Por qué el in­ter­cam­bio de ame­na­zas cam­bia el rumbo de la crisis nu­clear

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - JA­VIER CAS­TRO, R. P.

Tras me­ses de ame­na­zas re­tó­ri­cas y pro­vo­ca­cio­nes militares, Was­hing­ton y Piong­yang ele­va­ron ayer el ni­vel de alerta nu­clear des­pués de que Co­rea del Nor­te con­cre­ta­se el ob­je­ti­vo de un even­tual ata­que ató­mi­co: la is­la de Guam.

¿Es fre­cuen­te anun­ciar ata­ques de es­te mo­do?

No. Has­ta aho­ra, Co­rea del Nor­te ha­bía ame­na­za­do de for­ma re­cu­rren­te con con­ver­tir en un «mar de lla­mas» a Es­ta­dos Uni­dos y a Co­rea del Sur, sin ma­yor pre­ten­sión que man­te­ner una pos­tu­ra de fuer­za en unas fu­tu­ras ne­go­cia­cio­nes. Pro­cla­mar así un po­si­ble ata­que no obe­de­ce a una es­tra­te­gia mi­li­tar convencional.

¿Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra ata­car la is­la?

Sí. Guam se en­cuen­tra a unos 3.500 ki­ló­me­tros al sur de Co­rea del Nor­te. Si bien es cier­to que el ré­gi­men nor­co­reano no ha de­mos­tra­do que pue­da al­can­zar te­rri­to­rio con­ti­nen­tal es­ta­dou­ni­den­se, sí guar­da cohe­tes ap­tos pa­ra gol­pear la is­la. Otra cues­tión es si Piong­yang ha reuni­do la tec­no­lo­gía ne­ce­sa­ria pa­ra mi­nia­tu­ri­zar ojivas nu­clea­res en di­chos pro­yec­ti­les, co­mo ase­gu­ra un in­for­me de in­te­li­gen­cia de EE.UU.

¿Có­mo es el Hwa­song-12?

El Hwa­song-12, el mi­sil ele­gi­do por Kim Jong-un pa­ra un ata­que so­bre Guam, fue pre­sen­ta­do en abril y pro­ba­do con éxi­to en ma­yo de es­te año. Se tra­ta de un mi­sil ba­lís­ti­co de me­dio al­can­ce, con un ran­go que os­ci­la en­tre los 3.500 y los 6.000 ki­ló­me­tros. Los ex­per­tos coin­ci­den en se­ña­lar que su al­can­ce óp­ti­mo es de 3.700 ki­ló­me­tros, aun­que du­ran­te la prue­ba vo­la­se ape­nas 787 an­tes de caer so­bre el mar de Ja­pón.

¿Qué ha­ría EE.UU. an­te un even­tual ata­que?

So­bre el pa­pel, Trump no te­me un con­flic­to abier­to con Co­rea del Nor­te. El pre­si­den­te se ha mos­tra­do abier­to a una vía mi­li­tar pa­ra di­ri­mir sus di­fe­ren­cias con Kim Jong-un, al­go que ha pro­vo­ca­do fric­cio­nes en su pro­pio par­ti­do. Trump ya de­mos­tró ha­ce me­ses su de­ter­mi­na­ción a la ho­ra de em­pren­der ac­cio­nes militares de for­ma uni­la­te­ral, co­mo los ata­ques con mi­si­les To­mahawk en Si­ria o el lan­za­mien­to de la «ma­dre de to­das las bom­bas» en Af­ga­nis­tán.

¿Ha­brá una gue­rra?

La po­si­bi­li­dad real de un con­flic­to, es­pe­cial­men­te uno de ca­rác­ter nu­clear, es re­mo­ta. No obs­tan­te, Trump se arries­ga con su re­tó­ri­ca a que el ré­gi­men comunista lan­ce un ata­que pre­ven­ti­vo si se sien­te ame­na­za­do, aun­que nin­guno de los dos ac­to­res ten­ga in­te­rés en ini­ciar una gue­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.