«Tos­ca» en la Are­na de Ve­ro­na, nun­ca di­gas nun­ca

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Cultura - CÉ­SAR WONENBURGER

A pe­sar de no ser muy par­ti­da­rio de la ópe­ra en es­pa­cios abier­tos, y más con las al­tí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras de estos días en Ita­lia, una in­vi­ta­ción a la Are­na de Ve­ro­na no se pue­de re­cha­zar. Y más si la aventura lle­va apa­re­ja­da la po­si­bi­li­dad de un ba­ño en Sir­mio­ne, a los pies del La­go di Gar­da, don­de Ma­ria Ca­llas pa­sa­ba los ve­ra­nos, pa­ra re­fres­car­se.

En la Are­na fun­cio­nan los gran­des tí­tu­los: lle­nar su mo­nu­men­tal es­pa­cio no­che tras no­che re­quie­re so­bre to­do de la cu­rio­si­dad de los tu­ris­tas, que acu­den en tro­pel por la po­si­bi­li­dad de dis­fru­tar de las ópe­ras más co­no­ci­das en un en­torno his­tó­ri­co. Es­te año vuel­ven a re­pe­tir­se But­terfly, Na­buc­co, Ri­go­let­to y Aida has­ta en dos pro­duc­cio­nes dis­tin­tas. La Tos­ca de Puc­ci­ni lle­va la fir­ma de Hu­go de Ana, po­co ami­go de pues­tas en es­ce­na que rein­ven­ten el dis­cur­so dra­má­ti­co, siem­pre sun­tuo­so co­mo es­ce­nó­gra­fo, que apro­ve­cha el am­plio es­pa­cio pa­ra re­crear la ca­be­za y las ma­nos de San Mi­guel en el Cas­tel Sant’An­ge­lo ca­si co­mo úni­cos re­cur­sos.

Ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va

A fal­ta de las gran­des vo­ces que en el pa­sa­do crea­ron el mi­to de la Are­na (hoy las es­tre­llas se ex­hi­ben en el cie­lo), el co­li­seo vi­ve más que nun­ca de la ex­pe­rien­cia co­lec­ti­va que su­po­ne es­tar allí. Por eso a na­die pa­re­ció ex­tra­ñar­le el he­cho de que se cam­bia­ra al te­nor ini­cial­men­te anun­cia­do sin ex­pli­ca­cio­nes, co­mo si lo esen­cial fue­se Puc­ci­ni, que lo es. En Tos­ca se al­ter­nan estos días Ain­hoa Arte­ta, que de­bu­ta allí, y Su­san­na Bran­chi­ni. Es­ta úl­ti­ma es una so­prano sol­ven­te, cu­yo tim­bre re­cuer­da en sus me­jo­res mo­men­tos al de la Ka­va­bai­vans­ka

pe­ro sin su cla­se. Le fal­tó qui­zá una ma­yor no­ble­za ex­pre­si­va pa­ra re­don­dear un per­so­na­je del que a me­nu­do se ol­vi­da que es una can­tan­te, no so­lo una señora que se pa­sa la ópe­ra gri­tan­do. A su la­do, Car­lo Ven­tre re­sul­tó una fe­liz sor­pre­sa: po­see to­das las no­tas y se ha­ce escuchar sin pro­ble­mas, pe­ro ade­más sa­be de­cir con gus­to (O dol­ci ma­ni). Su E lu­ce­van le ste­lle re­cor­dó a al­gu­nos gran­des te­no­res de

los 50. Scar­pia fue Am­bro­gio Maes­tri, que echa mano de to­da su po­ten­cia pe­ro ol­vi­dan­do por com­ple­to la si­nuo­si­dad del per­so­na­je.

Con­cer­tó con acier­to An­to­nio Fo­glia­ni, acom­pa­ñan­do a la Fi­lar­mó­ni­ca de la Are­na con ex­qui­si­ta duc­ti­li­dad, sin ta­par ja­más a los can­tan­tes y brin­dan­do mo­men­tos de una su­til ri­que­za ex­pre­si­va, co­mo to­do el ini­cio del ter­cer ac­to, don­de nos re­ve­ló al Puc­ci­ni más im­pre­sio­nis­ta.

La es­ce­no­gra­fía re­creó la ca­be­za y las ma­nos de San Mi­guel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.