La pla­za de to­ros, 125 años de his­to­ria

En la pri­me­ra fe­ria tau­ri­na mo­der­na, la de 1892, fa­lle­ció cor­nea­do un mo­no­sa­bio

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - LÓPEZ PENIDE

Tal día co­mo hoy, pe­ro de ha­ce 125 años, Luis Maz­zan­ti­ni, el to­re­ro del mo­men­to en los al­bo­res del si­glo XIX, sal­tó a la are­na del co­so de San Ro­que acom­pa­ña­do por su her­mano To­más, co­mo so­bre­sa­lien­te. Cua­tro me­ses an­tes, el ca­pi­tán Be­ni­to Cal­de­rón Ozo­res, her­mano del mar­ques de Ries­tra, se jun­tó con dos cor­do­be­ses pa­ra cons­truir una pla­za de to­ros en el Cam­po da To­rre, se­gún re­co­ge Pru­den­cio Landín en sus cró­ni­cas.

Ocho mil per­so­nas se es­ti­ma que asis­tie­ron a aque­lla pri­me­ra co­rri­da en lo que hoy es la pla­za de to­ros de Pon­te­ve­dra. «Lo que más sor­pren­dió a los es­pec­ta­do­res que ha­bían ad­qui­ri­do las lo­ca­li­da­des de som­bra, fue que es­ta no exis­tía más que en los bi­lle­tes y por tan­to en cual­quier par­te del re­cin­to se tos­ta­ban y per­día el co­lor el cu­tis. Los pal­cos se lle­na­ron de mu­cha­chas ale­gres, ata­via­das la clá­si­ca man­ti­lla de la tie­rra de pan y to­ros, dan­do a la fies­ta los co­lo­res y los to­nos de un ta­piz de Go­ya», re­co­ge la web Tau­rop­hi­los. De es­te mo­do, el pri­mer as­ta­do li­dia­do en la pla­za pon­te­ve­dre­sa se lla­ma­ba Pa­ja­rue­lo y pro­ce­día de la ga­na­de­ría de Fran­cis­co G. Gómez, Aleas.

Al igual que en la ac­tua­li­dad, la fe­ria tau­ri­na de A Pe­re­gri­na con­tó con tres co­rri­das, si bien en to­das ellas fi­gu­ró co­mo úni­co es­pa­da el gui­puz­coano Luis Maz­zan­ti­ni. Sin em­bar­go, la li­dia se di­fe­ren­cia­ba sus­tan­cial­men­te, ya que eran tar­des en las que no era ra­ro que al­gún ca­ba­llo mu­rie­ra. De he­cho, al­gu­nas fuen­tes ci­tan que fue­ron sie­te los que fa­lle­cie­ron en la pri­me­ra co­rri­da, mien­tras que otros, en es­te ca­so Ál­va­rez Li­me­ses en La Voz de Ga­li­cia, ele­van la ci­fra a los nue­ve.

De igual mo­do, en­tre to­re­ros y el per­so­nal de la pla­za, los ac­ci­den­tes des­gra­cia­dos es­ta­ban más a la or­den del día que en la ac­tua­li­dad. Aque­lla pri­mi­ge­nia fe­ria de A Pe­re­gri­na no fue una Pa­seí­llo en la pla­za de to­ros de Pon­te­ve­dra en torno al año 1920. Car­tel de la pri­me­ra co­rri­da de la fe­ria tau­ri­na de agos­to de 1892.

ex­cep­ción, de tal mo­do que un mo­no­sa­bio, Án­gel Bu­si­gue, Car­ta­ge­na, en­con­tró la muer­te so­bre la are­na al re­ci­bir la em­bes­ti­da de un as­ta­do bau­ti­za­do co­mo Vi­cio­so. «Al ha­llar­se los mo­no­sa­bios aten­dien­do a mon­tar a un pi­ca­dor y el maes­tro en su pues­to que ha­bía es­ta­do al qui­te, el to­ro, en lu­gar de acu­dir al en­ga­ño, vol­vió de nue­vo al ca­ba­llo y arre­me­tió con­tra los de en­car­na­do que qui­sie­ron ga­nar la

ba­rre­ra», re­fie­re El tío Fa­ri­ña en la Ga­ce­ta de Ga­li­cia.

La ma­la for­tu­na hi­zo, aña­de al res­pec­to, que la res «al­can­zó a uno dán­do­le un pun­ta­zo en el cos­ta­do de­re­cho y vol­teán­do­lo le dio otro en el mus­lo». Tras­la­da­do a la en­fer­me­ría, na­da se pu­do ha­cer por el ma­lo­gra­do Car­ta­ge­na, ya que el pri­mer pin­cha­zo fue ca­li­fi­ca­do de «mor­tal de ne­ce­si­dad» al ha­ber­le atra­ve­sa­do el hí­ga­do. «El pú­bli­co se im­pre­sio­nó con es­ta des­gra­cia, mas pron­to vol­vió a in­tere­sar­se en las suer­tes del to­reo» en una tar­de en la que tam­bién mu­rie­ron otros ocho equi­nos, con­clu­ye el cro­nis­ta.

Al pa­re­cer, y dada la pe­nu­ria eco­nó­mi­ca en la que que­dó la fa­mi­lia de Án­gel Bu­si­gue, se lle­vó a ca­bo una sus­crip­ción po­pu­lar. Luis Maz­zan­ti­ni, que aquel 1892 iba a inau­gu­rar otra pla­za en Es­pa­ña, la de San­ta Cruz de Te­ne­ri­fe, la pri­me­ra de las is­las Ca­na­rias, apor­tó cien pe­se­tas. Días des­pués, Ál­va­rez Li­me­ses se ha­cia eco en las pá­gi­nas de La Voz de la de­cla­ra­ción de amor del ma­ta­dor por Ga­li­cia: «La ver­dad es que si los po­ten­ta­dos es­pa­ño­les co­no­cie­ran los en­can­tos de es­ta her­mo­sa re­gión de Ga­li­cia no se irían a gas­tar sus pe­se­tas a esos ede­nes ar­ti­fi­cia­les del ex­tran­je­ro don­de, por se­guir la co­rrien­te de la mo­da, de­rro­chan lo que le­gí­ti­ma­men­te per­te­ne­ce a es­te de­li­cio­so pe­da­zo de tie­rra».

Una se­ma­na des­pués de fi­na­li­zar la fe­ria, La Unión Re­pu­bli­ca­na, pe­rió­di­co edi­ta­do en Pon­te­ve­dra en­tre 1892 y 1899, se ha­cía eco, se­gún re­fie­re Tau­rop­hi­los, de que los ca­ba­llos muer­tos «se han arro­ja­do al mar y per­ma­ne­cen des­de en­ton­ces en las pla­yas y en la ría, y co­mo es­to pue­de aten­tar con­tra la sa­lud pú­bli­ca, lla­ma­mos la aten­ción de la au­to­ri­da­des pa­ra que cas­ti­guen con mano fuerte estos abu­sos. El mal olor que des­pi­den di­chos ca­ba­llos es in­so­por­ta­ble y los ba­ñis­tas han re­nun­cia­do a ba­ñar­se en aque­llas ri­be­ras».

Lo cier­to es que aque­lla pla­za de ma­de­ra fue de­rri­ba­da pa­ra cons­truir una de pie­dra. La Voz lle­gó a pu­bli­car un anun­ció en el que se re­fe­ría que la mis­ma «se ven­de o se arrien­da. Pa­ra tra­tar, di­ri­gir­se a Don Per­fec­to Fei­joo, bo­ti­ca de la Pe­re­gri­na», en la que por en­ton­ces vi­vía, qui­zás, el lo­ro más fa­mo­so del mun­do, Ra­va­chol. El co­so se rei­nau­gu­ró en agos­to de 1900 con Emi­lio To­rres, Bom­bi­ta, y Ri­car­do To­rres, Bom­bi­ta Chi­co, ves­ti­dos de lu­ces.

AR­QUI­VO DA DEPU­TACIÓN DE PON­TE­VE­DRA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.