Ra­joy apro­ve­cha los ata­ques al tu­ris­mo co­mo ar­ma con­tra el in­de­pen­den­tis­mo

El pre­si­den­te lla­ma a los ca­ta­la­nes «sen­sa­tos» a ais­lar a los «ra­di­ca­les y ex­tre­mis­tas»

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - España - EN­RI­QUE CLE­MEN­TE

Pa­ra Ma­riano Ra­joy, los «ra­di­ca­les y ex­tre­mis­tas» que es­tán lle­van­do a ca­bo ata­ques con­tra el tu­ris­mo son los mis­mos que con­di­cio­nan la de­ri­va in­de­pen­den­tis­ta de la Ge­ne­ra­li­tat. El pre­si­den­te del Go­bierno ha encontrado una nueva ar­ma con­tra los se­pa­ra­tis­tas a me­nos de dos me­ses de la ci­ta mar­ca­da por Car­les Puig­de­mont pa­ra ce­le­brar el re­fe­ren­do de au­to­de­ter­mi­na­ción. Ra­joy pi­dió ayer a «la gen­te con sen­sa­tez y con equi­li­brio, con me­su­ra, los que quie­ren se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, los que quie­ren que ha­ya trabajo, que ha­ya bie­nes­tar y que ha­ya ri­que­za» que den «un pa­so ade­lan­te» y que los aís­len, por­que «es­tán lle­van­do a una si­tua­ción lí­mi­te a más sie­te mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, la in­men­sa ma­yo­ría de lo cua­les lo que quie­ren es vi­vir, ser fe­li­ces, tener un em­pleo, que a sus hi­jos les va­ya bien y por su­pues­to a ellos tam­bién».

En­ten­de­de­ras

En Chantada (Lu­go), don­de acu­dió a la ce­le­bra­ción del 40.º aniver­sa­rio del gru­po ho­te­le­ro Ho­tu­sa que di­ri­ge su ami­go de la in­fan­cia Aman­cio López Sei­jas, Ra­joy re­in­ci­dió en la es­tra­te­gia que es­bo­zó en sus de­cla­ra­cio­nes tras su tra­di­cio­nal des­pa­cho con el rey en el pa­la­cio de Ma­ri­vent. Es de­cir, que el Go­bierno ca­ta­lán es­tá en­tre­ga­do a los antisistema de la CUP, que son los que mar­can el rumbo de Ca­ta­lu­ña. En es­ta oca­sión, dio un pa­so más al ha­cer un lla­ma­mien­to a la so­cie­dad ca­ta­la­na pa­ra que reac­cio­ne y les cie­rre el pa­so. «Cuan­do se di­vi­de y se pre­ten­de ra­di­ca­li­zar a la so­cie­dad y se da el pro­ta­go­nis­mo que no pue­den tener los ex­tre­mis­tas y los ra­di­ca­les las co­sas van a mu­cho peor», aña­dió.

Ra­joy, se­gún in­for­ma Eva Fer-

nán­dez, vol­vió a ha­cer un de­fen­sa ce­rra­da del tu­ris­mo, que es «fuen­te de ri­que­za, de em­pleo y de pros­pe­ri­dad» y ata­car­lo es un «sin­sen­ti­do y un dis­pa­ra­te». «Nun­ca creí­mos que hu­bie­ra gen­te con unas en­ten­de­de­ras tan di­fí­ci­les de en­ten­der, que pue­dan ha­cer co­sas co­mo las que es­ta­mos vien­do que se ha­cen en es­tas úl­ti­mas fe­chas», afir­mó. Ata­car el tu­ris­mo «da­ña la ima­gen de Es­pa­ña, con­du­ce a me­nos em­pleo, a me­nos ri­que­za y no ofre­ce nin­gu­na al­ter­na­ti­va sen­sa­ta». Pa­ra

el pre­si­den­te, es­to «so­lo pue­de que­rer­lo gen­te muy ra­di­ca­li­za­da que se sien­te más có­mo­da en la ma­las no­ti­cias, en la po­bre­za y en el ais­la­mien­to». Ra­joy des­ta­có que en Ga­li­cia, en con­tras­te con lo que pa­sa Ca­ta­lu­ña, Ba­lea­res y el País Vas­co, «no hay esos ra­di­ca­les y ex­tre­mis­tas que ata­quen el tu­ris­mo». Y pro­fun­di­zó en la com­pa­ra­ción: «En Ga­li­cia se si­gue avan­zan­do por­que, a di­fe­ren­cia de Ca­ta­lu­ña, se apro­ve­cha la ener­gía que da ser ga­lle­go, es­pa­ñol y eu­ro­peo; en Ca­ta­lu­ña se da a es­co­ger en­tre es­tas op­cio­nes».

El pre­si­den­te de la Xun­ta, Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo, tam­bién de­nun­ció las ac­cio­nes con­tra el tu­ris­mo que «aver­güen­zan a un país en­te­ro con ac­tos vio­len­tos y de­te­rio­ran su ima­gen co­mo des­tino», que es­tán pro­ta­go­ni­za­dos «gen­te con­tra el pro­gre­so, el in­ter­cam­bio en­tre cul­tu­ras y el de­re­cho de las per­so­nas a co­no­cer nue­vos lu­ga­res».

Más ata­ques

Ayer pro­si­guie­ron las ac­cio­nes con­tra el tu­ris­mo, en es­ta oca­sión en Ba­lea­res y el País Vas­co. La or­ga­ni­za­ción in­de­pen­den­tis­ta Arran, jun­to con En­da­vant Ma­llor­ca y Jo­ves del GOB, pe­ga­ron más de mil ad­he­si­vos en co­ches de al­qui­ler apar­ca­dos en di­fe­ren­tes pun­tos de Ma­llor­ca. En las pe­ga­ti­nas se po­dían leer le­mas co­mo «aquest cot­xe so­bra» (‘es­te co­che so­bra’) o «tou­rism kills Ma­llor­ca» (‘el tu­ris­mo ma­ta a Ma­llor­ca’). Por otra par­te, cua­tro en­ca­pu­cha­dos lan­za­ron pin­tu­ra ro­ja y rea­li­za­ron pin­ta­das en la se­de de la Agen­cia Vas­ca del Tu­ris­mo en Bil­bao. Enai, or­ga­ni­za­ción ju­ve­nil de Sor­tu, asu­mió la au­to­ría del ata­que.

Por otro la­do, di­ri­gen­tes del PP cri­ti­ca­ron ayer las me­di­das del Go­bierno so­cia­lis­ta de Ba­lea­res con­tra la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca La pre­si­den­ta ma­dri­le­ña, Cris­ti­na Ci­fuen­tes, se­ña­ló que es con­tra­ria a cual­quier me­di­da que pe­na­li­ce el tu­ris­mo co­mo la de Ba­lea­res, don­de se va a res­trin­gir el al­qui­ler de pi­sos tu­rís­ti­cos. El por­ta­voz en el Con­gre­so, Ra­fael Her­nan­do, ta­chó de «delirio» y «dis­pa­ra­te» su de­ci­sión de fi­jar en 623.624 el nú­me­ro de per­so­nas que po­drán vi­si­tar el ar­chi­pié­la­go. «¿Van a po­ner va­llas, ver­jas o alam­bra­das si vie­nen dos o tres mas?», se pre­gun­tó.

Nue­vos ata­ques. Arran y otras or­ga­ni­za­cio­nes ra­di­ca­les pe­ga­ron en un mi­llar de co­ches de al­qui­ler pe­ga­ti­nas con­tra el tu­ris­mo. En Bil­bao, la Agen­cia Vas­ca del Tu­ris­mo ama­ne­ció ayer con una pin­ta­da en apoyo a la ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da pa­ra el día 17.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.