Fe­li­sa Muñoz, la cen­te­na­ria ga­lle­ga fan nú­me­ro uno de Na­dal

La ou­ren­sa­na Fe­li­sa Muñoz si­gue al de­ta­lle al ma­llor­quín y es­pe­ra que aho­ra vuel­va al nú­me­ro 1

La Voz de Galicia (Pontevedra) - - Portada - MILA MÉN­DEZ

Nun­ca es de­ma­sia­do tar­de pa­ra que sur­ja una pa­sión y Fe­li­sa es el me­jor ejem­plo. Aun­que cuan­do era jo­ven veía al­gún que otro par­ti­do de Ma­nuel San­ta­na, su ver­da­de­ra afi­ción por el te­nis la sor­pren­dió de ca­mino a los 90. A sus 90. El res­pon­sa­ble no fue otro que un jo­ven Ra­fael Na­dal. Cuan­do en el 2005 se hi­zo con su pri­mer grand slam, es­ta ve­ci­na de Ourense ya es­ta­ba pen­dien­te del ma­llor­quín en aquel Ro­land Ga­rros. Hoy, con 100 años y medio, co­mo le gus­ta re­sal­tar —na­ció el 28 de di­ciem­bre de 1916 en Tra­sal­ba—, no pier­de de­ta­lle de la ca­rre­ra del ba­lear. «Se sien­ta aquí, en su rin­cón de la sa­li­ta, y ve to­dos los par­ti­dos que pue­de», cuen­ta Ma­ri­ló, una de sus dos hi­jas. Fe­li­sa tam­bién eli­ge es­te es­pa­cio pa­ra la en­tre­vis­ta. Co­mo to­dos los jue­ves acu­dió a su se­sión de peluquería. A un la­do de su si­llón des­can­san so­bre una me­si­ta el pe­rió­di­co y las re­vis­tas que lee ca­da ma­ña­na. «Le gus­ta es­tar al día de la ac­tua­li­dad», aña­de Pi­lar, su hi­ja pe­que­ña.

Aun­que es­tá un po­co ner­vio­sa al prin­ci­pio, Fe­li­sa se re­la­ja cuan­do em­pe­za­mos a ha­blar de te­nis. «Cla­ro que es du­ro. No tie­ne unas ho­ras pa­ra ju­gar, co­mo el fút­bol. Allí has­ta cuen­tan con 15 mi­nu­tos pa­ra el des­can­so», ex­pli­ca Fe­li­sa, se­gui­do­ra tam­bién del Real Ma­drid y, en es­pe­cial, de su ex­guar­da­me­ta Iker Ca­si­llas. «Hu­bo una tem­po­ra­da en la que de­jó de ver te­nis —con­fie­sa Pi­lar—. Fue cuan­do Na­dal es­ta­ba le­sio­na­do y no le iba bien. Ella se en­fa­da­ba mu­cho cuan­do es­cu­cha­ba co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos so­bre él. De­cía: ‘¡Es el me­jor y es el me­jor!’». Ma­ri­ló y Pi­lar tam­bién sa­ben có­mo pi­car­la. Bas­ta con men­cio­nar a No­vak Djo­ko­vic. «No me gus­ta cuan­do rom­pe las ra­que­tas. Na­dal no es así. Si pier­de, pier­de. Se con­for­ma», ex­cla­ma de­ci­di­da.

So­lo hay una co­sa que le fas­ti­die más que ver a Na­dal per­der, que lo ha­ga fren­te al ser­bio. Con­tra Fe­de­rer no le im­por­ta tan­to. «In­clu­so el pobre no pu­do ce­le­brar mu­cho su vic­to­ria cuan­do le ga­nó y el otro em­pe­zó a llo­rar», re­cuer­da Fe­li­sa. Se re­fie­re a la fi­nal del Open de Aus­tra­lia del 2009. Fe­li­sa es­tá con­ven­ci­da de que, por en­ci­ma de la ri­va­li­dad, en­tre los dos hay una bue­na amis­tad.

Los años se de­jan no­tar en su ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, pe­ro no en su me­mo­ria. Se acuer­da per­fec­ta­men­te del se­gun­do par­cial de Na­dal con­tra el ja­po­nés Kei Nis­hi­ko­ri en los Jue­gos de Río 2016. «Na­dal es­ta­ba con­cen­tra­do y el otro se fue al ba­ño. Es­tu­vo mu­cho tiem­po», apun­ta Fe­li­sa. Sus hi­jas lo con­fir­man: «¡Mi­ra que se en­fa­dó aquel día vien­do el par­ti­do!». Es­te año las lá­gri­mas inun­da­ron sus ojos en dos oca­sio­nes: en la vic­to­ria de la dé­ci­ma Ro­land Ga­rros de Na­dal y en su de­rro­ta en oc­ta­vos de fi­nal con­tra Gi­ller Mü­ller en Wim­ble­don. Aho­ra Fe­li­sa es­tá pen­dien­te del Mas­ters 1000 de Mon­treal y, si aquí no hay suer­te, del ATP World Tour de Cin­cin­na­ti. ¿Y si el te­nis­ta la in­vi­ta­se a un tor­neo? ¿Iría? An­te la pre­gun­ta se que­da pen­sa­ti­va. Lo pri­me­ro que res­pon­de es: «¿Y qué le po­dría re­ga­lar? ¿Una ra­que­ta?» En to­do ca­so ade­lan­ta que aho­ra ya no es­tá pa­ra via­jes lar­gos. Se con­for­ma­ría, eso sí, con una foto fir­ma­da. Con to­do, su mayor ilu­sión es que vuel­va a ser nú­me­ro uno. «Des­pués de que to­dos lo die­ran por ter­mi­na­do», sub­ra­ya. Fe­li­sa tam­bién con­fie­sa que guar­da un as ba­jo la man­ga. Le re­za­rá a San An­to­nio. Aho­ra hay que es­pe­rar a ver si sus ora­cio­nes lle­gan a tiem­po.

Su hi­ja: «Hu­bo una tem­po­ra­da en la que de­jó de ver te­nis, cuan­do Na­dal es­ta­ba le­sio­na­do» Res­ca­ta par­ti­dos co­mo el de Río, cuan­do Nis­hi­ko­ri se fue al ba­ño: «Es­tu­vo mu­cho tiem­po»

SANTI M. AMIL

Fe­li­sa no se pier­de un par­ti­do del te­nis­ta es­pa­ñol.

SANTI M. AMIL

Fe­li­sa Muñoz, con una foto de Rafa Na­dal, ayer en su do­mi­ci­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.