Por­ta­zo fi­nal del sec­tor de la na­va­ja al ver­ti­do de ári­dos jun­to a Tam­bo

El re­cha­zo de los pó­si­tos de Bueu y Por­to­no­vo fuer­za el re­tra­so del dra­ga­do del Lé­rez

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - La Voz De Pontevedra - MAR­COS GAGO

Los tra­ba­ja­do­res del sec­tor de la na­va­ja de la ría de Pon­te­ve­dra, res­pal­da­dos por las co­fra­días de Bueu y Por­to­no­vo, han da­do un por­ta­zo de­fi­ni­ti­vo a con­sen­tir el ver­ti­do de 221.000 me­tros cú­bi­cos de ári­dos del Lé­rez al oes­te de Tam­bo. Pa­ra es­te co­lec­ti­vo es­te ver­ti­do jun­to a la is­la se­ría al­go así co­mo «ba­rrer por de­bai­xo da al­fom­bra», se­gún in­di­có uno de sus por­ta­vo­ces, que pre­fi­rió guar­dar el ano­ni­ma­to.

El sec­tor re­cla­ma que Por­tos ha­ga con el Lé­rez lo mis­mo que la Au­to­ri­dad Por­tua­ria con los dra­ga­dos de Ma­rín, es de­cir, que se echen los ári­dos por fue­ra de la ría, en mar abier­to. La exi­gen­cia de los na­va­llei­ros que es a día de hoy de­fi­ni­ti­va, su­po­ne un freno a la tra­mi­ta­ción del dra­ga­do del Lé­rez. El no de dos co­fra­días de la ría for­za­rá a Por­tos a un nue­vo es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal, el re­di­se­ño del pro­yec­to y la re­com­po­si­ción de la par­ti­da pre­su­pues­ta­ria —va a sa­lir más caro—.

Con es­te panorama, la li­ci­ta­ción de los tra­ba­jos pre­vis­ta des­pués de diez años pa­ra el ac­tual ejer­ci­cio se­gui­rá sin ser reali­dad si el en­te au­to­nó­mi­co si­gue in­vo­can­do la una­ni­mi­dad co­mo única for­ma de eje­cu­tar el dra­ga­do.

Las co­fra­días de Bueu y Por­to­no­vo aún no han co­mu­ni­ca­do a Por­tos es­ta de­ci­sión so­bre unos tra­ba­jos que sí im­pul­san los pó­si­tos de Lou­ri­zán, Ra­xó y Pon­te­ve­dra. En el fon­do de la ría con­si­de­ran im­pres­cin­di­ble el dra­ga­do del ca­nal pa­ra re­cu­pe­rar la ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del río.

Los na­va­llei­ros no re­cha­zan el dra­ga­do en sí, aun­que des­con­fían de que re­mo­ver los se­di­men­tos pue­da tar­de o tem­prano li­be­rar par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes a la ría. A lo que se opo­nen con ma­yor fir­me­za es al pun­to de ver­ti­do en Tam­bo, por­que te­men que pro­vo­que la mor­tan­dad de la na­va­ja y, por con­si­guien­te, que se que­den en el pa­ro, o que se au­men­ten los epi­so­dios de to­xi­na, y aca­ben igual­men­te a las lis­tas del des­em­pleo.

En la úl­ti­ma reunión, Por­tos trans­mi­tió, a tra­vés de los pa­tro­nes ma­yo­res, tres cues­tio­nes. Ad­mi­tió que un re­pre­sen­tan­te de es­te sec­tor es­tu­vie­se en la co­mi­sión LA VOZ

de se­gui­mien­to de los tra­ba­jos y ofre­ció el pa­go de in­dem­ni­za­cio­nes si hay da­ños al re­cur­so. Por­tos in­sis­tió en el ver­ti­do en Tam­bo y es­te pun­to es un es­co­llo en el que nau­fra­gan sus pre­ten­sio­nes.

«Nós non es­ta­mos de acor­do con que un fan­go de ti­po B se de­po­si­ten nes­ta zo­na, que fa­gan co­mo co por­to de Ma­rín e non lle ve­ría­mos ningún pro­ble­ma», co­men­tan des­de el sec­tor. En es­te as­pec­to los na­va­llei­ros se sa­ben tam­bién apo­ya­dos por los ba­teei­ros. Ade­más, a la Xun­ta le re­cuer­dan sus pro­me­sas: «Di­xé­ron­nos que men­tres non ha­xa una­ni­mi­da­de no sec­tor non se fa­ría o dra­ga­do».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.