An­tes de dar­le al click, pen­sar

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Alta Definición - Ma­ría Ce­drón

No es culpa del már­ke­ting. Tam­po­co de las nuevas tec­no­lo­gías. ¿Quién es en­ton­ces el res­pon­sa­ble de que una chi­ca que se jac­ta de no ha­ber ter­mi­na­do la ESO ha­ya aca­ba­do convertida en una in­fluen­cer? La res­pues­ta la da Ins­ta­gram, el me­dio que ha ele­va­do a per­so­na­jes co­mo ella al Olim­po de los más bus­ca­dos por las em­pre­sas de már­ke­ting di­gi­tal. Por­que esa mis­ma jo­ven que no se arre­pien­te de ha­ber es­ta­do un año al sol, por vo­lun­tad pro­pia, ha lo­gra­do que 1,9 mi­llo­nes de per­so­nas le den a «se­guir». Son ellos los que han crea­do el mons­truo. No los cul­po. En una épo­ca en la que to­do co­rre a rit­mo de gue­par­do, quién pue­de pen­sar que un ges­to inocen­te aca­be re­sul­tan­do to­do un ar­ma de ma­ni­pu­la­ción so­cial. Las mar­cas lo sa­ben. Apro­ve­chan el ca­nal y no du­dan en sa­car la che­que­ra a cam­bio de que esos per­so­na­jes ha­blen so­bre sus pro­duc­tos. De esa for­ma, en­gor­dan la cuen­ta co­rrien­te de esos trans­for­mers del bas­to mun­do di­gi­tal y los mis­mos que han crea­do al mons­truo con­fun­den la fa­ma o el di­ne­ro con tener es­ti­lo o gla­mur. Pe­ro en reali­dad lo úni­co que ha­cen es caer en un jue­go or­di­na­rio. Un pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Pe­rio­dis­mo co­men­za­ba ha­ce años sus cla­ses con un «an­tes de es­cri­bir, pen­sar». Les re­co­mien­do que ha­gan lo mis­mo an­tes de dar­le al click. O al me­nos que la in­fluen­cer sea una Inés de la Fres­san­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.