dos mi­llo­nes de to­pó­ni­mos

La mitad de las en­ti­da­des de población de Es­pa­ña es­tán en te­rri­to­rio ga­lle­go

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - TA­MA­RA MONTERO

Al fi­nal, es una lu­cha ti­tá­ni­ca. Una con­ti­nua ba­ta­lla con­tra el ol­vi­do. Con­tra el fun­di­do a ne­gro. Con­tra la des­apa­ri­ción de mi­les de nom­bres que van te­jien­do la his­to­ria de Ga­li­cia. Ha pa­sa­do. Pa­sa hoy. Y vol­ve­rá a pasar ma­ña­na. Al­guien mue­re. Con él, se lle­va un pe­da­ci­to de la his­to­ria de su al­dea. Y ya na­die re­cuer­da que aque­llas fin­cas se lla­ma­ban A La­mei­ra. Que aque­llo lle­va por nombre Fon­te Gor­gu­llón por­que las co­rrien­tes sub­te­rrá­neas bor­bo­llan tras las llu­vias del in­vierno. Que ca­da ro­ca de esa pa­rro­quia tie­ne un nombre con­cre­to. Que acá, en Po­ma­res, lo que cre­cían eran man­za­nos. Que allá, en Car­ba­llal, ha­cían lo pro­pio los ro­bles. Lo que ha em­pren­di­do la Ad­mi­nis­tra­ción es el com­ba­te de­fi­ni­ti­vo. La con­tien­da con­tra la ig­no­ran­cia. Es res­ca­tar dos mi­llo­nes de to­pó­ni­mos an­tes de que des­apa­rez­can pa­ra siem­pre. Esa gue­rra lle­va un nombre. Pro­xec­to To­po­ni­mia Ga­le­ga.

La mitad de las en­ti­da­des de población de Es­pa­ña es­tán aquí, en Ga­li­cia, cu­yo no­men­clá­tor se nu­tre de una lar­guí­si­ma lis­ta de 41.409 to­pó­ni­mos. Ese no­men­clá­tor, san­cio­na­do por la Xun­ta, com­po­ne la co­no­ci­da co­mo to­po­ni­mia ma­yor, la que no es­tá en pe­li­gro. Por­que es ofi­cial. Y por­que lo que se es­cri­be no se des­va­ne­ce. Pe­ro den­tro de esos nom­bres de con­ce­llo, de pa­rro­quia, de al­dea, hay otros mu­chos. Los que sir­ven pa­ra de­no­mi­nar un ca­mino. O un con­jun­to de fin­cas de la­bra­dío. O un ac­ci­den­te geo­grá­fi­co. Una co­li­na. O un mon­te. Una lis­ta mu­cho más lar­ga. Lar­guí­si­ma. De un mi­llón y me­dio de nom­bres, se­gún los cálcu­los de los en­car­ga­dos del pro­yec­to. De en­tre 45 y 50 nom­bres por ki­ló­me­tro cua­dra­do.

Es lo que se lla­ma la mi­cro­to­po­ni­mia. La que ape­la a la co­ti­dia­ni­dad. A la fau­na y a la flo­ra ri­ca y di­ver­sa que hay en Ga­li­cia. Al apro­ve­cha­mien­to que se ha he­cho del te­rri­to­rio du­ran­te si­glos. Du­ran­te mi­le­nios. La que ha­ce a Ga­li­cia única en el mun­do. No hay otra re­gión que ha­ya pues­to tan­tos nom­bres a la tie­rra. La que es­tá en pe­li­gro por­que so­lo exis­te mien­tras vi­ven las per­so­nas que la usan. La que hay que sal­var del ol­vi­do per­ma­nen­te. En los úl­ti­mos diez años, se han ido re­co­gien­do cer­ca de me­dio mi­llón de mi­cro­to­pó­ni­mos en el 30 % del te­rri­to­rio de Ga­li­cia. En al­gu­nas zo­nas, la den­si­dad me­dia es mu­cho más ba­ja que esos cin­cuen­ta nom­bres por ki­ló­me­tro cua­dra­do. Ocu­rre, so­bre to­do, en zo­nas de mon­ta­ña, don­de un mi­cro­to­pó­ni­mo abar­ca una gran ex­ten­sión de te­rreno. En otros, ca­da dos pa­sos uno en­tra en un lu­gar nue­vo. Por­que la den­si­dad es tal que se acu­mu­lan 160 mi­cro­to­pó­ni­mos por ki­ló­me­tro cua­dra­do. Co­mo Can­gas.

Pe­ro esa ne­ce­si­dad de po­ner nom­bres no se que­da en tie­rra. Tam­bién la cos­ta y tam­bién el mar son par­ce­la­dos, re­par­ti­dos, nom­bra­dos. La ta­la­so­ni­mia de Ga­li­cia se com­po­ne de otro me­dio mi­llón de nom­bres en auténtico pe­li­gro de ex­tin­ción. Las car­tas náu­ti­cas dan cuen­ta —a ve­ces cas­te­lla­ni­za­dos, de­for­ma­dos— de nom­bres de pla­yas, de is­las, de gran­des pie­dras de la cos­ta. Pe­ro no re­co­gen los nom­bres de los pa­sos por los que las em­bar­ca­cio­nes sa­ben que no van a en­ca­llar, ni aquel lu­gar don­de hay mu­chos sar­gos o aquel otro don­de hu­bo un hun­di­mien­to. Esos nom­bres, de nue­vo, so­lo exis­ten mien­tras es­tén vi­vos los que los re­cuer­dan: los ma­ri­ne­ros.

Uti­li­dad

No se tra­ta so­lo de una cues­tión de con­ser­va­ción pa­tri­mo­nial, que tam­bién. Es que sa­ber lla­mar a los si­tios por su nombre es útil. Mu­cho. «O lu­gar a on­de ten di­ri­xir­se un he­li­cóp­te­ro, on­de hai un fe­ri­do, on­de hou­bo un ac­ci­den­te ou on­de hai que dar un­ha li­cen­za de obra, sen ir máis lon­xe, hai que sa­ber si­tua­lo con pre­ci­sión». Lo ex­pli­ca el se­cre­ta­rio xe­ral de Política Lin­güís­ti­ca, Va­len­tín Gar­cía. Así que re­co­pi­lar to­dos y ca­da uno de los nom­bres de esa lis­ta de dos mi­llo­nes per­mi­ti­ría, por ejem­plo, si­tuar más rá­pi­do a los efec­ti­vos que lu­chan en la ex­tin­ción de un in­cen­dio fo­res­tal. O que los ser­vi­cios de emer­gen­cia se­pan exac­ta­men­te dón­de ha ocu­rri­do un ac­ci­den­te. «A to­po­ni­mia ten un­ha uti­li­da­de moi­to máis am­pla do que pen­sa­mos», ter­cia el se­cre­ta­rio xe­ral. Lo gri­ta­ba, man­gue­ra en mano pa­ra man­te­ner las lla­mas a ra­ya, una ve­ci­na de Sou­to­maior el ve­rano pa­sa­do: «Vi­vi­mos na era dos Po­ké­mon e non te­mos un GPS pa­ra lo­ca­li­zar un lume».

Ese gri­to lo re­cuer­da Vi­cen­te Fei­joo, res­pon­sa­ble del pro­yec­to de mi­cro­to­po­ni­mia. Y por es­to se es­tán geo­rre­fe­ren­cian­do to­das y ca­da una de las al­deas de Ga­li­cia. Pa­ra que no vuel­va a ocu­rrir que una am­bu­lan­cia no su­po lle­gar a una al­dea en Bueu. «Se tes to­das as al­deas xeo­rre­fe­ren­cia­das cal­que­ra vehícu­lo po­de che­gar». Si hay coor­de­na­das, los ser­vi­cios de emer­gen­cia tie­nen que sa­ber dón­de es. Pe­ro, so­bre to­do, «a to­po­ni­mia é un­ha obra co­lec­ti­va de to­dos os ga­le­gos e a con­ser­va­ción debe ser ta­mén co­lec­ti­va», ter­cia Fei­joo.

Los to­pó­ni­mos re­cu­pe­ra­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.