Con la mú­si­ca clá­si­ca a la pla­ya

Tras di­ri­gir la Fi­lar­mó­ni­ca de Fe­rrol, De la Pe­ña fun­da la Rías Bai­xas pa­ra po­ner ban­da so­no­ra al ve­rano

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Pontevedra - CAR­MEN GAR­CÍA DE BUR­GOS

Adol­fo no to­ca ningún ins­tru­men­to, pe­ro le gus­ta lle­var la mú­si­ca a to­das par­tes. Se de­cla­ra un me­ló­mano sin re­mi­sión. Es por es­te amor por la ar­mo­nía por el que pa­só mu­chos años al fren­te de la So­cie­dad Fi­lar­mó­ni­ca de Fe­rrol. Ca­si to­do el tiem­po que vi­vió allí. Pe­ro ha­ce unos años que de­ci­dió re­gre­sar a San­tia­go de Com­pos­te­la. Por na­da en par­ti­cu­lar. Su pa­dre le de­jó una ca­sa que cui­dar, en pleno Casal da Hor­ta, en Vis­ta Ale­gre, y di­ce que se sien­te más có­mo­do en ella. No tie­ne obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les que le fuer­cen a re­si­dir en una ciu­dad o en otra, y es en su pe­que­ño re­fu­gio com­pos­te­lano en el que más ins­pi­ra.

Al me­nos, a juz­gar por sus úl­ti­mos dos libros. Por­que Adol­fo de la Pe­ña es es­cri­tor. Ha de­di­ca­do los úl­ti­mos me­ses de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal a plas­mar en le­tras sus Pa­seos por San­tia­go. An­tes de eso ha­bía he­cho al­go pa­re­ci­do con el Pa­zo de Fe­fi­ñáns. Adol­fo no pre­su­me. Di­ce que el de Cam­ba­dos lo hi­zo por­que co­no­ce a «la gen­te que lo lle­va aho­ra», y ha­bla de su pe­que­ño te­so­ro ar­qui­tec­tó­ni­co de Casal da Hor­ta con sen­ci­llez. Tam­bién de su vo­ca­ción con las le­tras. E in­clu­so de su nue­vo pro­yec­to mu­si­cal.

Se co­lo­ca en un se­gun­do plano cuan­do ha­bla de la So­cie­dad Fi­lar­mó­ni­ca Rías Bai­xas. Ha­bla de su ob­je­ti­vo, de su pro­yec­to, de su de­seo, pe­ro ape­nas de su par­ti­ci­pa­ción en to­dos ellos. En par­te por­que no es­tá so­lo en ello. Jun­to a él, Gri­go­ri Ne­do­bo­ra Ka­rasyk y Ve­ra Iva­no­va Kar­po­va, dos mú­si­cos (ellos sí) ru­sos, aca­ban de em­bar­car­se en una aventura que tan so­lo tie­ne co­mo mi­sión lle­var la mú­si­ca clá­si­ca al ve­rano. Al de Rías Bai­xas, co­mo su nombre in­di­ca, pa­ra em­pe­zar, pe­ro no des­car­tan ir am­plian­do ho­ri­zon­tes pa­ra, en un fu­tu­ro a no muy lar- De la Pe­ña y Ne­do­bo­ra, pre­si­den­te y se­cre­ta­rio de la Fi­lar­mó­ni­ca Rías Bai­xas, en el en­torno del Au­di­to­rio de Ga­li­cia, en San­tia­go.

go plazo, po­der tener to­da Ga­li­cia co­mo es­ce­na­rio. Por el mo­men­to, cuen­tan con 28 so­cios co­la­bo­res y nue­ve mú­si­cos fi­jos, de los que va­rios for­man par­te de la Real Fil­har­mo­nía de Ga­li­cia. De ahí que par­te de los en­sa­yos se ha­gan en San­tia­go.

San­xen­xo, pa­ra em­pe­zar

Ne­do­bo­ra, vio­li­nis­ta, ac­túa co­mo se­cre­ta­rio de la en­ti­dad; e Iva­no­va co­mo te­so­re­ra, pa­ra in­ten­tar evi­tar que la in­te­rrup­ción de la pro­gra­ma­ción fes­ti­va en las gran­des ciu­da­des no be­ne­fi­cie, al me­nos, a aque­llas más pe­que­ñas que ab­sor­ben to­da la población du­ran­te el ve­rano. En las lo­ca­li­da­des de cos­ta ape­nas hay con­cier­tos de com­po­si­cio­nes clá­si­cas. San­xen­xo, sin ir más le­jos, que quin­tu­pli­ca su población du­ran­te los me­ses de ju­lio y agos­to, pa­san­do a con­ver­tir­se en una de las ciu­da­des más gran­de de Ga­li­cia, la ofer­ta es, se­gún De la Pe­ña «es­ca­sa o nu­la». Ape­nas al­gún re­ci­tal du­ran­te las fies­tas pa­tro­na­les o fe­chas se­ña­la­das, pe­ro na­da más.

Por esa razón han de­ci­di­do em­pe­zar por la vi­lla de Sil­gar. Allí, en su au­di­to­rio mu­ni­ci­pal, pon­drán a prue­ba su nue­vo pro­yec­to. Lo ha­rán a tra­vés de tres con­cier­tos, el pri­me­ro de los cua­les ten­drá lu­gar el pró­xi­mo lu­nes a par­tir de las 21 ho­ras. Ca­da una de es­tas tres ci­tas con­ta­rá con per­so­na­li­dad pro­pia: el pri­me­ro es­ta­rá in­te­gra­do por

Las Cua­tro Es­ta­cio­nes de Vi­val­di y Piaz­zo­la y di­ri­gi­do por Ne­do­bo­ra. Se­rá un cuar­te­to de cuar­to for­ma­do el am­pa­ro de la Real Fil­har­mo­nía de Ga­li­cia, Ad Li­bi­tum Strings el que in­ter­pre­te es­tas pie­zas, ac­ce­si­bles a to­do el mun­do, y ala­ba­da tan­to por le­gos co­mo ex­per­tos en la ma­te­ria.

El se­gun­do, que ten­drá lu­gar el lu­nes si­guien­te en el mis­mo lu­gar y a la mis­ma ho­ra, con­sis­ti­rá en un re­ci­tal de chelo y piano de Oleg Ko­gan e Ilo­na Tim­chen­ko, quie­nes in­ter­pre­ta­rán pie­zas de Bach, Beet­ho­ven, Ra­vel y Tchai­kovsky.

El ter­cer con­cier­to del ve­rano ten­drá las mis­mas coor­de­na­das y si­tua­ción en el calendario (en es­te ca­so se­rá el lu­nes 28), pe­ro tie­ne un ob­je­ti­vo bien mar­ca­do: dar a co­no­cer —y, de pa­so, una opor­tu­ni­dad—, a las pro­me­sas ga­lle­gas. La Ga­la de Jóvenes Ta­len-

tos, que es­ta­rán acom­pa­ña­dos al piano por V. Bary­liak y O. Tot­ka­lo­va, re­pa­sa­rá va­rias obras de Saint-Saëns, Tchai­kovsky, Schu­mann, Bach, Wie­niavsky, Cas­sa­dó, Schos­ta­ko­vich y Sa­ra­sa­te.

Y en­ton­ces, a De la Pe­ña se le es­ca­pa que es­tá con­ten­to por­que aca­ba de ob­te­ner una vic­to­ria en un tor­neo de aje­drez. En­ton­ces, ¿es pro­fe­sio­nal del aje­drez? «No, so­lo afi­cio­na­do», di­ce. ¿Pe­ro jue­ga bien, no? «Bueno, sí», con­fie­sa, y rá­pi­da­men­te cam­bia de te­ma y re­gre­sa a la re­cién crea­da so­cie­dad. Y, a pe­sar de su me­lo­ma­nía, re­co­no­ce que su com­po­si­tor fa­vo­ri­to es Mo­zart, por­que «tie­ne dos ni­ve­les de lec­tu­ra. Lan­za un men­sa­je tras­cen­den­te, se ele­va un po­co de lo hu­mano». Di­ce, in­ten­tan­do ex­pli­car con pa­la­bras al­go que na­die ha po­di­do con­tar a lo largo de los si­glos.

SANDRA ALON­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.