El ve­rano se le que­da cor­to a Un­zué

El Cel­ta in­ci­de en los erro­res de­fen­si­vos y en un jue­go pre­vi­si­ble a una se­ma­na de la Li­ga

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Deportes - M. V. F. VI­GO / LA VOZ

A dos se­ma­nas pa­ra el ini­cio de la Li­ga, el par­ti­do co­rres­pon­dien­te al Me­mo­rial Qui­no­cho de­jó ayer al­gu­nas se­ña­les de alar­ma. El equi­po en­ca­jó una de­rro­ta anec­dó­ti­ca si se tie­ne en cuen­ta que se tra­ta­ba de un tro­feo de ve­rano y que fue la lotería de los pe­nal­tis la que de­can­tó la suer­te del la­do del Udi­ne­se. Sin em­bar­go, pa­re­ce que al Cel­ta de Juan Car­los Un­zué le cues­ta acer­car­se a una mejor versión que dis­ta­ría bas­tan­te de lo que se ha vis­to has­ta aho­ra.

El téc­ni­co na­va­rro apues­ta con de­ter­mi­na­ción por una ho­ja de ru­ta muy de­fi­ni­da, con una pre­pa­ra­ción me­di­da al mi­lí­me­tro des­de el pri­mer día pa­ra tra­tar de im­plan­tar su idea en una plan­ti­lla que en su ma­yo­ría vie­ne de tres años con una pro­pues­ta dis­tin­ta y que ya te­nían más que in­terio­ri­za­da. El Cel­ta fue de los equi­pos que más tar­de vol­vie­ron al trabajo y en vis­ta de los úl­ti­mos par­ti­dos pa­re­ce que el ve­rano se va a ha­cer de­ma­sia­do cor­to.

Los cam­bios res­pec­to al plan­tea­mien­to de Eduar­do Be­riz­zo —con el que no hay una rup­tu­ra to­tal, pe­ro sí ma­ti­ces di­fe­ren­cia­do­res im­por­tan­tes— que­da­ron pa­ten­tes ya des­de el pri­mer com­pro­mi­so amis­to­so en Fe­rrol. La apues­ta es por un jue­go po­si­cio­nal, la bús­que­da del do­mi­nio a tra­vés de la po­se­sión, te­nien­do el ba­lón cuan­to más mejor y ju­gán­do­lo des­de atrás co­mo una nor­ma sin prác­ti­ca­men­te ex­cep­ción son los prin­ci­pa­les ras­gos.

En el in­ten­to por adap­tar­se a la pro­pues­ta fut­bo­lís­ti­ca de Un­zué —ala­ba­da por to­dos los fut­bo­lis­tas que han ha­bla­do du­ran­te es­te ve­rano—, el equi­po ha mos­tra­do más ca­ren­cias de las desea­das. So­bre to­do en de­fen­sa, con­ce­dien­do de­ma­sia­das fa­ci­li­da­des a los ri­va­les. Los vi­gue­ses se han con­ver­ti­do al mis­mo tiem­po en un equi­po pre­vi­si­ble, fá­cil de neu­tra­li­zar pa­ra los ri­va­les, que se afa­nan en el do­mi­nio pe­ro no aca­ba de en­con­trar la pro­fun­di­dad ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer da­ño.

Un par­ti­do con la por­te­ría a cero

El due­lo fren­te al Spor­ting en el pri­mer com­pro­mi­so de pre­tem­po­ra­da ha si­do has­ta el mo­men­to el úni­co par­ti­do en el que los ce­les­tes han de­ja­do su por­te­ría a cero. Ser­gio se pu­so ba­jo pa­los en esos 45 mi­nu­tos en los que lle­gó la pri­me­ra y única vic­to­ria de la pre­tem­po­ra­da. El da­to es preo­cu­pan­te pa­ra un equi­po que ya la tem­po­ra­da pa­sa­da es­tu­vo en­tre los más go­lea­dos.

Pe­ro el par­ti­do en el que el por­te­ro, tam­bién Ser­gio Ál­va­rez, más evi­tó ma­les ma­yo­res fue fren­te al Ba­yer Le­ver­ku­sen. En ese en­cuen­tro, O Ga­to ata­jó con una ac­tua­ción so­bre­sa­lien­te un im­por­tan­te nú­me­ro de oca­sio­nes de los ale­ma­nes, al tiem­po que el equi­po ha­cía ga­la de una efec­ti­vi­dad que ma­qui­lló la ma­la ima­gen que tam­bién ofre­ció ese día. Lle­ga­ron los go­les de Ma­xi y Gui­det­ti, ma­te­ria­li­zan­do las po­cas op­cio­nes de las que dis­pu­so el con­jun­to.

Ayer, las opor­tu­ni­da­des bri­lla­ron por su au­sen­cia. Tan so­lo un par de in­ten­tos de Ia­go, al que Un­zué si­gue si­tuan­do en ban­da pa­ra dar­le el rol de nue­ve a Ma­xi —que aun­que con mu­cho ca­mino por de­lan­te, va en­con­tran­do con­fian­za a ba­se de go­les— y a Gui­det­ti . El mis­mo pro­ble­ma de As­pas lo tie­ne un Beau­vue que tam­po­co se sien­te có­mo­do co­mo ex­tre­mo. Un­zué tie­ne aho­ra un amis­to­so más por de­lan­te pa­ra per­fi­lar de­ta­lles de ca­ra al ini­cio de Li­ga. La Real lle­ga a Balaídos en diez días.

XOÁN CAR­LOS GIL

Lo­bot­ka y Ma­xi, fi­cha­jes de es­te ve­rano, fue­ron ti­tu­la­res y dispu­taron sus primeros mi­nu­tos en Balaídos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.