Un argelino, de­te­ni­do tras he­rir a seis militares fran­ce­ses en un atro­pe­llo

Los sol­da­dos de la mi­sión antiterrorista se que­jan de los re­cor­tes del Go­bierno

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Internacional - ALEXANDRA F. COEGO

Las Fuer­zas Ar­ma­das fran­ce­sas vol­vie­ron a ser blan­co de la ame­na­za te­rro­ris­ta. Un vehícu­lo em­bis­tió ayer a un gru­po de seis militares a las afue­ras de París an­tes de dar­se a la fu­ga y des­en­ca­de­nar una ope­ra­ción de bus­ca y cap­tu­ra de más de cin­co ho­ras. Tres de las víc­ti­mas su­frie­ron he­ri­das gra­ves pe­ro es­tán fue­ra de pe­li­gro. El ata­can­te, que neu­tra­li­za­do a ti­ros y re­sul­tó he­ri­do gra­ve, fue iden­ti­fi­ca­do por los me­dios fran­ce­ses co­mo Ha­mou B na­ci­do en 1980 en Ar­ge­lia. Tie­ne an­te­ce­den­tes por de­li­tos co­mu­nes pe­ro no es­ta­ba fichado por ra­di­ca­li­za­ción. La Fis­ca­lía ha abier­to una in­ves­ti­ga­ción por in­ten­to de ase­si­na­to con fi­nes te­rro­ris­tas.

El su­ce­so tu­vo lu­gar en el su­bur­bio pa­ri­sino de Le­va­llois-Pe­rret, a ape­nas 800 me­tros de la se­de de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Se­gu­ri­dad In­te­rior ga­la. «Iba des­pa­cio y a cin­co me­tros de los militares ace­le­ró pa­ra atro­pe­llar­los» ex­pli­có el mi­nis­tro del In­te­rior francés, Ge­rard Co­llomb. «Fue un ac­to de­li­be­ra­do», aña­dió. Los militares abrie­ron en­ton­ces fue­go con­tra el sos­pe­cho­so, que re­ci­bió va­rios dis­pa­ros.

Pe­se a que una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad gra­bó el atro­pe­llo, la ma­trí­cu­la del vehícu­lo no era vi­si­ble. Cin­co ho­ras des­pués, el pri­mer mi­nis­tro Édouard Phi­lip­pe anun­ció que el hom­bre fue de­te­ni­do en la au­to­vía en di­rec­ción de Ca­lais y eva­cua­do a un hos­pi­tal.

Se tra­ta del quinto ata­que gra­ve a militares de la ope­ra­ción Cen­ti­ne­la des­de que Fra­nçois Ho­llan­de la pu­so en mar­cha en enero del 2015 tras el ata­que yiha­dis­ta a Char­lie Heb­do. El úl­ti­mo de ellos se pro­du­jo en mar­zo en Orly, cuan­do un te­rro­ris­ta fue aba­ti­do tras to­mar a un soldado co­mo rehén.

De­nun­cias

Los militares del dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad antiterrorista, en­tre 7.000 y 10.000 miem­bros de la in­fan­te­ría, de­nun­cian un au­men­to de la fre­cuen­cia de los ata­ques. Se­gún el por­ta­voz del go­ber­na­dor mi­li­tar de París, el co­ro­nel Be­noît Bru­lon, se pro­du­cen «una de­ce­na de in­ci­den­tes no­ta­bles por mes». Las cifras del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa son peo­res: 1.300 in­ci­den­tes en el 2015, des­de pro­vo­ca­cio­nes a agre­sio­nes, tan so­lo en la re­gión de Is­la de Fran­cia.

El ex­je­fe de Es­ta­do Ma­yor, Pie­rre de Vi­lliers, ad­vir­tió en fe­bre­ro que es­ta­ba te­nien­do pro­ble­mas pa­ra su­bir la mo­ral de las tro­pas. Des­de el co­mien­zo de la ope­ra­ción «más del 50 % de los militares es­ti­mar ha­cer fren­te a di­fi­cul­ta­des se­rias a la ho­ra de con­ci­liar su vi­da pro­fe­sio­nal y fa­mi­liar, lo que es un fe­nó­meno nue­vo», ex­pli­có Vi­lliers, quien di­mi­tió el pa­sa­do 19 de ju­lio pa­ra pro­tes­tar con­tra los re­cor­tes de Em­ma­nuel Ma­cron. El cen­tris­ta quie­re re­du­cir el pre­su­pues­to de De­fen­sa en 850 mi­llo­nes de eu­ros en el 2017.

El pre­si­den­te Ma­cron mos­tró en un Twit­ter su «apoyo» a los seis militares he­ri­dos, pe­ro mu­chos in­ter­nau­tas cri­ti­ca­ron su de­mo­ra en pro­nun­ciar­se so­bre el ata­que.

PASCAL ROSSIGNOL REU­TERS

El ata­can­te fue in­ter­cep­ta­do cin­co ho­ras des­pués cir­cu­lan­do en un BMW ne­gro en una au­to­vía en di­rec­ción a Ca­lais.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.