El por­ta­vio­nes «Prín­ci­pe de As­tu­rias» se des­pi­de pa­ra siem­pre de Ga­li­cia

Cien­tos de per­so­nas si­guie­ron su sa­li­da a am­bos la­dos de la ría de Fe­rrol, de don­de se va pa­ra ser des­gua­za­do

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Galicia - ÁL­VA­RO ALON­SO

Pro­ba­ble­men­te la ima­gen cho­que en otros pun­tos de Es­pa­ña: cien­tos de per­so­nas des­pi­dien­do a un buque en el que no va na­die den­tro y que lle­va­ba más de cua­tro años oxi­dán­do­se en el mue­lle. Pe­ro es que en Fe­rrol, por el gran nú­me­ro de per­so­nas in­vo­lu­cra­das en su cons­truc­ción y en sus mi­sio­nes, la des­pe­di­da del por­ta- vio­nes no po­día ser me­nos emo­ti­va. El Prín­ci­pe de As­tu­rias de­jó ayer pa­ra siem­pre la ciu­dad que lo vio na­cer y que, ca­si cua­tro dé­ca­das des­pués, vi­vió su oca­so. El buque, da­do de ba­ja por la Ar­ma­da en el 2013, se­rá des­he­cho en Tur­quía, des­pués de que en una subas­ta pú­bli­ca se ad­ju­di­ca­sen su desguace la fir­ma es­pa­ño­la Su­rus y la oto­ma­na Le­yal por 2,7 mi­llo­nes de eu­ros.

El por­ta­vio­nes fue bo­ta­do en 1982, en­tró en ser­vi­cio un lus­tro más tar­de y se con­vir­tió en la uni­dad insignia de la Ma­ri­na. Sin em­bar­go, el coste que su­po­nía su man­te­ni­mien­to y su mo­der­ni­za­ción lo ale­jó pron­to de la pri­me­ra lí­nea na­val. Aun­que no po­see las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas, el buque an­fi­bio Juan Car­los I es aho­ra la jo­ya de la flo­ta es­pa­ño­la. Mien­tras, el Prín­ci­pe de As­tu­rias se va por la puer­ta de atrás a ser con­ver­ti­do en cha­ta­rra.

Des­de pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, los fe­rro­la­nos, en­te­ra­dos del acon­te­ci­mien­to, sa­lie­ron de sus ca­sas en bus­ca de las me­jo­res vis­tas pa­ra se­guir el adiós. Así, se fue­ron si­tuan­do a am­bos cos­ta­dos de la ría, en mi­ra­do­res o en lu­ga­res tan es­pe­cia­les co­mo el cas­ti­llo de San Fe­li­pe. Al igual que cuan­do en­tró ha­ce al­go más de cua­tro años, aun­que con más cá­ma­ras fo­to­grá­fi­cas y mó­vi­les que en­ton­ces. Na­die se que­ría per­der el mo­men­to y to­dos que­rían in­mor­ta­li­zar­lo.

A las diez de la ma­ña­na, cua­tro re­mol­ca­do­res lo­ca­les y el prin­ci­pal fue­ron sa­can­do al por­ta­vio­nes del mue­lle de Na­van­tia en el que se en­con­tra­ba y po­nien­do su proa de ca­ra a la sa­li­da de la ría. En un fon­dea­de­ro cer­cano, se en­gan­chó al buque que lo arras­tra­rá has­ta Tur­quía, el Ali­ce One.A pa­so len­to, co­mo si se qui­sie­ra pos­po­ner la ma­nio­bra lo má­xi­mo po­si­ble, fue atra­ve­san­do la ría ba­jo la aten­ta mi­ra­da de un pú­bli­co que in­clu­so ha­bría pa­ga­do en­tra­da por ver­lo. «Cuan­do era pi­lo­to, hi­ce mu­chos mo­vi­mien­tos en él. Me pa­re­ce un jus­to ho­me­na­je», de­cía uno de los ob­ser­va­do­res, Che­te Ey­tor, que in­clu­so subió una en­se­ña na­cio­nal al mi­ra­dor. Co­mo él, tan­to los ma­yo­res co­mo los más jóvenes no se mo­vie­ron has­ta que el por­ta­vio­nes se con­vir­tió en di­mi­nu­to en el ho­ri­zon­te. Aho­ra le es­pe­ran veinte días de sin­gla­du­ra y cua­tro o cin­co me­ses has­ta con­ver­tir­se en un ama­si­jo de hie­rros.

JO­SÉ PAR­DO

El por­ta­vio­nes tar­dó al­go más de dos ho­ras en re­co­rrer el tra­mo des­de el mue­lle has­ta la ría, arras­tra­do por cin­co re­mol­ca­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.