Si­mu­lan ser pa­rien­tes de Ar­gen­ti­na pa­ra es­ta­far a dos ma­yo­res de Ar­bo

Con­si­guie­ron que les en­via­sen un to­tal de 9.000 eu­ros pa­ra sen­das emer­gen­cias

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - L. C. LL.

Dos ve­ci­nas de Ar­bo fue­ron víc­ti­mas del ti­mo te­le­fó­ni­co co­no­ci­do co­mo «emer­gen­cias de fa­mi­lia», lle­gan­do a efec­tuar in­gre­sos de 5.300 y 3.700 eu­ros tras re­ci­bir lla­ma­das de un su­pues­to pa­rien­te en el ex­tran­je­ro con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Los he­chos su­ce­die­ron el pa­sa­do 4 de agos­to. En los dos ca­sos la me­cá­ni­ca fue ca­si idén­ti­ca. Pri­me­ro, re­ci­bie­ron una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de una per­so­na que ase­gu­ró ser su pa­rien­te en Ar­gen­ti­na y que, su­pues­ta­men­te, es­ta­ba re­te­ni­do en un ae­ro­puer­to. En un ca­so di­jo que se en­con­tra­ba en el de Ma­drid y en el otro en Mé­xi­co.

En am­bos ca­sos, el in­ter­lo­cu­tor les di­jo que ne­ce­si­ta­ba que le en­via­sen, an­tes de una ho­ra, una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de di­ne­ro, por un te­ma re­la­cio­na­do con los im­pues­tos. Las mu­je­res que re­ci­bie­ron las lla­ma­das cre­ye­ron la de­man­da de au­xi­lio y pro­ce­die­ron a rea­li­zar el pa­go del di­ne­ro que le pi­den, ge­ne­ral­men­te a tra­vés de Wa­ter Unión. En estos ca­sos, las víc­ti­mas re­ci­bie­ron has­ta dos y tres lla­ma­das pos­te­rio­res en las que les de­man­da­ron más di­ne­ro por un au­men­to en el pa­go de los im­pues­tos y una san­ción so­bre­ve­ni­da.

Se­gún la Guar­dia Ci­vil, du­ran­te los úl­ti­mos me­ses es­tán pro­li­fe­ran­do las de­nun­cias so­bre es­te ti­po de es­ta­fas. Ya en el mes de mar­zo se ha­bía pro­du­ci­do otro ti­mo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas. En es­te ca­so, a una per­so­na no­na­ge­na­ria en Poio, a la que le es­ta­fa­ron 2.000 eu­ros.

Estos ti­mos tam­bién se co­no­cen co­mo la «es­ta­fa del abue­lo», por­que en la ma­yor par­te de los ca­sos las víc­ti­mas sue­len ser per­so­nas de avan­za­da edad. El mo­dus ope­ran­di es siem­pre si­mi­lar. Ha­cién­do­se pasar por fa­mi­lia­res, los es­ta­fa­do­res lla­man por te­lé­fono o en­vían men­sa­jes pi­dien­do de­ses­pe­ra­da­men­te que les trans­fie­ran una de­ter­mi­na­da can­ti­dad de di­ne­ro de for­ma in­me­dia­ta. Sue­len de­cir que ne­ce­si­tan el di­ne­ro en efec­ti­vo pa­ra una emer­gen­cia: pa­ra sa­lir de pri­sión, ayu­dar­les a pa­gar una fac­tu­ra de hos­pi­tal o, co­mo en la ma­yor par­te de las ve­ces, pa­ra ayu­dar­les a sa­lir de un país ex­tran­je­ro. El ob­je­ti­vo es en­ga­ñar a la per­so­na con la que se po­nen en con­tac­to pa­ra que les en­víe el di­ne­ro an­tes de que pue­da dar­se cuen­ta de que se tra­ta de una es­ta­fa. An­te la pro­li­fe­ra­ción de es­te ti­po de es­ta­fas, la Guar­dia Ci­vil acon­se­ja que cuan­do se re­ci­ban es­tas lla­ma­das te­le­fó­ni­cas se evi­te ac­tuar in­me­dia­ta­men­te, se ve­ri­fi­que la iden­ti­dad de la per­so­na que lla­ma, se com­prue­be la ve­ra­ci­dad de la his­to­ria con otra per­so­na de su en­torno fa­mi­liar aun­que le ha­yan di­cho que guar­de se­cre­to, que nun­ca se ha­ga el in­gre­so del di­ne­ro que se so­li­ci­ta y que se lla­me al 062.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.